• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Víctor Toro Ramírez es activista de los inmigrantes a los Estados Unidos, ex preso político de la dictadura militar en Chile y en proceso de deportación por parte de la “migra” y del gobierno de Bush.

    ¿Cuál es la situación actual de los inmigrantes en los Estados Unidos?

    La inmigración es uno de los fenómenos más mal tratados por los viejos inmigrantes de este país. Asistimos en pleno siglo XXI a un estado de discriminación y racismo; esto es una vergüenza para los ciudadanos de este país, que tienen las autoridades que ellos eligen.

    A pesar que las leyes obligan a que los proveedores de cuidados a la salud dispongan de servicios de asistencia de idiomas para pacientes del LEP [inglés limitado], 75% de hospitales en la ciudad de Nueva York no proveen accesos consistentes ni significativos en puntos claves en el proceso de otorgamiento de servicios de salud.

    El sector informal, caracterizado por trabajar en condiciones de explotación y por carecer de protección laboral, está compuesto predominantemente por gente de color, de cada cinco inmigrantes, uno es indocumentado en la ciudad de NY y, por lo tanto, debe trabajar en el sector informal. 95% de los trabajadores domésticos son personas de color, 99% nacieron en el extranjero y 93% son mujeres. Esta descripción tiene similitudes con la situación de la vivienda, la aplicación de justicia, la violencia doméstica y el welfare, el sistema de bienestar del niño, derecho a voto, etc.

    A nivel nacional, la situación en todos estos aspectos es dramática, y es lo que estamos heredando de la contrarrevolución de Bush, que en cuanto a la legislación sobre temas sociales políticos, económicos e inmigración ha mostrado incapacidad y fracaso.

    Para muestra un botón: son las pasadas elecciones dónde el pueblo norteamericano votó contra la guerra y por una legislación favorable a los inmigrantes, los demócratas logran las dos cámaras del Congreso y se continúa aprobando presupuesto para la guerra y negando una legislación por una amnistía incondicional para los más de 12 millones de inmigrantes, de los cuáles yo soy uno.

    Así que saquen sus cuentas: un desastre e inconsecuencia política de los dos grandes partidos de este país. Más aun, las diversas propuestas de leyes que se debatieron en el Congreso, se parecían más a leyes sobre seguridad nacional y antiterrorismo, que a leyes sobre la inmigración trabajadora.

    Son 300 millones de estadounidenses los más afectados y que debieran preocuparse de estas propuestas de ley. Cuando se busca construir un muro con dinero de los contribuyentes, limitar derechos humanos y civiles, derogar conquistas de la carta magna y derechos sagrados para la democracia de este país, logradas con sangre desde la guerra civil y la lucha de Martin Luther King, Malcom X y Rosa Parks, algo anda mal.

    Por ello, es que nosotros, las nuevas inmigraciones, somos sólo un chivo expiatorio, en medio de la crisis que amenaza a toda la sociedad norteamericana.

    ¿Cuál es la situación actual del gobierno de Chile?

    Chile pasó de una dictadura militar que se impuso a sangre y fuego, a una dictadura parlamentaria que deriva sus quehaceres a través de las elecciones y un sistema institucional que Pinochet dejó muy bien amarrado. Todos los gobiernos de la Concertación han administrado el Estado y el poder de acuerdo a lo establecido por la gran burguesía capitalista y financiera, el neoliberalismo proimperialista de los Chicago boys y la economía social de mercado. La constitución política del Estado, establecida por la dictadura de Pinochet en 1980, es la que aún rige hoy en Chile, con parches por detrás y por delante, pero pinochetista al fin y al cabo. Las FFAA no han sufrido un solo cambio y son un nido de pinochetistas, torturadores y criminales de los servicios secretos del dictador de la DINA-CNI. El sistema de justicia, educación, vivienda y laboral, la municipalización pinochetista es lo que predomina en el país de la concertación y la dictadura parlamentaria.

    Por ello es que hay un pueblo en lucha, una resistencia y un accionar revolucionario de la juventud, de los pobres y marginados desde el mismo 1973.

    El pueblo de Chile no ha dicho su última palabra; lo estaremos sabiendo con el transcurrir del tiempo. Asistimos a la heroica lucha del pueblo nación mapuche, recientemente a la revolución de los pingüinos de la juventud estudiantil, los mineros, pescadores y trabajadores forestales, el otro Chile de los deudores habitacionales y de las mujeres triplemente discriminadas y maltratadas, el Chile silenciado y oprimido por 34 años empieza a ponerse en pie. Estará en pie, la historia así lo demuestra; aunque pasen 100 años, la lucha continúa, desde la masacre de la Escuela Santa María de Iquique, en 1907. Hoy, en el 2008, la lucha obrera y campesina, mapuche y pobladora, vanguardizada por la juventud rebelde y revolucionaria. CONTINÚA y continuará.

    A ti te han torturado, pero pareces tener una resistencia tremenda. Eres un hombre claro y con energía aún, parece que Pinochet no pudo quebrar tu espíritu. ¿Qué motiva tu espíritu? ¿Por qué sigues en la lucha, y cómo?

