• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Siempre se puede. Nunca es tarde para cumplir el sueño y eso lo demostró ayer Andre Ingram, jugador de 32 años y 1,81 metros que si bien pertenece a Los Angeles Lakers, lleva diez años jugando en la liga de desarrollo (ahora G-League).

    Como si de una película de Hollywood se tratara, la franquicia angelina decidió darle la opción de cumplir el sueño de su vida. Ingram, que no sabía el motivo real por el que fue convocado, pensaba que se trataba de una reunión rutinaria. Pero los Lakers le pusieron sobre la mesa un contrato para los dos últimos partidos de la liga regular.

    Y demostró que tenían razón. Ingram respondió en su debut en la NBA ante Houston Rockets y pese a que Los Lakers perdieron, esta vez saborearon otro tipo de victoria. Ingran anotó 19 puntos y logró un acierto de 4/5 en triples. Un balance espectacular para alguien que juega su primer partido en la NBA y en inferioridad experimental hasta con los más novatos. Es el récord de la franquicia en un debut.

    El Staples Center le aclamó con gritos de ‘MVP, MVP…’ y todos los que asistieron al partido recordarán para siempre la asombrosa hazaña. El regalo que le han hecho los Lakers a un jugador que nunca perdió la ilusión y terminó alabado y aplaudido por toda la liga.

    Kobe Bryant lanzaba elogios por las redes sociales e Ingram ya puede decir que ha cumplido su sueño, demostrando que las oportunidades llegan y no hay que desaprovecharlas.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...