• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El papa Francisco pautó para principios de 2019 una reunión con los principales líderes de la Iglesia católica en los diferentes países para hablar sobre cómo proteger a los niños de abusos sexuales por parte de sacerdotes.

    Así lo informó el Vaticano, que contará con la asistencia de los presidentes de las conferencias episcopales nacionales y se realizará del 21 al 24 de febrero de 2019.

    La información la ofreció el Consejo de Cardenales, de nueve miembros, que asesora al pontífice sobre asuntos internos de la Iglesia y que ha mantenido amplias conversaciones con Francisco sobre los abusos sexuales.

    Tras la presión a la que se ha visto sometido el Papa, con un creciente acoso para abordar el problema de los abusos sexuales en el seno de la Iglesia católica que lo han puesto a sudar, después de una serie de sonados escándalos en Chile, Australia y Estados Unidos.

    En agosto salió a la luz un informe de un gran jurado en Pensilvania, Estados Unidos, que revela los nombres de más de 300 sacerdotes que abusaron de menores en ese estado. Se estima que las víctimas rondan el millar de personas. Los grandes jurados no determinan la culpabilidad o la inocencia, ya que aún están considerando si hay evidencias suficientes para iniciar un juicio.

    Ante la dura verdad, al Vaticano no le quedo otra opción que bajar la cabeza y dejar de encubrir a sus representantes a nivel mundial, y manifestó conmoción a hechos que desde hace rato ya venían escuchando pero se mantenían bajo el telón.

    De esta manera, al destaparse la olla y ante las cifras publicadas por los medios del mundo de denuncias por pedofilias hechas por los “ciervos del señor” a los niños y niñas,  manifestó “vergüenza y dolor”. Poco después, el papa Francisco pidió perdón a los 1.300 millones de fieles en el mundo por los escándalos de abusos sexuales a menores en el seno de la Iglesia católica y admitió que el dolor de las víctimas “durante mucho tiempo fue ignorado, callado o silenciado”.

    Actualmente, el Papa ha dejado entre dicho su postura de integridad, pues un exembajador del Vaticano en Estados Unidos lo acusó de proteger a Theodore McCarrick, un religioso estadounidense que tuvo que renunciar como cardenal después de haber sido acusado de abuso por varios seminaristas y jóvenes sacerdotes.

    El denunciante, el arzobispo Carlo Maria Viganò, pidió la renuncia del Papa pero no presentó pruebas que respaldaran su acusación. Por su parte, varios analistas consideraron que el ataque forma parte de una arremetida conservadora dentro de la Iglesia contra Francisco y sus reformas.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...