• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Productores agropecuarios venezolanos del estado Zulia, en la zona fronteriza con Colombia, denunciaron el robo de ganado por parte de grupos delictivos conformados por indígenas y paramilitares, en una red de tráfico ilegal hacia el vecino país.

    El vicepresidente de la Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela (Fedenaga), Luis Prado, informó que, este domingo, alrededor de 25 asaltantes ingresaron a la Hacienda La Esperanza, en el municipio Machiques de Perijá, para perpetrar un robo.

    De acuerdo con el diario Versión Final, entre los asaltantes se reconocieron encapuchados e indígenas de la etnia Yukpa, quienes luego de someter a los trabajadores de esta unidad agropecuaria robaron 200 reses del predio.

    “El rebaño hurtado en su mayoría estaba compuesto por ganado manso, entre los que destacan vacas lecheras”, explicó el representante del sector ganadero.

    Solo con este robo, la finca pudiera dejar de producir aproximadamente 1.000 litros de leche y, como consecuencia de esto, generaría la pérdida de empleo.

    Asimismo, Prado advierte que ese es el modo de obrar de los indígenas en la región, porque el propietario del terreno “no puede hacer nada” y cuando recurren a la “Guardia Nacional, a las policías municipales, a lao órganos responsables, a las gobernaciones… al final no reciben respuesta satisfactoria”.

    “La frontera es un territorio complejo. Existe una zona de demarcación donde no entra nadie y Machiques es zona indígena“, aseguró. Según el líder gremial, los indígenas funcionan como una especie de “enlace” entre los grupos irregulares y los productores agropecuarios.

    “Roban el ganado de las fincas y luego, junto con grupos de contrabandistas, lo sacan de Venezuela a Colombia, precisó. Esto ocurre porque es un negocio altamente rentable: “un toro de 500 kilos podría costar 600 dólares en Colombia, mientras que en Venezuela alcanzaría apenas los 150 dólares.

    La jurisdicción en aquellas zonas es “irracional e inconsistente”, considera Prado. “La Guardia Nacional no puede aprehender a los maleantes porque es territorio indígena y, por eso, se impone impunidad”, aseveró.

    “El Gobierno es el único que puede frenar estas coyunturas. Los productores no pueden hacer más que denunciar, documentar, registrar, pero es insuficiente”, concluyó Prado.

    Medidas transitorias

    En noviembre, la Policía Fiscal y Aduanera de Colombia (Polfa), en acciones conjuntas con la Fiscalía General de la Nación, logró desarticular una estructura criminal dedicada al ingreso, almacenamiento y distribución de ganado bovino de contrabando, de origen venezolano.

    Estas mafias  de “arrieros” trasladan el ganado venezolano por trochas para legalizarlo y venderlo en territorio colombiano, donde reciben certificados de los animales, colocan los precintos al vehículo transportador y  garantizan su inclusión a través del sistema de movilización de mercancía, para que los animales lleguen a su lugar de destino y para que el sistema los elimine automáticamente del inventario y habilite más cupos en los predios”.

    El ganado es ingresado a pie por la zona fronteriza de La Guajira y conducido por indígenas Wayú desde Venezuela hasta Colombia.

    La mayoría de las veces, el ganado ingresa sin marca de hierros venezolanos, con el fin de poder marcarlos con los hierros registrados por los propietarios de fincas en Colombia, para así, darle apariencia de legalidad. Allí los “legalizan” y tramitan las vacunaciones, inventarios y guías para movilizarlos y comercializarlos en cualquier parte del país.

    Por cada trámite de los documentos requeridos para la movilización de estos semovientes, los integrantes de esta organización pagan 153.000 pesos (47 dólares).

    Comercialización de la carne

    Otra modalidad utilizada consiste en el sacrificio del ganado de contrabando, en mataderos clandestinos, para la posterior comercialización de la carne en canal. Este ganado y la carne es distribuido en diferentes zonas del país.

    Se calcula que sólo una organización criminal introduce a Colombia 350 animales ilegales al mes, es decir 4.200 cabezas de ganado bovino al año, cuyo valor comercial se estima en 5.400 millones de pesos (1.690.000 dólares).

    El ganado es comprado en Venezuela por un valor equivalente a 500 mil y 600 mil pesos (156 y 187 dólares) por animal. Luego, es vendido en Colombia entre 900 mil y un millón 500 mil (281 dólares y 469 dólares) por cabeza, esto es, 350 bovinos vendidos en 420 millones de pesos (131 mil dólares) cada mes.

    La ganancia que esta actividad ilícita propiciaba era de hasta 240 millones de pesos mensuales (75.000 dólares), resaltán autoridades colombianas .

    Golpe a las Mafias

    En el proceso de investigación en Colombia, las autoridades lograron desarticular la banda Los Arrieros, a la que incautaron 153 bovinos, que se estiman en un valor de 184 millones de pesos (57.821 dolares).

    Además, este año se han desarticulado hasta 33 estructuras dedicadas al contrabando, seis de las cuales se encuentran vinculadas con este flagelo del ganado. Asimismo, se registran 560 personas detenidas, 22 de ellas vinculadas al contrabando de ganado.

    Masacre indígena en El Canaparo por robo de ganado

    FILAC: Gobiernos deben garantizar a indígenas derechos a la tierra y recursos

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...