• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, nos ha hecho un llamado para un nuevo comienzo, la renovación de la promesa como dice Carlos Lanz. ¿Y qué significará eso?, ¿rebobinar la cinta (poner rewind) y hacerlo todo igual otra vez?, ¿o será una oportunidad para valorar lo logrado y reorientar lo que haya que hacer distinto?. ¿Será que hay que hacerlo distinto?. ¿No fue eso lo que nos alertó el comandante Chávez en el golpe de timón cuando expresa que sin espíritu socialista no hay socialismo verdadero y sin espíritu comunal no hay comuna?.

     El cómo sí importa. Discutimos y coincidimos la mayoría de las veces en LOS QUÉS, LOS POR QUÉS Y PARA QUÉS de la revolución, pero cuando vamos a accionar nos atrapan LOS CÓMOS del pasado. Es una batalla entre los cómos capitalistas (individualistas, representativistas, discrecionales, exógenos, homogéneos, de exclusión, unilineales, de dominación) y los cómos socialistas (colectivos, participativos y protagónicos, no discrecionales, endógenos, contextualizados, territorializados, multiétnicos y pluriculturales, multilineales, de inclusión, de emancipación verdadera).

    No es ninguna cosa fácil pretender que quienes fuimos históricamente formados con los métodos de la opresión, comprendamos, asumamos, construyamos y actuemos bajo métodos socialistas y de emancipación. Todas y todos estamos metidos en el mismo reto.

    La misma izquierda europea con sus lógicas europocéntricas lo que hizo muchas veces fue sustituir una forma de dominar por otra forma de dominar. Por eso Chávez hacía tanto énfasis en que la República Bolivariana de Venezuela estaba en la construcción de un nuevo socialismo: del siglo XXI, bolivariano, indoafroamericano. Ese apellidote implica nuevas concepciones, nuevas metodologías y nuevas formas organizativas, no sólo respetuosas de la diversidad sino que amerita aprender de ellas.

    Monsonyi decía: “Los pueblos indígenas guardan para el futuro de la humanidad sus formas societarias de convivencia”. Los consejos de ancianos del pueblo Warao, por ejemplo, en la discusión de un tema para resolver un problema de la comunidad, no se dispersan y no votan para que “decida la mayoría”, sino que duran en el debate el tiempo que sea necesario para llegar en la construcción colectiva, al consenso total; y si alguno no llega al consenso, cede en la discusión para preservar la armonía societaria.

    Los pueblos afrodescendientes, por su parte, aportan una afroespiritualidad y un tejido organizativo completamente diferentes a las propuestas europocéntricas y norteamericanocéntricas (american way of life).

    Cuando el comandante Chávez plasma en el quinto objetivo del plan de la patria “la preservación de la especie humana en el planeta”, ciertamente no se va a lograr con las mismas lógicas, parámetros y métodos con los que ya vamos en vías de extinción. ES UNA REVOLUCIÓN CULTURAL.

    El Che Guevara nos alertaba en la necesidad de un nuevo hombre, agregó, de una nueva mujer, y Simón Rodríguez nos alertaba sobre la necesidad de un nuevo republicano, agrego, una nueva republicana. Éstos y éstas no se forman desde las viejas lógicas y los viejos métodos.

    “La idea, la idea, la vieja idea, hay que golpearla, golpearla, sin clemencia, por el hígado, por el mentón, todos los días, en todas partes, las viejas costumbres, si no lo hacemos, si no las demolemos, ellas nos van a demoler tarde o temprano”, clamaba Hugo Chávez.

    Por ejemplo, ¿se pueden formar jóvenes socialistas poniéndolos a competir?, “reto estudiantil (con jurado y todo), seleccionar los mejores promedios con parámetros europocéntricos (¿en una educación como derecho humano?), en nombre de “estimularlos”. Vamos a utilizarlo de ejemplo de las viejas ideas: ¿Qué estimula a un joven para formarlo capitalista?, ganar una competencia, un premio, ser el mejor según un jurado. ¿Qué estimula a un joven para formarlo socialista?, compartir una creación, ayudar a otros y a otras, ser generoso y útil.

    José Martí decía: “La felicidad existe sobre la tierra y se le conquista con el ejercicio de la generosidad, que quien la busque en otra parte no la encontrará”, ¿nunca han visto a los muchachos y las muchachas después de un día en un ancianato o repartiendo juguetes a niños y niñas?, ¿han visto el brillo en sus ojos?. ¡Qué mayor estímulo!.

    Estimular en el mundo capitalista puede oxigenar y promover el individualismo, el sálvese quien pueda, el “cuánto hay pa’ eso”, supervivencia del “más apto” (imponiendo con parámetros y “estándares” unas aptitudes por encima de otras en detrimento del reconocimiento de la diversidad), darwinismo social. ¿El método?: certámenes, concursos, olimpíadas, emulaciones (ejemplo de método capitalista en sociedad socialista), “reto estudiantil”.

    Estimular en el mundo socialista oxigena, propicia, promueve y fortalece la cooperación, la solidaridad, el bien común, la complementariedad, lo colectivo, la convivencia, ponerse al servicio de la sociedad. ¿El método?: encuentros (de saberes, de experiencias), intercambios, compartir creaciones, juegos cooperativos.

    EL CÓMO SÍ HACE LA DIFERENCIA.  El qué capitalista usa cómo capitalista, EL QUÉ SOCIALISTA AMERITA DE CÓMO SOCIALISTA. Es el momento histórico de retomar nuestras raíces sociales, culturales y ecológicas de convivencia, para construir, apurando el paso, la patria bolivariana, socialista, realmente multiétnica y pluricultural que desarrolle el potencial creador de todas y todos en cada uno de nuestros contextos y fortalezca la cultura productiva desde el encuentro, el convite, el intercambio, la complementariedad.

    Este escrito no es imposición, es golpear las viejas ideas, por el hígado, por el mentón. Es el momento histórico, es el momento necesario. Renovemos la promesa. Un mundo mejor es posible si juntas y juntos lo hacemos posible.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...