• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La producción de petróleo de esquisto en las 7 principales regiones de Estados Unidos se incrementará en 125.000 barriles por día (bpd), llegando a alcanzar los 6.996.000 bpd en mayo, mientras que la producción total, en la que se incluyen el crudo convencional estará en 10,5 millones de barriles por día, según indicó la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA) en el Reporte de Productividad de Perforación.

    Esta variación en la producción se debe en gran medida a que se tiene proyectado un incremento de 73.000 bpd en la región de Permian, y de 24.000 bpd en la región de Eagle Ford, detalló el reporte divulgado hoy por la EIA.

    En cuanto a la producción de gas, se tiene estimado que esta aumente en 30,53 millones de metros cúbicos para el mes de mayo.

    Esta noticia se traduce en un incremento de la producción de crudo por parte de la primera economía del mundo, lo cual genera un aumento en la oferta de este commodities, lo que pudiera presionar el precio a la baja en el mediano plazo, si se estabiliza la situación en el Medio Oriente.

    Según cálculos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), EEUU se convertirá en el líder mundial en cuanto a la extracción de petróleo en 2025 tras adelantar a Arabia Saudí y Rusia. En 2025, sus extracciones alcanzarán los 16,8 millones de barriles, refiera AIE.

    Sin embargo, un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) considera que las proyecciones de crecimiento de la producción de petróleo no tienen nada que ver con el progreso tecnológico alcanzado por EEUU, sino con el hecho de que las empresas estadounidenses podrían acceder a yacimientos con mucho potencial. Eso les permitiría incrementar la producción incluso cuando los precios del mercado del petróleo fueran bajos.

    La Administración de Información Energética de Estados Unidos calculó que la productividad podía aumentar 10% al año tras variar las profundidades de los pozos y los volúmenes de agua y arena utilizados en el proceso de fractura hidráulica. No obstante, los investigadores del MIT aseguran que el índice real apenas podría alcanzar el 6,5% si se aplicaran esos cambios en el método de extracción, informa el diario ruso Kommersant.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...