• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La estadounidense Serena Williams disputa este sábado la final del Abierto de Estados Unidos ante la joven japonesa Naomi Osaka. La primera parte con el objetivo de convetirse en la tenista más condecorada de todos los tiempos.

    Osaka es su rival, con quien ya se enfrentó en el Masters 1000 de Miami. Williams buscará igualar el récord de la estrella de los ’60 y ’70, Margaret Court, con 24 coronas de Grand Slam. La joven asiática, por su parte, disputará su primera final de un gran torneo.

    Ambas se medirán por el título del último Grand Slam de la temporada y la historia podría repetirse en contra de la estadounidense, que perdió ante Osaka en marzo (3-6, 2-6).

    “Es increíble. Hace un año estaba luchando literalmente por mi vida tras haber tenido un bebé. Ahora estoy muy agradecida simplemente por tener la oportunidad de jugar este deporte”, comentó Williams emocionada tras barrer en semifinales a la letona Anastasija Sevastova por 6-3, 6-0.

    De ganar esta competencia, Williamns podrá “escribir una nueva página en la historia del tenis e integrar el selecto club de las madres campeonas, como Court en 1973, la australiana Evonne Goolagong en 1980 o la belga Kim Clijsters, la última en hacerlo, en 2009, precisamente en Nueva York, un año después de su regreso”, proyecta el portal CDN.

    Ahora cualquier cosa es una victoria. Y esto no hace más que empezar. He vuelto hace unos meses. Esto es solo el comienzo, estoy muy emocionada”, apuntó Williams tras las semifinales.

    Por el momento algo sí es seguro, Williamn es la atleta que más dinero ganó a lo largo de la historia, más de 86 millones de dólares en premios deportivos.

    De su parte, la asiática, que ya le ha expresado cuanto la quiere, le ha enviado un mensaje de cara a su encuentro: “Estaba pensando: ‘quiero jugar contra Serena’ ¿Por qué? ¡Porque es Serena!“.

    Pero Serena, que ha sabido luchar y derribar obstáculos en su carrera, con sus 37 años de edad, se apunta a ser la reina, dice antes de su 31ª final: “Esto es solo el principio”.

    “Todavía estoy subiendo el camino, planeo hacer muchas más cosas. En solo un par de meses no alcanzas tu máximo. Siento que todavía puedo mejorar mucho mi juego y eso en realidad es la parte más emocionante de todo esto. Todavía estoy escalando la montaña”, advierte.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...