• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El oro es uno de los activos más comercializados en el mundo a lo largo de la historia y, ante la constante revolución tecnológica, está a punto de pasar a una nueva etapa de transformación, adaptada a los nuevos cambios y exigencias de la sociedad actual.

    Para el director general de la empresa de gestión de activos Sprott, Peter Grosskopf, aunque ahora el comercio del metal se intercambia de una manera relativamente ineficiente, la situación podría cambiar pronto, tal como sucedió con los productos cotizados en bolsa hace una década.

    “Ir a un banco o dirigirse a un corredor no es una opción perfecta para comprar oro. Debido a los impuestos, no es un negocio provechoso. Comprar los fondos negociables en el mercado es más razonable, pero los gastos de almacenamiento todavía no son aptos para los inversores a largo plazo”, explicó.

    El economista opina que hoy en día la forma más actual de comprar y vender oro es hacerlo en el mercado digital. Es por eso que su empresa se unió al comercio de oro que se lleva a cabo a través de la tecnología blockchain (cadena de bloques), la misma que respalda al bitcoin y a otras monedas digitales, publica la agencia de noticias Sputnik.

    En el este sentido, sostuvo que el mercado digital del oro representa un nuevo paso evolutivo en el comercio del metal. “El mercado del oro ya está listo para un inversor completamente nuevo. Lo único que hace falta hacer es llevar el mercado físico al mundo digital”, consideró.

    Desde su punto de vista, este cotizado metal podría brillar con fuerza durante el resto de 2018, a medida que los inversores se percaten de la creciente inestabilidad en la economía estadounidense. Por lo general, una mayor sensación de riesgo financiero y la percepción de cierta volatilidad en los valores cotizados provoca que las inversiones se alejen de las acciones y se concentren en activos más sólidos o “defensivos”, reseña RT Actualidad.

    “Será una cantidad bastante pequeña de inversores que tome su dinero de la mesa y lo invierta en el oro para iniciar un gran proceso. Me parece que la gente ya se va percatando de que el oro es un activo estable”, concluyó Grosskopf.

    A.L.

    Entérate por qué la “fiebre del oro” podría llegar al espacio

    Fiebre del oro amenaza el Parque Patagonia

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...