    [email protected], cuando las convicciones y los ideales son de verdad y vienen de un hijo de la clase obrera, no hay nada que pueda contra ellas, mi lucha por la justicia y la igualdad va hasta el final, hasta la victoria siempre; aunque nos quedemos por el camino, [email protected] la continuarán. Hay que asumir la causa del pueblo y de los pobres, sin pedir nada y entregándolo todo, vivir la lucha junto a los que están llamados por la historia a hacer los cambios y ser la clase dirigente de la revolución, la clase obrera y los pobres del campo y la ciudad.

    Recientemente, te arrestó la migra. Te pusieron en la ropa de los torturados en Abu Ghraib. ¿Nos puedes contar qué te pasó en esta experiencia, los detalles y las implicaciones para tu vida y la vida de cualquier inmigrante?

    El 6 de julio del 2007, cuando viajaba de California a Nueva York en un tren de Amtrak, cuando ya pasamos la ciudad de Búfalo, en una de las paradas del tren, se metió al tren la migra, con perros, produciendo gran alarma y provocando desconcierto en los pasajeros anglos, pidiendo papeles a todo el mundo y dirigiéndose con prepotencia hacia los pasajeros con características hispanas y o de otras latitudes del mundo. Entre ellos venía yo, que he vivido casi 25 años en este país. Sin muchas preguntas fui esposado y bajado a tirones del tren, esposado junto a [email protected] [email protected] [email protected] y llevado a las oficinas de la migra, ahí en la región, posteriormente a la cárcel de Cayuga, dónde fui desnudado y obligado a vestir el traje de preso de color naranja, que es el mismo que el mundo vio con presos torturados y amarrados en Guantánamo y Abu Gharib. Esto estremeció todas las fibras y vibras de mi cuerpo, me trajo de inmediato a las sesiones de tortura y maltratos que viví en Chile, en los centros de tortura y campos de concentración del pinochetismo; fue horroroso, ni hablar, y el sólo pensar y ver las fotos de los presos de Guantánamo convertidos en animales por la autoridades de este país, esto no tiene nombre; salvajismo puro, falta de humanidad total.

    No es fácil salir de esta situación otra vez, no se lo deseo a nadie; más vale la pena morir antes de caer en una cárcel de los EE.UU. El año 2008 tiene que ser un año de grandes batallas de los inmigrantes; deben desarrollar un amplio movimiento de protesta y de bases por la amnistía general para [email protected] los inmigrantes, realizando el 1º de mayo del 2008 una protesta nacional de todos los trabajadores por la amnistía contra las redadas y por un fin a las deportaciones. En este año los bushistas se tienen que ir a casa, la guerra en Irak tiene que parar y la revolución en América Latina se tiene que poner a la orden del día, y ello ocurrirá con o sin vosotros; si tenemos el honor y el privilegio de estar en esta hora de la lucha y en este lugar, bienvenido sea; si no es así, lo estaremos desde el lugar en que nos encontremos, en esta lucha a muerte en contra del imperialismo no hay fronteras.

    Para muchos de nosotros, la manera en que has vivido tu vida es una inspiración, que nos eleva, que nos motiva. ¿Puedes aconsejarnos sobre cómo otras personas pueden lograr tu espíritu de lucha y así vivir mejor nuestras vidas?

    Es muy importante sentirnos propietarios de la sabiduría ancestral de nuestros antepasados, de los primeros que poblaron el globo terráqueo y que en el transitar de los tiempos dejaron huellas y ejemplos para rescatar. Asumamos con humildad y dignidad, con valentía y desde donde quiera que estemos, esta responsabilidad. Vivamos en especial desde el grupo familiar y comportémonos a la altura de los nuevos desafíos para asegurar la libertad e igualdad de [email protected] los seres humanos; nadie es más que otros. Todos los que llegamos nos iremos como llegamos, lo único que nos llevaremos será un puñado de tierra; sí pues, esto los egoístas y los multimillonarios lo tienen que saber; ellos y nosotros no nos llevaremos más que un puñado de tierra.

    Es por ello que en vida nadie nos puede poner la bota encima; estudiando e interpretando los cambios diarios del acontecer social y político podremos aportar ideas, organización y, en colectivos, cambiar lo que nos está negado. Si, lo que corresponde para que aquello cambie, lo que hay que hacer es una revolución, sublevarse, Jesucristo fue el primero en predicar con el ejemplo y el Che le siguió; nosotros sólo somos sus discípulos.

    Siempre esta lucha será de lo simple a lo complejo, será de generaciones. Tras generaciones las transiciones mundiales de un estado a otro muestran que cuando se lucha con la verdad y por la justicia social, algún día la humanidad será libre de los Halcones, de la contaminación mundial, la opresión y las desigualdades, por lo cual continúo soñando y como legado le dejo a la juventud una gran misión y tarea: seguir luchando por el socialismo de los iguales y sin Estado, ni pobres ni ricos, ni explotados ni explotadores, el socialismo de las asambleas populares y del poder popular.
    Clyde Lanford Smith

    Fortín Mapocho
    Si desea puede escribir su opinión a: [email protected]

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...