• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Vía Radio Universidad de Chile / En el marco del Día Internacional del No Uso de Plaguicidas, diversas organizaciones sociales hicieron llegar una carta al Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) para solicitar la prohibición del cancerígeno herbicida glifosato de Bayer/Monsanto, un plaguicida que es legal en Chile pero que en otros países ya se encuentra en proceso de eliminación, como Francia y Alemania, donde incluso se cursarán multas a aquellos agricultores que sigan utilizandolo.

    Según indica la Lista de PAN de Plaguicidas Altamente Peligrosos, en Chile se registran 28 principios activos que pueden causar cáncer, entre los cuales se encuentra justamente el glifosato, por lo que diversas organizaciones sociales buscan eliminarlo definitivamente de la lista de químicos permitidos en nuestro país.

    Encabezados por la Red de Acción en Plaguicidas de Chile (RAP-Chile), la Alianza por una Mejor Calidad de Vida y la Red de Acción en Plaguicidas y sus alternativas para América Latina, las agrupaciones enviaron una carta al Servicio Agrícola y Ganadero para solicitar la prohibición del glifosato, argumentando la tipificación que este tiene de parte de la Organización Mundial de la Salud, y que varios casos de intoxicación en Chile han sido provocados por este plaguicida.

    Lucía Sepúlveda, representante de la Red de Acción en Plaguicidas de Chile, señaló que “estamos hablando de un herbicida que se usa ampliamente en todo Chile, tanto en los cultivos tradicionales como en los semilleros de transgénicos y el problema es que es cancerígeno. En Chile es perfectamente legal”.

    Sepúlveda agregó que aunque en Chile se ha investigado poco las consecuencias del herbicida, de todas formas existe evidencia a nivel regional y también mundial de que es necesario prohibirlo, por lo que varios países han iniciado campañas de este tipo.

    La representante de la Red de Acción en Plaguicidas dijo también que es importante que la ciencia se interese por ver los efectos del herbicida en Chile, ya que si bien se registran cerca de 700 casos al año, es probable que sean muchos más, pues en muchos casos la gente no se atreve a denunciar por temor a perder el trabajo, esto porque los intoxicados generalmente son personas que trabajan en el campo manipulando los alimentos en los que se usa el plaguicida, lo que dificulta tener un número real de intoxicaciones.

    En ese sentido, durante el primer semestre de 2018, según cifras del Ministerio de Salud, dos personas murieron producto de problemas de salud provocados por plaguicidas, y se registraron 228 casos de intoxicación, a lo que se suman tres brotes de intoxicaciones en Paine, San Felipe y Río Claro, episodios en lo que incluso se vieron afectados menores de edad.

    Por su parte, Camila Navarro, vocera del Comité por la Defensa de Paine, indicó que como organización decidieron adherir a esta petición porque en la comuna ya se han registrado varias intoxicaciones. Sin embargo, señaló que no existe voluntad de las autoridades para regularizar el uso de plaguicidas.

    “Lo que creemos como comité es que esto se debe a un lobby y una especie de pacto entre el empresariado y quienes legislan, entonces por una parte hay desconocimiento de quienes deberían legislar y, por otra, un pacto que existe entre el empresariado y la clase política”,aseveró.

    Además, Navarro indicó que es necesario que las autoridades tomen consciencia de la situación y se hagan cargo de lo que está sucediendo, pues hasta hora aseguró que no han recibido ningún apoyo en sus demandas.

    Por su parte, Iván Santandreu, cofundador y vocero de Chile Sin Transgénicos, dijo que es necesario que las autoridades respondan por qué no se han hecho cargo de esta demanda social, sobre todo cuando ya existe evidencia del daño que provocan los herbicidas.

    “Información existe por múltiples partes por múltiples fuentes, y no son blogs o videos de YouTube, son publicaciones científicas que, hasta la misma ONU, la OMS han determinado que esto es realmente peligroso, y si las autoridades no toman medidas  habría que preguntarles a ellos, me cuesta entenderlo, no sabría decir por qué”, dijo Santandreu.

    Ante la recepción de la carta, hasta el cierre de esta nota, el SAG no había entregado ninguna información oficial. Sin embargo, en agosto pasado, el Diario Financiero informó que el SAG reconoció estar preocupado por el uso de plaguicidas de Bayer Monsanto, esto luego de que la justicia de Estados Unidos ordenara a la empresa indemnizar a un jardinero enfermo de cáncer producto del huso del herbicida, por lo que aseguraron que revisarían eventuales restricciones para estos productos en el país.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...