• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Que exista periodismo independiente también depende de ti. Una sociedad plural y democrática necesita de diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.

    Las frases contra Venezuela suelen repetirse en los medios de comunicación hegemónicos.

    1- “No hay democracia”: En Venezuela se han realizado 24 elecciones desde 1998, año en que Hugo Chávez fue electo presidente e inició un proceso de democratización de los poderes del Estado con altos niveles de participación del pueblo en las decisiones que hacen a su vida política, económica, cultural y organizativa. A esto se le llama Democracia Participativa y Protagónica. Además en Venezuela el voto no es obligatorio, y aún así el porcentaje de participación de las últimas dos décadas está por arriba del 70 por ciento, mayor que lo que sucede en EE.UU, España, Colombia, Perú o Chile. Desde hace 11 años Venezuela emplea el voto electrónico o automatizado, que permite agilizar el proceso de sufragio y blindar los resultados.

    2- “Las elecciones son arregladas por Maduro”: El Poder Público Nacional se divide en Legislativo, Ejecutivo, Judicial, Ciudadano y Electoral, es decir que, a diferencia de otros países donde solo hay 3 poderes, en Venezuela existe un poder diferenciado del ejecutivo que asume los procesos electivos. El sistema electoral venezolano ha sido reconocido por observadores internacionales, como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el Centro Carter (del expresiente de EE.UU, James Carter), en distintos procesos comiciales como uno de los más confiables y modernos del mundo.

    3- “Hay crisis económica”:  Sí, pero hay que diferenciar las crisis generadas por los propios gobiernos (como el de Macri y su política neoliberal que solo beneficia al sistema financiero) de las crisis inducidas por sectores financieros nacionales e internacionales dirigidos por el gobierno de EE.UU. contra Venezuela a través de: congelamiento de cuentas, sabotaje a la tasa de cambio, extracción del papel moneda, acaparamiento, desabastecimiento y guerra mediática. A pesar de los efectos de 5 años guerra económica, el Gobierno bolivariano implementa acciones para garantizar la estabilidad y la paz del país: aumento del salario mínimo integral, incremento permanente de la inversión social, 2 millones de viviendas construidas y entregadas a familias de los sectores más vulnerables. Entrega directa de alimentos a más de 6.000.000 millones de familias a través del programa Comités Locales de Abastecimiento y Producción CLAP. Lanzamiento del sistema de criptomoneda Petro con respaldo en activos reales de las reservas petroleras.

    4- “Migraciones y exiliados políticos”:  Producto de las condiciones a las que la guerra económica somete al pueblo venezolano, muchos y muchas han decidido probar suerte buscando trabajo temporal fuera de su país, tal como ha sucedido con millones de compatriotas centroamericanos y de la región andina que durante décadas han migrado de sus países.  Pero se ha construido un discurso desde los sectores antichavistas de que la de Venezuela es una catástrofe porque gobierna “el populismo”, “el comunismo”, etc. Ahora bien, ¿qué podemos decir de México? con sus 41 millones de mexicanos/as que viven en EE.UU, ¿qué podemos decir de Colombia?, se calcula que casi 5 millones de colombianos/as viven en Venezuela, 900 mil en EE.UU., 135 mil en España. Se calcula que en Argentina viven unos 38 mil venezolanos/as  mientras que existen 87.574 peticiones de residencia de ciudadanos/as colombianos/as entre temporal y permanente.

    Los menores porcentajes de participación el pasado domingo, se registraron en Táchira, Mérida y Zulia

    5- “Muchos países denuncian a Venezuela”: Los gobiernos de Latinoamérica cuyas políticas internacionales se basan en denunciar exclusivamente a Venezuela son los siguientes:

    México: Con 1035 periodistas asesinados en los últimos 15 años, más de 50 solo en 2017, es el país con mayor cantidad de muertes intencionadas para acallar investigaciones.  La llamada “Guerra contra las drogas” no ha surtido efecto ya que la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés) alertó que México lidera el mercado de exportación de metanfetaminas y opio en América; además el cultivo de amapola creció un 60 por ciento en los últimos seis años en el país.  En vidas humanas, tenemos unas 23 mil muertes al año por causas asociadas solo a esta “guerra” y que contabiliza más de 200 mil desde que se inicio hace 12 años con el gobierno de Felipe Calderón.

    Colombia: Además de los exiliados al exterior hay que contar los desplazamientos internos causados por el terror paramilitar y la represión del ejército colombiano. se calcula unos 7 millones de desplazados por esta causa. El gobierno Colombiano tan preocupado por Venezuela no logra evitar que en su territorio asesinen a, por ejemplo, más de 80 activistas sociales y sindicalistas en lo que va de 2018 y que los acuerdos de paz firmados en 2016 solo hayan sido cumplidos por las FARC mientras el Estado ha incumplido el 85 por ciento.

    Brasil: El gobierno de Michel Temer surge a partir del golpe de Estado a la Presidenta Dilma Roussef que fue disfrazado de juicio político sobre una causa sin evidencias. La supuesta corrupción que sirvió para sacar a Dilma no parece ser tan grave como para que continúen Temer y sus aliados. Con cero votos para ser presidente pero con cientos de procesos judiciales por corrupción (hasta un video recibiendo coima). Es el Brasil que puso de moda la reforma laboral, que destruye todo derecho laboral como en el sistema esclavista; donde asesinan a concejales de la oposición como Marielle Franco y detienen ilegalmente al candidato con mayor intensión de votos de cara a las próximas elecciones presidenciales.

    Argentina: El gobierno de Macri asumió la bandera del antimadurismo desde su campaña electoral de 2015. Justo el gobierno de los traifazos, del no aumento de sueldo, de los despidos, del ajuste sobre el ajuste, de la entrega de la soberanía política al FMI. El mismo gobierno que no escuche a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre la gravedad de tener presos y presas políticos/as sin un debido proceso, el mismo que reprime toda protesta contra el ajuste y que cuenta con la muerte de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel. Un gobierno que justifica el asesinato por la espalda de niños de 11 años se jacta de decirle a otro como debe “respetarse” la ley internacional que él mismo no respeta.

    *España: Con la salvedad de que no es de Latinoamérica pero tampoco es una república y utiliza a Venezuela para tapar su crisis política interna. No nos olvidemos que sigue siendo una monarquía y el partido Popular está envuelto en una centena de casos de corrupción tanto o más que la propia familia real.

    Loading...