• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Paolo Guerrero, futbolista de la selección de Perú, fue recientemente suspendido de manera temporal por 30 días por la FIFA tras dar positivo en un control de antidopaje tras jugar el partido de eliminatorias ante Argentina disputado en Buenos Aires.

    La causa de la suspensión temporal del jugador fue el hallazgo en su análisis de orina de benzoilecgonina, un metabólico de la cocaína.

    Foto: Reuters

    Esta semana, el portal brasileño Extra reveló la posible causa de este positivo, y es algo que casi nadie se imaginaba.

    Según el medio, la nutricionista del equipo recetó a Guerrero un té de coca para tratar una gripe que padeció en los días previos al partido, lo que habría producido la aparición de benzoilecgonina en su organismo.

    A pesar de que se demuestre esta información sea cierta, la sanción seguirá en vigor, al ser el té de coca una infusión prohibida, si bien rebajaría la gravedad de la pena.

    La inhabilitación de Guerrero supone una gran preocupación en su país natal, puesto que Perú jugará el próximo miércoles un decisivo partido de clasificación a la Copa del Mundo de Rusia 2018 contra Nueva Zelanda, y el jugador desempeña un papel fundamental en el combinado peruano.

    Los abogados de Guerrero defienden que el futbolista no consumió cocaína, y han interpuesto un recurso ante el Tribunal de Apelaciones para suspender la sanción temporal y que Guerrero pueda jugar este trascendental partido.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...