• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Científicos de la Universidad inglesa de Cambridge han analizado una nueva manera de convertir la luz solar en energía al alterar el sistema de fotosíntesis en plantas.

    De acuerdo con un estudio publicado por la revista “Nature Energy”  los expertos del colegio St.John, de Cambridge, consiguieron con éxito dividir el agua en hidrógeno y oxígeno cuando alteraron la fotosíntesis, el proceso que utilizan las plantas para convertir luz solar en energía y que constituye la fuente de casi todo el oxígeno que hay en el planeta.

    El hidrógeno, que se produce cuando se genra esta ‘división’ del agua, podría ser una fuente verde e ilimitada de energía renovable, señala el artículo de la publicación británica, reseñado por EFE.

    Fotosíntesis artificial

    Para su investigación, los expertos del St John se valieron de la luz solar natural para convertir el agua en hidrógeno y oxígeno, utilizando una mezcla de componentes biológicos y tecnologías artificiales. Pero su método logró absorber más luz solar que la fotosíntesis natural.

    La fotosíntesis natural no es eficiente porque ha evolucionado meramente para sobrevivir, por lo que produce la energía mínima indispensable -alrededor de entre un 1 y 2 % de lo que se podría potencialmente convertir y almacenar-“, señaló Katarzyna Soko, estudiante que participó en las investigaciones.

    El estudio plantea que aunque la fotosíntesis artificial se ha llegado a utilizar durante décadas, no ha tenido éxito para crear una energía renovable porque depende del uso de catalizadores, que suelen ser caros y tóxicos, por lo que se ha descartado  su uso en el sector industrial.

    Sin embargo, la investigación de Cambridge es parte del campo emergente de la fotosíntesis semi-artificial, que tiene como objetivo superar las limitaciones de la fotosíntesis totalmente artificial mediante el uso de enzimas para obtener la reacción deseada.

    Más energía de las algas

    Zoko y el equipo de investigadores no solo mejoraron la cantidad de energía producida y almacenada, sino que también lograron reactivar un proceso en las algas que ha estado inactivo durante milenios.

    “La hidrogenasa es una enzima presente en las algas que es capaz de reducir protones en hidrógeno. Durante la evolución, este proceso se ha desactivado porque no era necesario para la supervivencia, pero logramos evitar la inactividad para lograr la reacción que queríamos dividiendo el agua en hidrógeno y oxígeno“, explicó la investigadora, quien espera que estos hallazgos permitan el desarrollo de nuevos sistemas modelo innovadores para la conversión de energía solar.

    Construirán complejo de energía solar más grande del mundo

     

    La energía solar ha generado más empleos que cualquier otra industria en Estados Unidos

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...