• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La presencia de los especuladores ha dado un vuelco al negocio de la compraventa de crudo, pues en 2000 sólo controlaban un 37% del mercado, según datos que la Comisión Mercantil de Futuros de Materias Primas dio al Comité de Energía y Comercio de la Cámara Baja.

    Los futuros nacieron como un mecanismo para que refinerías, aerolíneas y otros grandes compradores de petróleo pudieran firmar contratos a un precio fijo por cierto tiempo y evitar así la volatilidad a corto plazo.

    Sin embargo, el mercado está ahora dominado por especuladores como fondos de pensiones y bancos de inversión que no llegan nunca a tomar posesión del crudo.

    Ellos ven el hidrocarburo como una inversión tan atractiva como las acciones de una empresa y muy resistente frente al efecto corrosivo de la inflación.

    Su deseo de equilibrar las carteras con esas apuestas ha contribuido, según muchos expertos, a la subida del precio del petróleo, que se ha convertido en un tema principal en la campaña presidencial en Estados Unidos y de los legisladores.

    “Es hora de que el Gobierno intervenga”, dijo hoy en una audiencia el demócrata John Dingell, presidente del Comité de Energía y Comercio.

    “Tenemos que considerar toda una gama de opciones para contrarrestar esta especulación voraz”, añadió.

    El Comité estudia un proyecto de ley que obligaría a los inversores a ofrecer más información sobre sus posiciones y usar más dinero en efectivo para comprar, en lugar de pedirlo prestado.

    También impediría que los fondos de pensiones y bancos de inversión posean materias primas.

    Medidas de este calibre harían caer el precio del barril en “entre 30 y 60 días” hasta los US$65, según predijo en la audiencia Fadel Gheit, director gerente del banco de inversión Oppenheimer.

    Edward Krapels, director de la consultora Energy Security Analysis, coincidió: “Habría una estampida para liquidar las posiciones”.

    Gheit calculó que entre US$10 y 15 del valor actual del barril de crudo se deben a la depreciación del dólar, porque el petróleo se cotiza únicamente en la divisa estadounidense y al caer ésta el crudo debe subir para mantener su valor real.

    Por encima de los US$65, el resto del precio “sería básicamente especulación”, según Gheit.

    EFE

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...