• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El abogado defensor del policía Jason Van Dyke, quien asesinó al adolescente de 17 años Laquan McDonald, hizo recientemente alusión a lo correcto del actuar del oficial, enfrentado al joven que blandía un cuchillo: frente a esa amenaza, solo un poco más de 6 metros, o 21 pies, es el rango permisible antes de descerrajar el revólver contra la humanidad del sospechoso. Sin embargo, el video hecho público un año después del asesinato demuestra claramente que McDonald se alejaba del policía y que la vida del oficial no estaba en riesgo al momento en que el joven es acribillado por 16 balas.

    Las polémicas declaraciones reflejan la distorsión, señala Mother Jones, de un viejo artículo publicado por Dennis Tueller, un policía retirado, en una revista de asuntos de seguridad pública en 1983. En esa nota, Tueller llega a la conclusión que enfrentado a un hombre dotado de un arma blanca, un policía tiene un rango de 21 pies antes de que el individuo pueda correr y herir al oficial. Es decir, 21 pies sería el rango para sacar el arma de su capucha, apuntar, y disparar. Absolutamente ninguna experiencia científica valida las aserciones de Tueller, sin embargo, existe la sospecha entre muchos investigadores sobre que la “regla de los 6 metros” ha permeado a generaciones de policías durante su entrenamiento. Y ha sido utilizada de forma totalmente arbitraria, y fuera de todo contexto del artículo original. En efecto, como demuestra el reciente asesinato en San Francisco de Mario Woods, que tenía un cuchillo negándose a tirarlo al suelo, estaba rodeado de una multitud de policías ya apuntándole y listos para disparar, como grafica la foto adjunta:

    Mario Woods, enfrentado a una multitud de policías, antes de ser asesinado. Portaba un cuchillo, y fue acribillado con 20 balazos.

    Mario Woods, enfrentado a una multitud de policías, antes de ser asesinado. Portaba un cuchillo, y fue acribillado con 20 balazos.

    En muchos de los casos de policías involucrados en asesinatos de ciudadanos, la primera justificación que han redactado en sus informes fue haberse sentido amenazados por el sospechoso, armado o no armado. En los casos polémicos, por ejemplo el de McDonald o el de Walter Scott en abril de este año en North Carolina, las pruebas en video recuperadas de las escenas de la confrontación demostraron claramente que los sospechosos corrían en retirada, demostrando el encubrimiento de los oficiales.

    Huida de Walter Scott antes de ser asesinador por la espalda por el policía blanco Michael Slager.

    Huida de Walter Scott antes de ser asesinador por la espalda por el policía blanco Michael Slager.

    Algunas organizaciones y analistas de Estados Unidos llaman a extirpar de las academias policiales y de la cultura de los oficiales de seguridad la regla de “los 6 metros”, pues al ser mal interpretada, deformada o utilizada para justificar el uso excesivo y mortal de las armas de fuego crea la falsa sensación de legalidad a la hora de utilizar fuerza letal contra sospechosos y ciudadanos inocentes. Estas víctimas tienden a ser mayoritariamente de minorías, especialmente afroamericanos. En este sitio web se puede encontrar un resumen de los asesinatos de ciudadanos afroestadounidenses a manos de policías durante 2015.

    http://www.motherjones.com

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...