• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Tras el fracaso que tuvo la estafa de las estructuras piramidales, ejecutada alrededor del mundo, ha surgido una especie de “remake” (nueva versión) de este sistema tramposo -diseñado y ejecutado por mentes macabras- para captar incautos que, con la esperanza de lograr mejorar su calidad de vida y aumentar sus cuentas bancarias, caen en este fraude que sólo busca arrebatar -de la forma más sutil- todo el dinero posible y, en este caso,  especialmente a las mujeres.

    Células o círculos de la abundancia, células de colores, células o círculos de gratitud, bolas de colores, bolas solidarias, círculo de la prosperidad, flores de la abundancia, mandala de la abundancia, rueda de la amistad, telares de abundancia o simplemente grupo de amigas prósperas, son algunos de los nombres con los que se pueden identificar este tipo mafias.

    Flujograma de la estafa

    Una vez captada la persona ingenua, quien asume como real la promesa de convertir –por ejemplo- 100 dólares en 800 dólares en un periodo de tiempo “muy corto” pero que en realidad no está determinado ni mucho menos limitado, decide dar su dinero en forma de “gratitud” al “cosmos” y la “espiritualidad universal” para entrar en una cadena “mágica”, de “belleza” y “magnificencia” que la hará llegar en “muy corto tiempo” y sin mayor esfuerzo, a ser “económicamente estable y poderosa”.

    Sólo necesitas tener “mucha fe”, “buena vibra”, “esperanza” y “energías positivas”, para que la “energía divina”, “el cosmos” y “la espiritualidad universal”, para que la “energía del dinero” conspire a tu favor y de esa manera puedas ser “próspero”, “abundante” y “empoderarte” con una fuerza “maravillosa”.

    Para ampliar esta red, aunque concebida originalmente sólo para mujeres, ahora los hombres también pueden participar. Eso como un claro ejemplo de “inclusión”.

    Una “gran red de prosperidad”

    “Por lo general nunca desconfiamos del empresario de corbata que es dueño del banco donde guardas todo tu dinero, pero sí desconfiamos cuando existe alguien que te dice que si regalas dinero eso se te va a devolver multiplicado por ocho”, explica una de las chicas -que se identifica como Patricia para resguardar su integridad y que es parte de la “gran red de telares de prosperidad”- en una conversación vía telefónica sostenida con ElCiudadano.cl.

    Lo cierto es que estas estructuras disfrazadas en círculos y que se presentan como planas, al ser analizadas tienen el mismo diseño vertical de las estafas piramidales.

    La diferencia, en tal caso, es que se presentan como núcleos o telares pero que mantienen -al igual que la pirámide- un sector altamente privilegiado (punta de pirámide) desde la que brotan una serie de ramificaciones, creadas para conseguir mayor “gratitud” (dinero) al átomo o célula central.

    En el caso de este remake, la “prosperidad” se distribuye de manera muy parca a los primeros subnúcleos, mientras las personas que integran los círculos más alejados -identificados como ‘chispas de abundancia’- son las que con sus importantes inversiones monetarias mantienen la “abundancia” de las que están más “evolucionadas” o “elevadas”, es decir, las células madre o “grandes hermanas” del telar.

    “Es una estructura plana en la que tú entras en una posición y en la medida que te vas moviendo (captando nuevas personas), pues bueno, recibes y ya. Es una economía colaborativa, tiene que ver con sacroeconomía y si a ti te da la gana de destejerte se te devuelve el dinero y ya. Yo todavía no entiendo cómo es que la gente no confía en algo que no conoce, primero tienes que conocerlo, yo te invito, si tú quieres entrar como chispa, te invito a un grupo de Whatsaap a ver qué tal”, explica Patricia.

    Al momento de preguntarle de qué tan segura es la promesa de multiplicar tu dinero y hacerte abundante; ella comenta -en tono muy amable- lo siguiente: “Yo estoy convencida que cuando uno hace las cosas con buena voluntad se te pegan personas de buena voluntad y además el dinero es una energía que va y vuelve cuando la proyectas y yo coloqué ese dinero allí y me ha llegado muchísimo más que eso (…) el dinero es energía, cuando lo entregas recibes muchísimo más, al dinero hay que darle circulación, por ejemplo, yo tenía plata guardada y el dinero que puse ahí ya volvió a mí. Todo es dependiendo de cómo proyectes la energía”.

    Estafas por doquier

    Las denuncias sobre las estafas que han generado estos grupos de “confianza” alrededor del mundo datan -al menos- desde el año 2008 en países como España, Argentina y Chile, donde se presumen comenzaron las primeras redes fraudulentas.

