• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    piedra solar

    Los vikingos tuvieron mucha fama en Europa durante la Edad de Hierro, desde fines del siglo octavo de la era común, hasta el año 1066. Junto con su reputación como fieros guerreros e implacables conquistadores, también fueron grandes exploradores del océano –se cree que llegaron a Islandia, Groenlandia e incluso hasta Norteamérica y Medio Oriente.

    Hace unas pocas décadas, no estaba claro cómo es que ellos navegaron estos mares brumosos y desconocidos, hasta que unos investigadores encontraron unas piedras misteriosas en los restos de un barco. Ahora, un grupo de investigadores húngaros ha estado trabajando con estas piedras, tratando de entender cómo las usaban los vikingos para encontrar nuevas tierras. Sus hallazgos fueron publicados en Proceedings of the Royal Society A.

    Una piedra solar es un trozo plano de carbonato de calcio cristalizado, conocido como espato de Islandia. Cuando se está en una región donde la luz es muy baja por causa de la espesa niebla o una tormenta de nieve, se puede sostener uno de estos cristales hacia el cielo y la luz del sol pasará a través de él, polarizándose y dispersándose, en un proceso de doble refracción. Esto se puede hacer incluso cuando es sol está obscurecido por las condiciones atmosféricas.

    Los navegantes tenían que encontrar dos puntos celestiales en la luz dispersa en la piedra solar. Luego, al poner el cristal frente a sus ojos y observar los cambios en la intensidad de la luz, podían determinar la dirección de la cual venían los rayos. Con esa información, los vikingos se hacían una idea de la posición del Sol y la combinaban con la de sus brújulas solares, que eran especies de relojes solares especializados. Así determinaban hacia dónde estaba el norte.

    piedra-sol-vikingos

    “La teoría de la navegación vikinga polarimétrica estelar, ha sido aceptada ampliamente por décadas, pero sin ninguna información sobre la precisión del método”, señalan los autores. Los investigadores trajeron esta teoría al laboratorio para ver si de verdad ayudaba a los [exploradores vikingos] y cómo”, agregan.

    Los científicos reunieron a 10 participantes y les pidieron que intentaran encontrar la posición del sol en un planetario digital después de una breve capacitación sobre el funcionamiento de la piedra solar. Más de 2.400 intentos más tarde, encontraron que casi la mitad de las pruebas eran más exactas que si no se hubiera usado uno de estos cristales. En particular, las instancias más exactas se dieron cuando el sol estaba cerca del horizonte.

    Este experimento llevó a los investigadores a concluir que la piedra solar era una herramienta usada durante las primeras horas del amanecer o durante el atardecer, especialmente cuando el sol estaba oscurecido por la bruma o la nieve.

    Por IFLScience

    Trad, El Ciudadano

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...