• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un planeta del tamaño de la Tierra, de composición de roca fina en su superficie y de masa comparada con la de Mercurio, bautizado como K2-229 b, fue hallado por el espectrógrafo HARPS del Observatorio Austral Europeo, como parte de un sistema planetario a 340 años luz de distancia que orbita una estrella muy similar al Sol en temperatura y edad (K2-229).

    Durante el día puede llegar a alcanzar los 2.000 grados centígrados, mientras que en Mercurio las máximas rondan los 430.

    Similar a una gran esfera de metal gigante, los científicos especulan con que podría tratarse del núcleo de lo que fue un planeta más grande. Distante de la Tierra -que tiene una masa compuesta aproximadamente de 30% de núcleo metálico y 70% de manto de silicatos-, se cree que un impacto pudo haber arrancado las capas externas de este planeta.

    En nuestro sistema solar hay cuatro planetas rocosos: Tierra, Marte, Venus y Mercurio.

    El hallazgo, que ha sido detectado mediante el uso del método de los tránsitos planetarios, ayudará a entender un poco más las características de Mercurio así como el contexto general de la formación y evolución de planetas terrestres solares y extrasolares.

    En total, hasta ahora, se han encontrado tres planetas alrededor de esta estrella: los otros dos son más grandes a la Tierra en tamaño, según se detalla en un estudio publicado en la revista Nature Astronomy, con información ofrecida por un equipo internacional  en el que participaron investigadores del Centro de Astrobiología y del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), liderada por Alexandre Santerne, del Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS), en Francia.

    Más allá del estudio, a final de año será lanzada al espacio una nueva nave espacial: BepiColombo, para investigar Mercurio, impulsada por la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA).

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...