• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La Superintendencia de Pensiones (no estoy bromeando, es su nombre) se raja con su informe de Inversiones y Rentabilidad de los Fondos de Pensiones del mes Octubre de 2008 y anuncia, -firme, hierática y trascendental-, que los ahorros de los futuros jubilados se hacen humo: “El valor de los Fondos de Pensiones alcanzó a US$ 69.084 millones al 31 de octubre de 2008. Con respecto a igual fecha del año anterior, el valor de los Fondos disminuyó en US$ 25.168 millones, equivalente a -26,7%”.

    Los fondos de tipo A, B y C pierden respectivamente 49,6%, 38,6%, y 22,2% del valor que tenían hace solo un año. Lo curioso es que las AFP Capital, Cuprum, Habitat, Planvital y Provida te cobran fuertes comisiones por perder tu dinero.

    Los fondos de tipo A, B y C concentran un 80,3% del total de colocaciones en instrumentos financieros. Se conocen gestiones más prudentes. El tipo de fondo que más pierde, el A, es al mismo tiempo el más expuesto en el extranjero: un 58,3% de los activos totales, mientras el fondo D, menos volátil, representa solo un 7% de los activos.

    Las autoridades financieras chilenas que les autorizaron a poner tus ahorros en los mercados extranjeros lo hicieron para “potenciar la rentabilidad de los fondos de pensiones”(sic), dicho sea sin sonreír visto que el sollozo de muchos futuros jubilados se escucha hasta en La Moneda.

    Lo curioso es que hace un par de meses Hacienda aumentó el límite de las colocaciones en el extranjero de 35 a 60%… lo que no es neutro si se toma en cuenta que en el mes de octubre las inversiones en instrumentos nacionales perdieron un 2,57%, mientras que el valor de las inversiones en el extranjero cayó en un 18,71%.

    Otra curiosidad es la rentabilidad promedio de los diferentes tipos de fondos. La rentabilidad real del fondo de tipo E, -la colocación más conservadora-, de mayo del 2000 a octubre del 2008, es de un 4,85% anual, mientras que la rentabilidad real del fondo de tipo A, el que presenta más riesgos y es vendido como el que más rentabilidad puede aportar, es de solo un 4,12% en el mismo período. Lo que se llama correr riesgos por nada.

    El informe lo explica en difícil:

    “Para el período de 12 meses comprendido entre noviembre 2007 y octubre 2008 se observó que la volatilidad de los distintos tipos de Fondos fue disminuyendo en la medida que los Fondos de Pensiones presentaron menores niveles de inversión en renta variable. Es así como los Fondos Tipo A registraron una rentabilidad de -45,07% y una volatilidad de 18,78%, mientras que los Fondos Tipo E alcanzaron una rentabilidad y volatilidad de -0,88% y 1,82%, respectivamente”.

    En cristiano esto quiere decir que cuando pararon de jugar los fondos en la timba, las pérdidas fueron disminuyendo. Para saberlo no hace falta ser trader, ni cobrar comisiones usureras.

    Buenos príncipes, las AFPs invirtieron en el extranjero en partes más o menos iguales en los países desarrollados y en los países “emergentes”. Nadie está celoso: la bajada bursátil alcanzó a todo el mundo

    Si tienes que jubilar en este momento, la pijotera pensión que esperabas será dividida por dos. Un “experto” aconsejaba hace unos días en la prensa de Santiago posponer la jubilación hasta que las Bolsas suban. Un dato: cuando la crisis de 1929, la Bolsa de New York recuperó el valor que tenía antes del crack solo 40 años más tarde. En claro, eso quiere decir que podrás jubilar a partir de los 105 añitos.

    Paciencia…

    Por Luis CASADO

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...