• El Ciudadano | Edición Internacional
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • La investigación financiada por FONDECYT y liderada por el profesor José Ignacio Porras, de la Universidad de Los Lagos, arrojó como resultados que el uso de Internet en las personas que residen en comunas de aislamiento crítico permite aumentar y diversificar las relaciones rompiendo la percepción de aislamiento físico.

     

    El miércoles 15 de mayo fueron presentados los resultados preliminares del Proyecto FONDECYT (n. 1120866) “El Impacto de Internet en el Capital Social de las Comunidades Aisladas”, en una jornada realizada en el Hotel Fundador, en Santiago y en la que asistieron representantes de diferentes entidades públicas y privadas que trabajan sobre la temática. El estudio financiado por el Fondo de Ciencia y Tecnología  (FONDECYT 2012) y liderado por el profesor Jose Ignacio Porras, del Centro de Investigación Sociedad y Políticas Públicas (CISPO) de la Universidad de Los Lagos, tiene como objetivo conocer cómo Internet impacta en las relaciones sociales y la capacidad de organización colectiva de las personas que habitan en comunas de aislamiento crítico.

    Durante el primer año de ejecución el proyecto ha concentrado sus esfuerzos en la recolección de datos a una muestra de usuarios de Internet que residen en 6 comunas con altos niveles de aislamiento, Río Ibáñez, Lago Verde, Tortel y Villa O´Higgins en Región Aysén y María Pinto y San Pedro en la Región Metropolitana.

     Los principales resultados del estudio dan cuenta que aquellas personas que usan de forma más frecuente Internet en estas comunas tienden a evitar que se disuelvan las relaciones con familiares o amigos como resultado de la distancia geográficas, así como a ampliar el número de personas que conocen fuera de la comuna de residencia. Al aumentar y diversificar los vínculos sociales también disponen de redes de apoyo más solidas a través de las cuáles obtienen recursos necesarios para afrontar problemas económicos, de salud, entre otros.

    Aun más relevante supone destacar como los resultados de esta investigación demuestran que este aumento de las relaciones sociales también se traslada al conjunto de la población. En estas comunas, el aislamiento propicia relaciones sociales cerradas entre sus habitantes dificultando la transferencia de recursos, pero con el acceso y uso de Internet se abren vías alternativas para la llegada de nuevos recursos. Son aquellas personas que usan de forma más frecuente Internet los que cumplen este rol de puente o intermediador entre la comuna aislada y el exterior, principalmente aquellos que orientan el uso social de esta tecnología para ampliar su red de personas conocidas.

    El Ciudadano

     

    Loading...