• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El Informe de la Coalición contra las Bombas de Racimo de 2018 reveló que 26 países y otros tres territorios todavía están contaminados por restos de estos explosivos que, son especialmente peligrosos para los niños, y existe una preocupación por los civiles en Siria y Yemen, donde se ha registrado su uso reciente.

    Los explosivos de racimo contienen varias bombas  pequeñas que se liberan en el aire, lo que les permite extenderse a un área mucho más grande que una bomba convencional. Al igual que las minas terrestres, y los confunden con juguetes.

    Sus principales víctimas son civiles y en muchos casos se trata de personas que tuvieron contacto con estos artefactos, tiempo después de haber sido lanzados originalmente.

    La mayoría de los civiles muertos por bombas de racimo a nivel mundial fueron niños

    La Coalición contra las Bombas de Racimo busca el cese del uso de estas armas. El año pasado, 289 personas murieron a causa de ataques con bombas de racimo o por contacto posterior con sus restos.

    La mayoría de las víctimas se encontraban en Siria (187) y en Yemen (54), donde se usan activamente este tipo de explosivos.

    En 2016 murieron se contabilizaron 857 personas en Siria, lo que elevó el número total de víctimas a 971.

    En el informe, las bombas “olvidadas” también cobraron vidas en Camboya, Irak, Laos, Líbano, Serbia, Siria, Vietnam y Yemen, así como en los territorios de Nagorno-Karabaj y el Sáhara Occidental.

    Los niños representan el 36% de las víctimas en general, mientras la cifra de los que pierden la vida por contacto con restos asciende al 62% de los fallecidos.

    Convención de la ONU

    Hace diez años una convención de la ONU prohibió el uso de municiones de racimo, 120 países lo han firmado, y no todos lo han ratificado. Entre todos, han destruido el 99% de sus reservas de estas armas.

    No obstante, los esfuerzos se ven menoscabados dado que algunos, como Estados Unidos, Rusia, Israel, Pakistán, India o Arabia Saudita no son parte del acuerdo.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...