• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un grupo de investigadores de Ingeniería de Transporte y Logística de la UC y del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (Cedeus) presentó los primeros indicadores de accesibilidad y de calidad del entorno para caminar a los paraderos de buses de Transantiago y estaciones de Metro.

    El estudio identificó 12 comunas que requieren mejorar sus indicadores, de las 34 cubiertas por el sistema de transporte público de la capital. A partir de este análisis, se recomienda establecer estándares mínimos de equidad urbana, porque existe una importante correlación entre los estratos socioeconómicos bajos y una mala calidad de accesibilidad.

    “San Bernardo y La Pintana son la zonas más afectadas en accesibilidad y en calidad del entorno para caminar a un paradero. Esta situación es muy negativa, considerando que la mayoría de los viajes que estas comunas realizan son a pie y en bus”, destacó Ricardo Hurtubia, profesor de Ingeniería UC.

    En esta línea comparativa de indicadores, el investigador agregó que le siguen Pudahuel y Lo Barnechea en términos de acceso a paradas de transporte público, mientras que Pedro Aguirre Cerda y Quinta Normal en términos de calidad del entorno urbano.

    Después continúan Quilicura, Maipú y Vitacura, sólo con problemas de accesibilidad, y Renca, Conchalí y Peñalolén, que requieren mejorar su entorno para caminar.

    Según los investigadores, es necesario incorporar estos atributos en los análisis de acceso a Transantiago, para entregar la importancia a los elementos que afectan directamente la experiencia de los peatones y usuarios de bicicletas, grupos comúnmente ignorados por la planificación del transporte público.

    “Para incentivar al uso transporte público, la experiencia de caminar debe ser atractiva, con paraderos más cercanos y entornos más amigables para los usuarios”, sentenció el académico de Ingeniería UC.

    El trabajo futuro del equipo de investigadores UC, integrado además por el estudiante de doctorado Ignacio Tiznado y el académico Juan Carlos Muñoz, espera incluir el nivel de servicio del transporte público en los indicadores de accesibilidad y cómo los usuarios perciben diferentes atributos, como la comodidad, tiempos de espera y trasbordos, en distintas zonas de la ciudad.

    Santiago cuenta con un sistema de más de 11 mil paraderos de transporte público, que ha crecido significativamente en los últimos años. Sin embargo, su accesibilidad presenta bajos niveles en la periferia en comparación con la zona central y las de mayor productividad de la ciudad.

    Por ejemplo, en los sectores noroeste y noreste de la capital, existe poca accesibilidad al transporte público. Comunas como Pudahuel y Lo Barnechea tienen áreas con un acceso significativamente menor que los municipios más centrales como Santiago y Lo Prado.

    En esta línea, los usuarios de las áreas más beneficiadas de la capital acceden a diez paraderos de transporte público en un promedio de cuatro minutos, mientras que las personas que viven en sectores menos beneficiados acceden a un número menor de paraderos en un promedio de 20 minutos.

    Fuente: La Nación

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...