Había mucha expectativa. Desde el día anterior diversas organizaciones hacían circular misivas con argumentos firmados por personalidades del mundo ecologista, artístico y político para presionar a la Comisión de Evaluación Ambiental de Magallanes a que rechazara el nuevo proyecto de Mina Inverno que buscaba, a través de una Declaración de Impacto Ambiental (DIA), complementar el uso de palas mecánicas con tronaduras para extraer carbón, es decir usar explosivos en uno de los espacios más prístinos del país.

Unas 50 personas en la sala miraban atento al Intendente de Magallanes y la Antártica, Jorge Flies, y a los seremis que debían votar luego de escuchar a las partes del conflicto. Otros 50 estaban afuera con carteles pacíficamente manifestándose. En la sala, hablaron los ejecutivos de Mina Invierno que argumentaron a favor de aprobar las tronaduras debido a que encontró rocas más duras de lo pronosticado en el rajo minero por lo tanto, las palas mecánicas se les estaban desgastando y se les estaba encareciendo la extracción del carbón. Luego, fue el turno de organizaciones como Alerta Isla Riesco, la comunidad Kawéskar, profesionales que hicieron observaciones en el proyecto de explotación, el Frente Ecológico de Defensa Austral de Punta Arenas que manifestaron que las tronaduras afectarían la fauna debido al ruido que provoca el uso de explosivos, lo que también afectaría las estancias ganaderas, y se podía pasar a llevar el patrimonio cultural, paleontológico y arqueológico presente en la zona. Además, aumentarían las emisiones, entre otros argumentos. En realidad, “teníamos muchos argumentos técnicos científicos de por qué las tronaduras debían ser rechazadas”, expresa Ana Stipicic, vocera de Alerta Isla Riesco a El Ciudadano.

Después de escuchar los alegatos y argumentos tanto de Mina Invierno, de Ultramar y Copec (von Apen, y Angelini, respectivamente), como de la ciudadanía, fue el turno de los Seremis. “Estamos muy sorprendidos porque no esperábamos que esto se diera con esta contundencia, sabíamos que había división en la Comisión pero no con la contundencia de 7 en rechazo y 5 a favor, esto nos alegra muchísimo y nos confirma el sentido de nuestro trabajo”, expresa Stipicic.

Los cinco votos a favor de las tronaduras fueron los seremis de Economía, Energía, Vivienda y Urbanismo, Minería y el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA). Quienes votaron por el rechazo fueron Medioambiente, Salud, Obras Públicas, Agricultura, Transporte y Telecomunicaciones, Desarrollo Social y el propio Intendente, quien preside la sesión y que en caso de empate debe dirimir.

La gran batalla

“Hoy ganamos la batalla, frenamos el uso de tronaduras en la explotación del carbón en Mina Invierno aquí en Isla Riesco, sin embargo, el proyecto sigue funcionando bajo explotación mecánica, por lo que esta es una batalla y nosotros queremos ganar la gran batalla, lograr que no hayan más minas a carbón en Magallanes y que dejemos de utilizar la termoelectricidad en nuestro país”, sostiene la vocera de Alerta Isla Riesco, quien advierte que el proyecto contempla la construcción de cinco minas a cielo abierto en la isla, y Ultramar y von Apen ya son dueños de las pertenencias mineras de cada una de ellas.

Esta dura batalla comenzó el año 2014, cuando Mina Invierno manifestó su interés en utilizar tronaduras. Ese proyecto fue rechazado el año 2015, sin embargo insistieron ingresándolo por medio de una Declaración de Impacto Ambiental (DEA). Este procedimiento no conlleva participación ciudadana a no ser que hayan personas que demuestren ser directamente afectadas por el proyecto. Y eso fue lo que hicieron las organizaciones magallánicas, pero la autoridad indicó que pese a ese antecedente, no se abriría el proceso de participación ciudadana.

“Por esa razón, acudimos a la Corte Suprema, alegando nuestro derecho a participar con observaciones en ese proyecto, y el año 2016 el Máximo Tribunal nos dio la razón así es que retrotrajo toda la evaluación de este proyecto complementario, pero ahora incluyendo la participación ciudadana”, explica Ana Stipicic, quien agrega que ese año realizaron observaciones que están en el proceso de evaluación ambiental. Tras ese largo proceso, era el turno de la Comisión de Evaluación Ambiental tomar la decisión de aprobar o rechazar el proyecto de tronaduras de Mina Invierno, cosa que fue “contundente”.

El camino que sigue

Pese a esta victoria, el trabajo está lejos de estar terminado. Desde Alerta Isla Riesco aseguran que seguirán presionando para que las autoridades fiscalicen las operaciones de Mina Invierno, porque, Stipicic menciona que ya fue sancionada y multada por la Superintendencia de Medioambiente (SMA) por lo que deberá subsanar esos problemas, pues estarían generando contaminación en las aguas de Isla Riesco.

“Seguimos difundiendo lo que es Isla Riesco porque sabemos que en gran parte de Chile y del mundo aún no saben que existe esta isla y menos que existe un proyecto de explotación a carbón, que es la mina más grande a carbón de la historia de Chile, en medio de la Patagonia chilena”, cierra la vocera.

Descarga la carta de apoyo

 

Por Javier Karmy Bolton

No more articles