• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En 2017, una pareja de ciclistas, Lauren Goeghegan y Jay Austin, renunciaron a sus respectivos trabajos en Washington DC, Estados Unidos, para lanzarse a conocer el mundo en bicicleta.

    Su sueño era disfrutar la vida al máximo, lejos de los escritorios, las oficinas y los horarios determinados. No podían imaginar cuál sería el triste desenlace.

    “La vida es corta, el mundo es grande y queremos sacarle provecho a nuestra juventud y buena salud antes de que las perdamos”, escribió Austin.

    Este fue el motivo que los llevó a hacer la travesía que concluyó de manera trágica cuando unos jóvenes afines al grupo autodenominado Estado Islámico los atacó durante su recorrido por Tayikistán , el pasado 29 de julio.

    Para esa fecha, acababan de cumplir un año de aventuras sobre ruedas.

    Recorrer el mundo en bicicleta era su sueño (Foto web)

    Con la convicción de que los seres humanos son buenos por naturaleza, la pareja fue documentando en su blog sus encuentros, aventuras y desventuras. En ocasiones confirmaron su visión sobre la bondad humana y en otras tuvieron que sortear malas intenciones. “La maldad existe, cierto, pero incluso eso es poco común”, comentó Austin durante su tour por Marruecos.

    En general, los humanos son buenos, egoístas a veces, miopes en otras, pero buenos. Generosos, maravillosos y buenos. No tenemos mayor revelación que esta en nuestro viaje”, expresaban.

    Tardaron un año en hacer un recorrido que los llevó a muchos países. Foto: Web

    Dos bicicletas y el mundo

    Antes de lanzarse en su travesía intercontinental, Austin, exalumno de la Universidad de Georgetown, trabajaba para el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano. Tras adoptar un estilo de vida minimalista, quiso ampliar su visión del mundo y, según lo que escribió sobre sí mismo en el blog symplycycling.org, se aventuró a conocer el norte de Estados Unidos.

    En su cuenta de blog colgaban imágenes como ésta

    Su amor por el turismo sobre ruedas cruzó las fronteras con un recorrido por Marruecos.

    Por su parte, inspirada por los viajes de Austin, Geoghegan inició un romance con el ciclismo en sus trayectos al trabajo.

    En 2016 fue cuando la oriunda del sur de California contempló la idea de dejar su trabajo para pedalear por el mundo, según explica el diario The New York Times.

    En junio de 2017, Austin compartió la historia de cómo él y su pareja renunciaron a sus trabajos para realizar sus sueños. “Dejé mi trabajo hoy”, escribió el estadounidense un mes antes de partir.

    Dejaron su vida de confort en Washington DC

    “Estoy cansado de pasar las mejores horas de mi vida frente a un rectángulo que brilla (la pantalla del computador), de pintar los mejores años de mi vida en tonos grises y beige.

    Me he perdido demasiados atardeceres mientras tenía la espalda volteada. Demasiadas tormentas pasaron sin ser vistas, demasiadas brisas sin ser apreciadas”, expresó.

    El final de un sueño

    Unas semanas antes del fatal incidente, Austin y Geoghegan escribieron que planeaban seguir pedaleando durante un año más o tal vez dos o tres. “Pero solo si lo disfrutamos”, acotaron. Sin embargo, el tiempo se les quedó corto.

    Después de pedalear por África y Europa, llegaron a Tayikistán, una exrepública soviética en el centro de Asia, que limita con Afganistán, China, Kirguistán y Uzbekistán.

    Imágenes que colgaron antes del terrible desenlace

    Allí se unieron a un grupo de ciclistas extranjeros. En una parte del trayecto, el grupo fue arrollado deliberadamente por un vehículo en el que viajaban varios jóvenes que se declararon afines a Estado Islámico. Tras el atropello, los conductores del vehículo apuñalaron a sus víctimas.

    Además de la pareja estadounidense, en el ataque murieron un turista holandés y uno suizo, y varios ciclistas más resultaron heridos.

    Dos días después del suceso, Estado Islámico publicó un video en el que cinco hombres prometen matar a los “infieles”. La identidad de los hombres no ha sido confirmada.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...