• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Que exista periodismo independiente también depende de ti. Una sociedad plural y democrática necesita de diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.

    Triste fue la situación que vivió Lissette Mardones el pasado 9 de febrero en el Mall del Centro de Concepción, más específicamente en el patio de comida, donde se encontraba con sus hijas de 8 meses y 7 años de edad, quienes la acompañaban mientras realizaba trámites en el centro comercial penquista.

    En este lugar, Mardones decidió amamantar a la pequeña de 8 meses. Es aquí donde empieza a ocurrir el problema. Al realizar este acto natural, un hombre, según ella cercano a los 50 años de edad, la encara y le pide, increpándola de manera muy fuerte delante de sus hijas, que se tape. El sujeto habría pasado varias veces alrededor de Mardones para observarla.

    La víctima relata que el hombre, después de increparla, fue en busca de una guardia del mall para solicitarle que exigiera que Mardones se tapara y no amamantara a su pequeña a la vista de todos. En la misma llegada de la guardia, Lissette contó el episodio vivido anteriormente con este hombre, sin recibir respuesta por parte del personal.

    Luego de que la guardia se retirara del lugar, empezó una discusión entre ambos que se prolongó durante un breve lapso de tiempo, solo unos cuantos segundos, hasta que Mardones decidiera retirarse del lugar junto a sus hijas.

    Cuando se alejaba, el hombre la insultó gritándole, a vista de todas las personas que se encontraban presentes en el lugar de los hechos, “tetas de estropajo”. Esto provocó la ira y desazón por parte de Lissette, quien decidió sacar su celular para grabar, como forma de funa, a este hombre quien, sin dar mayor excusas al respecto, confirmó haberla insultado.

    Una semana después de lo ocurrido, Lissette cuenta que la mayor de sus hijas quedó con secuelas tras este acto. En entrevista con Radio Bío Bío, asegura que la pequeña de 7 años se dio cuenta de lo que sucedió. “Ella quedó súper afectada. Al otro día fuimos a comprar y ella me decía ‘mamá tápate’ (…) Quedó tiritando… a mi hija (la situación) la marcó”, relató la afectada.

    Loading...