• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Sin fecha clara para el partido de vuelta correspondiente a la final postergada de la Copa Libertadores, entre Boca Juniors y River Plate, la Conmebol maneja tres posibles fechas para reprogramar el partido: 8, 11 o 12 de diciembre. La decisión se debería tomar este martes en Asunción, Paraguay.

    Hasta el momento, se estaría barajando con mucha fuerza la realización de este juego el sábado 8 de diciembre y, de ser posible, sin público, dados los acontecimientos violentos de este fin de semana, cuando resultó agredido el autobús de Boca, entre otros hechos colaterales en las inmediaciones del estadio.

    El club afectado —Boca Juniors— emitió un comunicado este domingo para solicitar formalmente “que la final de la Copa Libertadores se pueda disputar en condiciones de igualdad, tal como acordaron los presidentes de la entidad sudamericana, de Boca y de River, en el acta que firmaron el sábado en el Monumental”.

    Posteriormente, Alejandro Domínguez, presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), confirmó la suspensión del partido, pues “no están garantizadas las condiciones de igualdad entre ambos equipos“.

    Concretamente, señaló que “hay un equipo que fue agredido. Queremos que se juegue cuando haya igualdad de condiciones”.

    Desde ese momento los medios han hecho seguimiento de los posibles escenarios que se manejan, siendo el más esperado la reunión que celebrarían los presidentes de los clubes en Asunción, con Alejandro Domínguez.

    Algunos medios, como la BBC, especulan algunas de las posibilidades de este juego. Según ellos, debería efectuarse “con un operativo policial mejor diseñado”. Este particular cuenta con el respaldo por el presidente de River, el exempresario Rodolfo D’Onofrio.

    Por su parte, el presidente de Boca, Daniel Angelici, sostiene que River debe ser sancionado y, aplicando el reglamento de la Conmebol, perder el partido. En ese contexto, su equipo “sería declarado campeón desde un escritorio, sin tener que jugar”.

    Amparados en el reglamento disciplinario

    Boca apela al artículo 18 del reglamento disciplinario de la Conmebol, que estipula sanciones para el club responsable de hechos de violencia, que van desde advertencias hasta la descalificación de la competencia.

    “Advertencia; reprensión, amonestación o apercibimiento; multa económica, que nunca será inferior a U$S 100 ni superior a U$S 400.000; anulación del resultado de un partido; repetición de un partido; deducción de puntos; obligación de jugar un partido a puertas cerradas; cierre total o parcial del estadio; prohibición de jugar un partido en un estadio determinado; y obligación de jugar un partido en un tercer país”.

    Además, establece como posible castigo la “descalificación de competiciones en curso y/o exclusión de futuras competiciones; retirada de un título o premio; retirada de licencia y prohibición de venta y/o compra de boletos”.

    Opinan las autoridades

    El incidente ha irradiado y manchado de alguna manera el mundo futbolístico y político, pues una vez ocurrieron los hechos, se han manifestado desde el mismo presidente de Argentina, Mauricio Macri, hasta el titular de la FIFA, Gianni Infantino, entre otros.

    Por los hechos de violencia fueron detenidos, según reportes de medios, 30 personas, que luego fueron puestas en libertad, sin más. Al respecto, el presidente Macri condenó los hechos y aprovechó la oportunidad para cuestionar el sistema judicial de su país.

    En una alocución de 11 minutos, adelantó el llamado a sesiones extraordinarias en el Congreso para tratar un proyecto que endurece las penas contra los barrabravas, reseñó Clarín.

    Para él, al igual que la fanaticada, “fue un fin de semana triste y frustrante” y reconoció, a su vez, que “una vez más la violencia ha ganado un espacio”.

    Se refirió al ataque que sufrió el titular de la FIFA, Gianni Infantino, quien fue escupido durante su estadía en el estadio Monumental: “No es solamente las piedras. No entiendo cómo alguien puede pensar que está bien escupir. Recibimos al presidente de la FIFA en el país y me contaron que tuvo una experiencia espantosa. ¿Cómo es que hay gente que cree que escupir está bien?, se preguntó, citado por el medio argentino.

    En declaraciones recogidas por la agencia noticiosa EFE, el titular de la FIFA indicó lo siguiente: “Me entristecen los acontecimientos de ayer que llevaron al aplazamiento de la final de la Copa Libertadores. La violencia no tiene cabida en el fútbol y la seguridad y el bienestar de los jugadores, espectadores y oficiales siempre deben ser la primera prioridad”.

    Infantino aprovechó la ocasión para desmentir que su persona haya solicitado “en ningún momento” que se disputara la final de la Copa Libertadores, tras el ataque sufrido por el autobús de Boca Juniors. Igualmente, negó haber amenazado “a nadie con medidas disciplinarias” si no se llevaba a cabo el partido de la gran final.

    Algunas autoridades locales también se han pronunciado al respecto de estos hechos, como el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, quien propuso a la Conmebol y a los presidentes de Boca Juniors y de River Plate llevar el desquite de la final de la Copa Libertadores a su provincia, al estadio Malvinas Argentinas.

    Investigaciones en curso

    Mientras se espera el desenlace de este capítulo negro del fútbol, la fiscal Adriana Bellavigna investiga de oficio la agresión al micro de Boca.

    Según medios digitales, el peritaje al vehículo está en proceso, pero todavía no llegaron a la fiscalía todos lo videos solicitados.

    Antecedentes

    Ambos equipos tuvieron un episodio similar en la Copa Libertadores de 2015, cuando se enfrentaron en los octavos de final. En esa oportunidad, los jugadores de River fueron atacados por hinchas de Boca Juniors con gas pimienta y el partido fue suspendido. Tras las medidas sancionatorias, River llegó a la final y ganó el torneo.

    Conmebol aplicó control antidoping sorpresa al River Plate

    Conflicto en Medio Oriente afectaría a Boca Juniors si gana la Libertadores

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...