• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La salud mental de los nuevos padres se está pasando por alto, a pesar de la evidencia que sugiere que los hombres pueden experimentar tasas de depresión similares a las madres después del nacimiento de un hijo, como han advertido los expertos.

    Se cree que al menos 10% de las nuevas madres experimentan depresión posnatal, aunque las organizaciones benéficas han dicho que las cifras podrían ser más altas, ya que las encuestas han demostrado que muchas mujeres no buscan ayuda o no se les pregunta sobre su salud mental después de tener un bebé.

    Pero estudios recientes han sugerido que los nuevos padres podrían experimentar depresión a tasas similares, la que podría afectar varios resultados de desarrollo en los niños, como se cree que es el caso de las nuevas madres con depresión posnatal.

    Los nuevos padres generalmente no son evaluados por problemas de salud mental y, el año pasado, una encuesta de unos 450 nuevos padres en Suecia, sugirió que la escala utilizada para evaluar a las madres no era muy precisa para los hombres.

    En la convención de la Asociación Estadounidense de Psicología, los psicólogos han dicho que los nuevos padres también deberían someterse a exámenes de detección de problemas de salud mental, como se supone que lo hacen las madres primerizas.

    “Los padres deben ser vistos como los compañeros que son. El sistema de la familia es lo que debe evaluarse y tratarse cada vez que hay un nacimiento en el hogar”, dijo la Dra. Sara Rosenquist, psicóloga de Carolina del Norte, añadiendo que los padres adoptivos también pueden experimentar depresión posnatal y que necesitan acceso a un tratamiento adecuado.

    En el Reino Unido también se ha hecho una convocatoria a los nuevos padres para que se sometan a exámenes de detección de problemas de salud mental/emocional. En noviembre, la campaña Fathers Reaching Out, dirigida por Mark Williams, se dirigió a la Cámara de los Comunes sobre este tema. Williams experimentó depresión posnatal junto a su esposa, lo que lo llevó a fundar este grupo de cambio social.

    “Ya sabemos que hay una evidencia creciente de que los hombres pueden experimentar síntomas muy similares, llámelo como lo desee, a la depresión posnatal”, dijo el Dr. Andrew Mayers, experto en salud mental perinatal de la Universidad de Bournemouth. Enfatizó su importancia y cómo afecta las interacciones de los padres con sus hijos.

    Hay escasa referencia a la salud mental de los compañeros de crianza, aunque en el caso de nacimientos traumáticos, hay expertos que aconsejan “alentarlos a aceptar el apoyo de familiares y amigos”. Esto por supuesto que incluye los casos de nacimientos traumáticos o abortos espontáneos.

    Mayers destaca el problema de tratar la depresión posnatal como una cuestión de hormonas. “La depresión postnatal en sí no es completamente hormonal. Es una pequeña parte, hay muchos otros factores”, dijo. “Cuando las personas suelen hablar sobre las mujeres, las hormonas y las enfermedades mentales, es más probable que estén hablando de lo que llamamos baby blues: esto le sucede a la gran mayoría de las mujeres en los primeros días de tener un bebé. El estado de ánimo fluctúa y es bastante alarmante en algunos casos, pero tiende a desaparecer”.

    Sin embargo la depresión postnatal, dijo, a menudo es más duradera, comienza más tarde, es más debilitante y se debe a muchos factores. “La mayoría de estos son factores sociales y ambientales y pueden ser comunes entre hombres y mujeres”, dijo Mayers. Señaló que algunos factores podrían ser los diferentes mecanismos de afrontamiento, los sentimientos acerca de convertirse en padre y un cambio en la relación de la pareja.

    Mayers también notó que en los hombres hay cierta evidencia de cambios en los niveles de  testosterona al convertirse en padres.

    Rosenquist está de acuerdo en que el énfasis en las hormonas femeninas está fuera de lugar. “Creo que originalmente fue bien intencionado”, dijo, “pero ha fracasado, demostrando ser una manera conveniente de desestimar las emociones de las mujeres”.

    Mayers agregó que las nuevas observaciones no apuntan a abndonar a las mujeres ni hacer recortes en la financiación para beneficiar solo a los hombres, sino que se trata de demandar más recursos, más dinero y una mejor comprensión de lo que los hombres también están pasando en esta etapa. Señaló que es más probable que los hombres oculten los síntomas y los internalicen debido al estigma social, lo que puede traer consecuencias nefastas a largo plazo. “Es importante, particularmente en estos días en que deberíamos ver el embarazo, el parto y la paternidad como una camaradería”.

    Fuente: The Guardian

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...