• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Esta semana se realizó en Hualpén, en la región del Bío Bío, el Primer Conversatorio Comunal sobre Violencia en las Relaciones de Pololeo, organizado por el Centro de la Mujer Talcahuano-Hualpén. La actividad, realizada en el marco del mes de la No Violencia Contra la Mujer (25 noviembre), se realizó en el Aula Magna de la Universidad Federico Santa María (USM) y contó con la asistencia de alrededor de 160 personas.

    Según consignó Resumen, en la ocasión se escucharon las ponencias de Francisca Cuadros, relatora de Fundación Honra, y de la Dra. Maruzella Valdivia, que se refirieron a los factores que facilitan la violencia en el pololeo, especialmente en adolescentes, como también expusieron la poca voluntad política de los gobiernos al no darle importancia a estas situaciones de violencia que en los últimos años ha escalado hasta la muerte.

    Según datos del INJUV (2009) el 13,1% de la población chilena reconoció haber experimentado al menos una vez, una situación de violencia en el pololeo. Ya al 2017, los datos fueron aún más alarmantes, ya que un 64% de la población joven encuestada respondió que conoce a alguna persona víctima de violencia en el pololeo y que también ha sufrido de violencia.

    Al respecto, Francisca Cuadros expuso sobre los factores que facilitan la violencia en el pololeo o noviazgo: “Existen factores normalizados que propician la violencia. La desvalorización a la mujer, los chistes machistas, la publicidad que cosifica a la mujer. Esto es invisible, y tiene que salir a la luz. Otros factores son los celos, el amor pseudo romántico, el control de los espacios de la pareja, la dependencia emocional que se traduce en un chantaje emocional”.

    Hasta el momento, en la ley chilena, no existe tipificación legal acerca de sancionar la violencia en el pololeo. Pese a que la ley N° 19.968 establece que los tribunales de familia pueden resolver los actos de violencia intrafamiliar, el artículo N°4 deja fuera de la legislación a los pololeos. “Las relaciones de pareja sin convivencia no se considerarán, para ningún efecto legal, como relaciones de familia”.

    “La sociedad chilena tiene por obligación tener una postura firme con este grave problema de violencia. La necesidad es primordial, no existen leyes que fomenten programas para prevenir esta violencia, ni centros ambulatorios a nivel nacional. La educación a los jóvenes debe erradicar la posesión, control, lo romántico mortal y la cosificación”, añadió Francisca Cuadros.

    Por su parte, la Dra. Maruzzella Valdivia, investigadora de Violencia en el Noviazgo, expuso sobre su experiencia clínica y también resaltó lo abandonado que está el tema en el ámbito legal.

    “Tras revisar diversas investigaciones mundiales acerca de la violencia en el noviazgo, el factor que domina es la violencia ejercida contra la mujer. En Chile cerca del 70% ha experimentado algún tipo de violencia. A mi parecer es una situación de salud pública. Esta nueva generación de jóvenes tiene cambios, con el avance de la tecnología lleva de la mano la violencia por redes sociales e internet. El acoso es muy constante y ha provocado suicidios. Entonces se sigue proliferando las erróneas maneras de enfrentar estas situaciones. Los padres deben contextualizarse en la vida de sus hijos, ser su red de apoyo y confianza más cercana, y no al revés”, afirmó la especialista.

    La doctora indicó que, a su juicio, se están abordando pésimamente situaciones de violencia juvenil, ejemplificando el proyecto de ley Aula Segura que busca solo sancionar y no busca el desarrollo íntegro de los estudiantes.

    “Falta desarrollar más estrategias de diálogo con los jóvenes, no se le puede solo sancionar, hay que generar espacios no violentos y de confianza. El proyecto de Aula Segura busca expulsar y listo, ¿dónde va el estudiante expulsado?, va a llegar a otro sitio y esto le ratifica la violencia, que se canaliza en sus primeras relaciones. El año pasado hubieron tres femicidios en el contexto del pololeo, no pueden seguir dando vueltas el proyecto que sanciona a la violencia en el noviazgo. Hay que ampararla bajo el marco de la ley, para que la sociedad se interiorice de que es un problema muy grave”, puntualizó.

    Finalmente, la doctora Maruzzella Valdivia concluyó que las relaciones familiares son el primer espacio para desnormalizar la violencia en el noviazgo: “Ojalá pudiéramos trabajar más con las familias, existe un escaso trabajo en colegios o liceos, pero es muy mínimo. La falta de voluntad política se convierte en que la sociedad chilena normaliza la violencia en el pololeo”.

    Fuente: Organización Feminista Libertaria / Vía Resumen

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...