• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Dos ejecutivos de la empresa sanitaria Essal fueron formalizados por la contaminación con aguas servidas en el río Clavito en la comuna de los Muermos. La investigación que comenzó con este procedimiento se sumó a las demandas que presentaron los alcaldes de Panguipulli, Puerto Varas y Llanquihue en contra de la sanitaria.

    La fiscalía local solicitó al Tribunal el arraigo nacional durante los noventa días del plazo de la investigación para el gerente general, Hernán König, y la jefa de operaciones, Paula Hormazábal, lo que les fue concedido mientras se está a  la espera de que continúe el procedimiento que buscará identificar su responsabilidad en el vertimiento de aguas sin tratamientos en el río Clavito, lo que habría provocado la muerte de ganado de los campos aledaños al curso de agua.

    La empresa, a través de un comunicado, indicó que el problema radica en la “falta de gestión de las aguas lluvias y no en problemas de gestión de la red de aguas servidas” y se mostraron “dispuestos a colaborar con las autoridades responsables legalmente de esta situación, en la búsqueda de una solución”.

    La compañía también sostiene que esta situación “está afectando seriamente la capacidad de funcionamiento normal de la infraestructura sanitaria (y es) una manifestación más de este colapso expresado en la activación de aliviaderos de tormenta que descargan en cursos de agua, tal como lo establece la Ley Sanitaria”.

    La situación de contaminación con aguas servidas del Lago Llanquihue no es nueva y las respuestas a este problema tampoco lo son, y es que el conflicto que se ha producido entre la empresa sanitaria Essal, las comunas colindantes al lago y el gobierno central tiene una sola solución: la inversión en ductos que permitan canalizar las aguas lluvia en las ciudades de esta zona que cada día crece más.

    Según explicó el Seremi de Obras Publicas de Los Lagos, James Fry, “la Contraloría General de la República no ha generado las acciones pertinentes para destrabar la toma de razón de los planes maestros”. Esto ha mantenido detenido el trámite por el cual se podría obtener el financiamiento para la mega construcción que se debe desarrollar en estas localidades para soportar la ampliación demográfica que tienen estas zonas.

    Aun cuando, la responsabilidad del desarrollo de infraestructura recae en el gobierno central, los alcaldes de la rivera del lago exigen que la empresa sanitaria genere medidas de mitigación que impidan que se siga contaminando estos cuerpos de agua, aunque la ley permita vaciar los aliviaderos de tormenta en el lago.

    El alcalde de Llanquihue, Víctor Angulo, dijo que “hay responsabilidad compartida, porque si realmente queremos contribuir a mejorar y a cuidar nuestro medio ambiente aquí todos tenemos que hacernos un mea culpa y en ese contexto no es menos cierto que hay un problema importante con las comunas que no tiene planes para la evacuación de aguas lluvias que es uno de los problemas, no obstante de ello, la empresa responsable de tratar los residuos es Essal y creo que la empresa no ha hecho su labor y en forma indiscriminada y con una falta de conciencia total ha vertido desechos sin tratamiento al lago y en el  río Maullin”.

    Por su parte, Ramón Bahamondes, alcalde de Puerto Varas, dijo que la formalización de los dos ejecutivos de Essal es “un aliciente para el proceso judicial en el que nos encontramos. El tiempo nos ha dado la razón, pensamos que la formalización ayudará en los procesos por medio de los que hemos pedido un mejor servicio por parte de Essal. Nunca ha sido nuestra pretensión buscar un castigo de carácter penal para las personas de la empresa, sino que buscar las soluciones que nos permitan resolver la contaminación del lago”.

    Sobre lo mismo, la máxima autoridad de Puerto Varas, dijo que esto es un problema de la superintendencia de Servicios Sanitarios que no ha sabido controlar de buena manera como se están tratando los residuos de la comuna “y esto pasa porque el organismo no ha dimensionado el problema que podría traer esta falta de control”.

    El jefe comunal además criticó el rol del gobierno central, esto por la centralización en la administración de los recursos, ya que “en Santiago se siguen construyendo túneles para el trasporte en la ciudad, mientras se mantiene a las comunas principalmente del sur, sin la posibilidad de desarrollar planes maestros que permitan la limpieza y tratamiento de las aguas servidas separadas de las aguas lluvia”.

    Los residuos de Puerto Varas son tratados en la planta que está emplazada en la comuna de Llanquihue, otro motivo de disputa, ya que la empresa sanitaria tiene la intención de ampliar dicha planta a lo que el alcalde Víctor Angulo ha hecho un rechazo categórico.

    “Nosotros como comuna no vamos a permitir que se amplié esta plata que nos ha traído tanto problema. Creemos que la solución va por una planta de tratamiento en la comuna de Puerto Varas que permitiría una mejor gestión de los residuos”, planteó el alcalde.

    El planteamiento de Víctor Angulo, según fuentes cercanas a la empresa, no es posible, ya que el costo que generaría una nueva planta de tratamiento significaría un incremento en las cuentas de los vecinos lo que generaría aún más inconvenientes.

    Publicado por Diario y Radio Universidad de Chile

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...