• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La Fiscalía informó este viernes que el episodio de contaminación ocurrido en Quintero “podría estar relacionado” con un episodio ocurrido previamente en Talcahuano, el 4 de agosto de este año, y que provocó la evacuación de 60 mil personas desde el Mall Plaza El Trébol y una clínica, en la misma ciudad.

    Según detalló la fiscal regional del Biobío, Marcela Cartagena -quien está a cargo de la indagatoria en Quintero- podría haber un vínculo con el episodio de inicios de agosto, acontecido en un buque tanquero iraní, que transportaba petróleo, y que descargó hacia el cabo Victoria, de propiedad de ENAP. Ese mismo buque posteriormente viajo a la Región de Valparaíso.

    Para la fiscal, “es bastante claro que ahí hay varias cosas. De hecho podemos tener hasta un principio de ejecución en la región con el episodio del 4 de agosto. Estamos en esa investigación en un grado de trabajo importante porque podrían estar vinculados, es que lo estamos investigando. Vamos a usar el condicional porque como esto es una cuestión seria y científica siempre tenemos que tener el respaldo pero sí, es una posibilidad”.

    Recordemos que la fiscal Marcela Cartagena encabeza el equipo de fiscales que también está integrado por la fiscal especializada en delitos medio ambientales, Ana María Aldana, y en conjunto con el fiscal de Quintero.

    Las responsabilidades de ENAP

    Consultada por la posible responsabilidad de ENAP en el incidente, la fiscal aseguró que hasta el momento se investiga de igual forma a todas las empresas del cordón industrial de Quintero.

    Desde la empresa, en tanto, emitieron un comunicado en el cual reiteraron su “convencimiento respecto de que no tenemos ninguna responsabilidad en los eventos acaecidos el 4 de agosto. Esto se ratifica, además, en declaraciones efectuadas por las propias autoridades a cargo de las investigaciones en su momento quienes descartaron dicha responsabilidad”.

    Una vez informados del incidente, añade el comunicado, realizaron de inmediato una “revisión exhaustiva de todas nuestras operaciones tanto en la planta ubicada en Hualpén, como en el Terminal San Vicente, en donde no se encontraban barcos atracados y así como en las maniobras marítimas de alije (trasvasije) realizadas en la Bahía de Concepción”.

    “En ninguna de ellas se detectó algún tipo de anomalía, lo cual fue informado oportunamente a las autoridades pertinentes”, aseguraron.

    En relación con los eventos en Quintero, la empresa manifestó que “precisamente en nuestra defensa a la SMA planteamos con antecedentes técnicos que nuestra empresa no puede ser la causante de los episodios de contaminación”.

    Según ellos, eso está demostrado en “los más de 1.000 casos de personas con los mismos síntomas que acudieron a los centros de salud después del 24 de agosto, es decir, estando detenida la mantención de dos estanques en el Terminal Quintero, así como el sistema de tratamiento de RILES, sindicados por la autoridad como los causantes de los episodios”.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...