• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • El Ministerio de Cultura peruano anunció el descubrimiento de más de 25 geoglifos precolombinos tallados en las colinas rocosas del desierto costero del valle de Palpa.

    Se cree que los enigmáticos diseños fueron creados por la cultura Paracas hace aproximadamente 2.000 años, como informa la agencia Reuters, lo que significa que ya habían sido impresos en el paisaje varios cientos de años antes de que la cultura Nazca creara sus diseños en las cercanías.

    Debido a la vastedad del elevado y seco desierto de Sechura, donde están los valles de Palpa y Nazca, estos inmensos geoglifos (algunos tienen 70 metros de largo) permanecieron desconocidos hasta que los equipos del ministerio desplegaran censos aéreos a fines del año pasado.

    Una de las figuras parece representar a una mujer bailando con una ballena asesina, un animal que parece haber tenido un papel importante en las mitologías de estos grupos indígenas. Según la UNESCO, las figuras humanas son raras entre los geoglifos descritos actualmente. La organización ha designado el área donde están las Líneas de Nazca como Patrimonio de la Humanidad de valor universal excepcional.

    El geoglifo Candelabro de Paracas de 150 metros de alto y 50 metros de ancho es visto por los turistas desde las aguas de la Bahía de Paracas. Se estima que el misterioso símbolo, que se ve desde 19 kilómetros en el mar, fue creado por la gente de Paracas alrededor del año 200 aC.

    “Después de estos geoglifos antropomórficos tenemos otras figuras en otras áreas adyacentes a Palpa; figuras zoomórficas de felinos, serpientes, pájaros y también figuras míticas”, dijo Johny Isla, el principal arqueólogo conservacionista del ministerio para esta área.

    Isla también señaló que el sondeo con drones ha mapeado otros 25 geoglifos que para los lugareños eran conocidos. Contrariamente a la creencia popular, tanto las líneas de Nazca como los geoglifos de Paracas se pueden ver, al menos en parte, desde las colinas circundantes, por lo que habrían sido creadas por las culturas como hitos sociales y/o religiosos y no para visitantes extraterrestres (como cuentan ciertos relatos modernos).

    “Todavía no hemos caminado entre ellos, solo hemos tomado fotos. Esta es la primera etapa de investigación”, dijo Isla.

    Investigaciones pasadas han indicado que las sociedades de la región produjeron los geoglifos durante un período de 1.000 años entre el 500 a.C. y el 500 d.C. Los diseños se dibujaron cavando zanjas y huecos en la capa superior del suelo. Las imágenes antiguas, que se han atribuido a los Paracas (imagen a continuación), también presentan crestas y montones de rocas apiladas.

    “En total estamos hablando de 1.200 años en los que se produjeron geoglifos en la región”, dijo Isla.

    Gracias a la extrema aridez y la falta de viento, la impresionante precisión de estos dibujos se ha mantenido durante siglos.

    A pesar de que se han estudiado por muchos años y de manera intensiva, los académicos modernos todavía no pueden determinar por qué los grupos de Paracas y Nazca pusieron tal nivel de planificación y esfuerzo físico en construir los geoglifos, ya que ninguna cultura dejó un registro escrito.

    Fuente: IFLScience

    Anuncios
    Loading...