• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un equipo de científicos descubrieron un papiro egipcio que data de 1244 – 1163 a. C. podría ser el registro más antiguo de las observaciones del brillo variable de Algol, un sistema estelar triple conocido como “la Estrella del diablo”.

    “La estrella habría sido parte de la mitología del antiguo Egipto como una forma del dios Horus”, afirmó uno de los autores del estudio, Sebastian Porceddu, de la Universidad de Helsinki (Finlandia), quien opina que el descubrimiento de la variabilidad de Algol “tendría que estar fechado miles de años antes de lo que se sabía anteriormente”.

    El Calendario de El Cairo, o Calendario de los Días de la Suerte y el Desafortunado es como  se conoce a dicho papiro que contenía pronósticos sobre todos los días del año egipcio.

    Además, incluía observaciones sobre el comportamiento de objetos astronómicos y, en particular, de Algol.

    El estudio que fue publicado en la revista Open Astronomy, de la editorial De Gruyter, indica cómo los antiguos escribas egipcios presentaban los fenómenos celestes como la actividad de los dioses.

    Para ser más precisos, analiza cómo se usaron las leyendas de las deidades egipcias Horus y Set en el calendario, para concluir que Algol recibió en el documento el título de Horus.

    Los investigadores sugieren que se podrían encontrar pistas similares en otros textos del antiguo Egipto.

    La segunda estrella más brillante en la constelación de Perseo es Algol, una estrella variable, cuya magnitud visual cambia con un período de 2,87 días.  Su nombre deriba probablemente de una palabra árabe que significa “la cabeza del demonio”.

    El italiano Geminiano Montanari, en 1670, fue el primero en notar el brillo de la estrella, mientras que el inglés John Goodricke midió el ciclo en 1782 y sugirió eclipses parciales de la estrella por parte de un segundo cuerpo, una hipótesis que fue confirmada en 1889.

    Otras noticias de interés

    (Video) Un mono cruza a nado la frontera natural entre Brasil y Bolivia

    Colombianos reciben con expresiones xenófobas a migrantes venezolanos

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...