• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El ministro de Agricultura, Antonio Walker, afirmó este martes que el gobierno solicitó a las autoridades de la empresa Iansa aplazar por dos años su decisión de cerrar la planta ubicada en Linares, en la Región del Maule, solicitud que habría sido realizada directamente a los controladores de la compañía, la firma británica ED&F Man.

    “Tenemos esta semana una reunión con el presidente de Iansa, hemos hablado en innumerables veces para tratar de darle dos años más a la planta, y vamos a ver cómo nos va. No pierdo la esperanza, ya que hay una ventanita abierta todavía, de que al conseguir las 5.000 hectáreas de siembra que nos pide Iansa para el Maule Sur, podamos definitivamente, ojalá no cerrar la planta”, explicó el ministro Walker.

    El secretario de Estado sostuvo que esta medida se suma a otras impulsadas por el gobierno, en conjunto con las autoridades regionales: “Estamos haciendo un gran esfuerzo en conjunto con el gobierno regional del Maule e Indap para otorgar $1.500 millones de apoyo para los próximos 3 años para ir en ayuda de los agricultores afectados”, puntualizó Walker.

    En una esfera más económica, el ministro de Agricultura señaló que se le ha explicado a los ejecutivos de Iansa la necesidad de posponer su decisión de cerrar la planta “porque en los negocios los precios son cíclicos, y nosotros lo que le estamos pidiendo que pueda aguantar un par de años antes de tomar esta decisión tan drástica, porque después echar a andar una planta cuesta muchísimo y los precios van y vienen”.

    Asimismo, Walker también se refirió a una de las críticas referentes al funcionamiento y el impuesto verde que paga la planta de Iansa actualmente, señalando que también debe reformularse el cálculo de esta tasa para que no afecte a la agroindustria.

    “El pago de impuesto verde de Iansa, de US$ 1,3 millones, consideramos que es bastante injusto, porque es un impuesto que se puso para las termoeléctricas, y la agroindustria solo ocupa un período del año sus industrias. La fórmula de cálculo para pagar el impuesto verde está mal hecho, porque en vez de sacar un promedio de los 12 meses, se saca uno con los meses en que está funcionando la planta”, concluyó Walker.

    Fuente: La Nación

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...