• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Por primera vez en 25 años, se logró reducir en forma consecutiva el número de personas que viven en la pobreza y en la indigencia, según el último informe de la CEPAL Panorama Social de América Latina 2006, dado a conocer por su Secretario Ejecutivo, José Luis Machinea. No obstante los avances observados en algunos países, como los progresos en la distribución del ingreso y el aumento de número de empleos, se reconoce que los niveles de pobreza siguen siendo muy elevados y que aún existen grandes desafíos en la Región.


    celco asesino
    De acuerdo a las últimas cifras, en 2005 el 39,8% de la población latinoamericana y caribeña se encontraba en situación de pobreza (209 millones de personas) y un 15,4% (81 millones de personas) en indigencia, lo cual muestra cuatro puntos porcentuales en relación al 2002. Los avances más significativos se observaron en Argentina y en Venezuela.
    Respecto del progreso de los países de la Región en el logro del primer Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) de las Naciones Unidas: erradicar la indigencia y el hambre en el transcurso de nueve años más; se produjo un avance de 69% en la reducción de la pobreza extrema visualizada para el 2006 hacia la meta del primer ODM, la cual tiene como finalidad reducir a la mitad los niveles de indigencia para el 2015. De acuerdo a estas proyecciones, en los últimos 16 años Chile y Brasil son los únicos países que han logrado el 100% del avance esperado, llegando incluso a sobrepasar las expectativas.
    PROTAGONISMO INDIGENA
    En otro ámbito, Machinea destacó el protagonismo de las comunidades indígenas, como “activos actores políticos y sociales”, que plantean sus demandas sobre su reconocimiento. Además, se ha consolidado el estándar internacional de los derechos de los pueblos indígenas y sus implicancias de ésta en las políticas públicas (Convenio 169 de la OIT y Declaración de Naciones Unidas). Entre estos derechos se encuentran el derecho a la no discriminación; a la integridad cultural; y de propiedad, uso, control y acceso a las tierras y recursos. Por otro lado, se señala en el estudio que “la gran mayoría vive en situación de exclusión, marginalidad y pobreza”, y que la inequidad socioeconómica y la desigualdad de oportunidades exigen importantes desafíos para las democracias del siglo XXI, en la elaboración de políticas públicas y reformas sociales.
    Respecto a la situación del mercado laboral, hubo una reducción en las cifras de desempleo, lo cual contribuyó a la disminución de la pobreza. En el período 2002-2005, la tasa de desocupación urbana disminuyó en la mayoría de los países, tales como Colombia, Uruguay, Argentina y Venezuela. Sin embargo, Chile y Brasil se mantienen cerca del promedio de América Latina y El Caribe (de 10,5 a 9,5%, aproximadamente), presentando una reducción de 11 a 10% y 11 a 10,5%, respectivamente.
    A su vez, al examinar las actuales modificaciones presentadas en las tasas relativas al mercado laboral, al comparar las tendencias del período 1990-2002 y el trienio 2003-2005, el informe concluye que las mejoras en los indicadores de empleo y de remuneraciones no se traducen en transformaciones significativas de la calidad de puestos de trabajo.
    Respecto a las modificaciones que ha experimentado la estructura de las familias latinoamericanas, los principales cambios encontrados se centran en el aumento de la heterogeneidad, debido a que hay más familias con menos hijos, más adultos mayores y una jefa de hogar. Se destaca que estos cambios demandan un nuevo enfoque de las políticas y programas de los gobiernos y el reforzamiento de las instituciones responsables de temas de familia. En el caso de Chile, las modificaciones observadas tienen relación con la incorporación de la mujer al mercado laboral, el reconocimiento de la diversidad familiar y la baja tasa de natalidad.
    Gran parte de los estudios se realizaron sobre la base de tabulaciones especiales de las encuestas de hogares de los respectivos países.

    Ingrid Bórquez

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...