• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Que mal parados hemos salido en los medios de comunicación con el tema del
    SIDA. Este año hemos pasado de “Corrupción en las platas del SIDA” hasta
    el “Desmantelamiento del Programa Nacional” y la preocupación de no contar
    con Campaña de Prevención en el 2008. Es decir, “todo mal” pues hemos
    retrocedido. Respecto del panorama que se viene encima, y aunque soy un
    optimista congénito, creo que nos exigirá ser más creativos y generosos,
    el año puede terminar peor.

    Los medios de prensa chilenos han recogido la información del despido de
    12 profesionales de la Comisión Nacional del SIDA –CONASIDA- dependiente
    del Ministerio de Salud de Chile por el término del Proyecto Fondo Global,
    aunque en estricto rigor, el Proyecto no se ha terminado (tiene plazo de
    cierre hasta el mes de diciembre) y está en proceso la solicitud de
    reinvertir los 8 millones de dólares que se ahorraron por el adelanto que
    hizo el Gobierno en la compra de medicamentos por cuenta del erario
    nacional. (Ver entrevista a Ministra de Salud en www.forosida.cl)

    Voy a decir una verdad del porte de un buque, y es que el Proyecto Fondo
    Global en Chile tenía una fecha de término que todas/os conocíamos (julio
    2008), que muchas/os de las/os profesionales que trabajaban en la CONASIDA
    estaban con contratos a honorarios y a cargo del Proyecto Fondo Global;
    por ende, al término del Proyecto (como en cualquier proyecto) las/os
    profesionales son desvinculadas/os, más en una institución estatal que
    tiene recursos asignados por ley para honorarios y requiere de leyes para
    el aumento de su planta de funcionarias/os.

    ¿Esto significará un desmantelamiento de la CONASIDA? Y aquí viene mi
    parte generosa: creo que la autoridad tiene un tremendo desafío en
    mantener las líneas de acción que hayan sido exitosas, modificar los
    énfasis en otras y no continuar aquellas en las cuales se han logrado las
    metas o no hayan producido los resultados esperados. Pensar que todo va a
    seguir igual es ilusorio. Hay que hacer análisis de los éxitos y fracasos
    del Proyecto Fondo Global y saber que continúa o que no continúa. Y en ese
    momento, la sociedad civil tendrá algo que decir, como lo hacemos hoy.
    Pero no nos engañemos, no somos co-gobierno.

    La CONASIDA ha vuelto a tener el personal que tenía antes del Proyecto
    Fondo Global y estaremos atentos a que cumplan los compromisos adquiridos
    mediante leyes y convenios internacionales y de los acuerdos contraídos
    con la sociedad civil.

    Pero esta situación representa esos momentos en que podemos re-pensar la
    Respuesta Nacional a la Epidemia y trataré de ser creativo y un aporte a
    las propuestas.

    1.      En algunas conversaciones post-crisis del Receptor Principal, explicité
    la idea que la CONASIDA tenía que dejar la dependencia del Ministerio de
    Salud y constituirse en un Servicio Público Descentralizado y con
    financiamiento propio dependiente de la Presidencia de la República. Un
    Servicio que interrelacionara a los diferentes Ministerios y a la sociedad
    civil. Como parte del fortalecimiento a la Respuesta Nacional, planteada
    también en el proyecto Fondo Global.

    Primero: Porque los desafíos actuales no están sólo en el ámbito
    bio-médico, más cuando tenemos asegurada la atención y tratamiento de las
    Personas Viviendo con VIH; sino que se requieren cambios culturales como
    el trabajo en los ámbitos de la No Discriminación y el acceso a la
    prevención (distribución de condones y campañas reales de prevención).

    Segundo: El SIDA ha pasado a ser patrimonio del Ministerio de Salud, por
    cuanto no hay involucramiento programático, ni financiero de las otras
    carteras. Los estudios de cuentas nacionales en SIDA son claros en
    reflejar que el dinero para dar respuesta a la epidemia del SIDA salen del
    presupuesto del Ministerio de Salud y las intervenciones de la sociedad
    civil en las diversas poblaciones: jóvenes infractores de ley, mujeres,
    trabajadoras sexuales, por nombrar algunas, son con recursos que disponen
    las SEREMIs de Salud a lo largo de nuestro territorio.

    2.      Hay una mirada centralista y esperanzadora, que todo se decida en
    Santiago. En las visitas a regiones he comprobado que faltan recursos para
    atraer profesionales para el trabajo comunitario en los diversos ámbitos
    que tiene la Respuesta al VIH. (También es cierto que en muchas partes,
    los contratos se hacen a dedo y sin reparar en la experticia de las
    temáticas a abordar). Pero el énfasis debe estar puesto en la Respuesta
    Regional a la Epidemia del SIDA, aprovechar las herramientas que tiene la
    Autoridad Sanitaria y generar políticas con pertinencia local.

    Quedan dos temas pendientes. El primero es el desafortunado accionar
    comunicacional. Hoy día se ve que haber ventilado en la prensa una
    situación anómala, pero del ámbito privado de una institución, contaminó
    el Proyecto Fondo Global y nos privó de poder mostrar los logros
    alcanzados en cinco años de trabajo. Hoy, más que cuando, está claro que
    se requieren dirigentas/es en la sociedad civil que den garantías de
    gobernabilidad, que logren superar con racionalidad y altura de miras los
    legítimos estados emocionales. No me gusta la lógica la protesta cuando es
    vacía, cada protesta debe llevar una propuesta que sea factible de
    implementar.

    Y lo último es que las organizaciones de la sociedad civil, si bien nos
    vemos perjudicadas por el retraso en la decisión del Fondo Global de
    aprobar la re-inversión del ahorro de los ocho millones de dólares, no
    estamos quebrados, ni nadie se han ido para la casa. Seguimos y seguiremos
    haciendo el trabajo que nos compete. En cuatro años como Coordinador
    Nacional de ASOSIDA y representante de ésta entidad ante el Comité País no
    recibí sueldo, ni honorarios. Fue el aporte de mi organización, el C.C.
    AKI, dispuesto para el bien común. Y desde esta trinchera seguiremos
    trabajando, monitoreando las políticas del Estado, publicando escritos,
    estudios, visibilizando a otras organizaciones, sensibilizando mediante
    ferias e intervenciones locales, haciendo talleres, etc. Con poca plata
    del Estado o sin ella, si al final de cuentas, nunca tuvimos tanta…

    Por Leo Arenas

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...