• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, anunció que el Gobierno decidió no suscribir, a nombre de Chile, la firma del Acuerdo de Escazú, iniciativa de la cual nuestro país fue precursora y que busca mejorar el acceso a la información, la participación de las comunidades y el acceso a la justicia en materia medioambiental.

    Schmidt indicó que la decisión fue adoptada por el Ministerio de Relaciones Exteriores: “Cancillería ha solicitado que por razones internacionales se postergue su firma y vamos entregar información cuando la tengamos”, indicó escuetamente la ministra.

    El Acuerdo de Escazú -del cual Chile fue uno de sus principales precursores- es una iniciativa multilateral que entre otros aspectos, obliga a los Estados firmantes dar carácter vinculante a las consultas ciudadanas que se desarrollen antes del inicio de proyectos que tengan impacto ambiental.

    De hecho, en junio recién pasado, el gobierno de Piñera, a través del ministerio de Relaciones Exteriores, emitió un comunicado donde “reafirman su compromiso con la firma y pronta entrada en vigor de este Acuerdo”, invitando además “a todos los treinta y tres gobiernos de la región a suscribir este importante tratado y contribuir por medio de su implementación a una protección más integral del ambiente y el fortalecimiento de los Derechos Humanos”.

    La decisión de La Moneda trajo inmediatas reacciones. La presidenta de la Comisión de Medio Ambiente del Senado, Isabel Allende (PS) dijo que la determinación es una “pésima señal”, pues este convenio internacional “da la posibilidad de lograr mucha mayor armonía entre las actividades productivas y la población y la calidad de vida en la medida que son consultadas, en la medida que hay decisiones que son vinculantes (…). Es una pésima señal considerando lo dramático que se está viviendo una vez más en Quintero y Puchuncaví”.

    La senadora socialista recordó, asimismo, que nuestro país participó “activamente” en la elaboración de este acuerdo y en la búsqueda de consensos para su firma: “Fue un trabajo muy intenso y de muchos países. Me parece lamentable que a este Gobierno, teniendo en consideración lo que ahora estamos viviendo, se le ocurra suspenderlo”, puntualizó Allende.

    En tanto, desde el Frente Amplio, la diputada Catalina Pérez (RD) calificó la decisión como “impresentable”: “Mientras Chile habla de contaminación, zonas de sacrificio y justicia ambiental, el Gobierno se niega a firmar acuerdo de Escazú, que hace vinculante consulta a comunidades ante proyectos que impacten medio ambiente. ¿Cuál es la explicación?”, escribió la parlamentaria en su cuenta de la red social Twitter.

    Mientras, su colega del FA Diego Ibáñez (MA), afirmó que la no firma del Acuerdo de Escazú es una “pésima señal, en medio de la aprobación de las tronaduras en Isla Riesco, de la catástrofe en Quintero y la reforma al SEIA”.

    Leer más:

    Chile lo firmará: El Tratado de Escazú y el reconocimiento a las comunidades en conflicto socio-ambiental

    Foto portada: Agencia Uno

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...