• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    No hay duda de que el cerebro es el órgano más misterioso del cuerpo humano. Después de siglos de estudio, este paquete de neuronas todavía sorprende a los científicos cada cierto tiempo con nuevas capacidades y dificultades. Incluso hoy en día los investigadores están tratando de crear mapas más detallados del cerebro para aumentar nuestra comprensión de él. En uno de estos trabajo, mientras se construía un nuevo atlas para la morfología y las conexiones del cerebro humano y la médula espinal, un neurocientífico encontró algo notable.

    El profesor George Paxinos, cartógrafo del cerebro en Neuroscience Research Australia (NeuRA), afirma haber descubierto una nueva región “oculta” en el cerebro humano, hasta ahora desconocida para la ciencia: el Núcleo endestestiforme. Su descubrimiento está detallado por el profesor Paxinos en un nuevo libro titulado Human Brainstem: Cytoarchitecture, Chemoarchitecture, Myeloarchitecture.

    Según el profesor Paxinos, la región podría haber existido por más de 30 años, sin embargo, nunca se había tenido los medios para probarlo definitivamente.

    Ahora, con la ayuda de técnicas mejoradas de tinción e imagenología, se ha demostrado que esta región del cerebro en realidad es un núcleo distinto, funcionalmente separado del vecindario circundante de las fibras nerviosas.

    Núcleo endestestiforme

    Se puede encontrar dentro del pedúnculo cerebeloso inferior, un haz de fibras nerviosas cerca de la base del cráneo que conecta la médula espinal y el cerebro. Esta área general se asocia típicamente con el procesamiento de información sensorial y motora en conjunto, para ajustar con precisión aspectos como nuestra postura, equilibrio y movimientos sutiles. Aunque la función precisa del Núcleo Endorestiforme sigue siendo un misterio, Paxinos cree que podría apuntar a algo profundo.

    “Solo puedo adivinar su función, pero dada la parte del cerebro donde se la encontró, podría estar involucrada en el control de la motricidad fina”, dijo el profesor Paxinos en un comunicado.

    “La región es intrigante porque parece estar ausente en el mono rhesus y en otros animales que hemos estudiado”, agregó Paxinos. “Esta región podría ser lo que hace que los humanos sean únicos, además de nuestro tamaño cerebral más grande”, especuló.

    En declaraciones a la revista Science Alert, el investigador explicó que, sin esta área, no puede imaginar a un chimpancé tocando la guitarra con la habilidad que puede hacerlo un ser humano, incluso si pudiera apreciar de igual forma la música.

    NeuRa también dijo que el descubrimiento podría ayudar potencialmente a explorar curas para síndromes como el Parkinson o la enfermedad de las neuronas motoras.

    Este descubrimiento de un área oculta en el cerebro es notable, pero no el único hallazgo reciente en el cuerpo humano. El año pasado, otros investigadores encontraron un órgano completamente nuevo para nuestro conocimiento, que recorre todo el organismo.

    Fuente: IFLScience

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...