Conoce a tu ídolo: Mitos y verdades del genio de Nikola Tesla

tesla
Nikola Tesla (1856-1943), inventor estadounidense de origen serbio


Nikola Tesla es conocido como uno de los inventores más prolíficos de la historia. Tal vez se debe al hecho de que el mundo se retrasó en celebrarlo al mismo nivel que sus contemporáneos, como Thomas Edison [recomendamos revisar la Guerra de las corrientes]; algo que la sabiduría de Internet se ha encargado de remediar transformándolo en una suerte de figura mítica o icono pop. Lo cierto es que, aun siendo tan grande como fue, Tesla no inventó todo lo que se le adjudica popularmente, empezando por la corriente alterna.

Como ocurre con mucho mitos que rodean a los inventores famosos, la historia de Tesla tiende a mirar muy por encima las contribuciones de quienes vinieron antes que él. En 1856, cuando Tesla nació, la potencia eléctrica por corriente alterna ya llevaba más de dos décadas en existencia, y cuando Tesla era joven, las redes de energía experimentales y los transformadores ya funcionaban en Europa. Lo que Tesla hizo con la corriente alterna fue mejorarla, es decir, hacerla más práctica: en ese entonces, los motores eléctricos sólo podían funcionar con corriente directa. La corriente alterna se tenía que convertir en corriente directa para hacer funcionar un motor, lo que era una forma muy ineficiente. Tesla construyó un prototipo funcional de un motor de inducción eléctrica que trabajaba con potencia eléctrica de corriente alterna. Esto fue dos años después de que otro inventor, Galileo Ferraris, construyera un sistema similar.

ac dc tesla edison
Las siglas en inglés AC y DC (las mismas de la banda de rock) para ‘corriente alterna’ (alternating current) y ‘corriente directa’ (direct current). La famosa ‘Guerra de la corrientes’ fue un episodio en la historia del desarrollo del uso de la electricidad, que protagonizaron Nikola Tesla y Thomas Edison, cada uno desde su enfoque


El genio tampoco inventó la radio. Junto con Guglielmo Marconi, Tesla desarrolló en 1896 un dispositivo que permitía la comunicación sin cables, lo que eventualmente le significó a Marconi ganar el Premio Nobel. Pero esto fue después de que el físico Alexander Popov presentara su propio recibidor de radio en 1895. Como la mayoría de las invenciones, ambos dispositivos se basaban en los desarrollos de muchos otros científicos que habían trabajado antes en el mismo campo. Lo mismo ocurrió con el radar. Junto con Marconi, Heinrich Hertz y Christian Hülsmeyer hicieron grandes contribuciones a la tecnología, antes de que Tesla entrara en escena. Estos dos inventos son la razón de por qué muchas persona dicen que sin Tesla, no tendríamos Wi-Fi, lo que es cierto. Pero sin inventores como Michael Faraday, Tesla no habría tenido corriente alterna para lograr sus avances. La historia de la tecnología está llena de problemas del tipo ‘qué es primero: el huevo o la gallina’, y es raro que un solo hombre sea responsable de una invención.

Esto no significa que Tesla no sea digno de apreciación. Fue un inventor prolífico que dejó una huella; que perseveró a pesar de muchas dificultades y que no fue debidamente reconocido en su tiempo. Su trabajo ayudó al posterior desarrollo de muchas de las tecnologías que usamos hoy, incluyendo los rayos X y el control remoto. Pero celebrarlo como un superhéroe es hacerle un flaco favor. Todos los importantes avances que logró fueron producto del trabajo arduo de un ser brillante y tan humano como muchos otros.

Por Curiosity

Versión en español de El Ciudadano

 

4,168,177FansMe gusta
113,579SeguidoresSeguir
290,145SeguidoresSeguir
16,246SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

La urgencia de utilizar el método prospectivo en Chile

Las lluvias producto del invierno altiplánico, los incendios en el sur, las escaladas y desescaladas en el conflicto mapuche y la mayoría de las...