    Distintos noticieros y medios del continente americano y europeo han publicado informaciones y denuncias sobre las estafas perpetradas por estas células “amorosas”, que al parecer tan “inofensivas” suelen ser más eficaces en su accionar.

    Según declaraciones de sus integrantes, estas redes de “gratitud” fueron creadas por un selecto grupo de mujeres que se autodefinen como “feministas”; un término que presta un enorme manto de hidalguía y que en la actualidad ostenta una especie de “boom” mediático, donde se muestran las luchas que enarbolan los distintos movimientos sociales liderados por mujeres involucradas en la defensa y reconocimiento pleno de todos sus derechos civiles y humanitarios.

    Es por ello que al identificarse como “feministas”, estos círculos consiguen de entrada una credibilidad casi absoluta que viene generada por el mismo recurso de luchar por las causas justas.

    Argumentos para captar nuevas integrantes

    Es esta razón una de las más certeras para que la mujer -que pretende ser captada- pueda sentirse en un ambiente confiable, donde estará acompañada por “otras iguales a ella”, resguardada por los mismos intereses y propósitos: estar empoderadas de su vida y destino.

    Explica otra integrante de este “originario grupo de mujeres” -que nadie conoce y que están disgregadas en “el gran telar”- que ellas se organizaron para llevar adelante emprendimientos y proyectos personales a través de un sistema de financiación comunitaria, es decir, en concepto una especie de comuna con economía socialista, donde todas resultaban beneficiadas y con una distribución igualitaria de las riquezas.

    Pero en la realidad, estos “átomos energéticos” actúan como una cúpula sectaria bajo una estructura netamente capitalista, donde el obrero –el que más trabaja- es el que menos gana, y el patrono, desde la comodidad de su altar, recibe todos los beneficios de ingresos y dividendos que ellos generan.

    Es así como esta plataforma estafadora viene siendo viralizada durante los últimos años en la mayoría de los países de Latinoamérica a través de las plataformas digitales de interacción directa como Whatsaap, Twitter, Instagram y Facebook.

    “Está en toda Latinoamérica como una economía colaborativa que tiene que ver con apoyar a mujeres en sus procesos creativos, en sus procesos de vida. Ellas (las células originarias) comenzaron así, en las comunidades y otras mujeres las apoyaban, y de alguna forma eso se les retribuía a ellas”, dice Patricia.

    La solidaridad y el amor son utilizados como argumentos para dar confianza

     

    “No veo nada malo en que alguien te regale dinero”

    Actualmente -dice Patricia- luego que decidió integrarse a este séquito de “abundancia”, su vida ha cambiado en “muchas cosas”.

    “Yo decidí entregarme a esa vida, al mundo, esto es lo que estoy haciendo y yo no veo nada de malo en que alguien te regale dinero. Además, es un movimiento mundial donde se mueven cosas maravillosas, colocas una cantidad de dinero bastante grande (mínimo 100 dólares en su caso), eso sí, pero recibes una cantidad de dinero bastante grande también (…) Actualmente yo estoy en el gran telar, que es el más grande, ahí entran solamente mujeres”.

    Pero cuando se le pregunta en detalle qué es lo que realmente ha cambiado su vida o en qué se ha beneficiado, no es muy concreta. Sus respuestas se vanaglorian de la divinidad de las energías y de cómo el universo conspira “para hacer que todo esté a tu favor y a las energías que le das, para que así se te devuelva”.

    En ese mismo sentido responde cuando es increpada sobre las noticias que narran historias de las estafas perpetradas por estos círculos que actúan como sectas, pues también incluyen mantras, ritos y hasta frases “poderosas” para llamar y atraer la abundancia y prosperidad tan prometida y anhelada.

    “¡No voy a leer eso!, responde de manera tajante Patricia, que dentro de la estructura es una “gran hermana” del “gran telar” de los “Telares de la Prosperidad”.

    “No lo voy a hacer porque mantengo la posición de que sobre esas informaciones ya se ha estudiado muchísimo”, agrega.

    “De hecho” -continúa- “la mayoría de los artículos que han salido por ahí (sin precisar si los leyó o no, o es una idea inoculada y promovida por el mismo núcleo) han sido escritos por puros hombres, y hay una posición interesante con respecto a eso, porque desde hace mucho tiempo el empoderamiento femenino ha estado muy presente y hay gente que ha intentado sabotearlo, sencillamente, porque no desean que las mujeres tengamos buenas posiciones dentro de nuestros entornos sociales y por lo menos en el telar grande, muy grande, está enfocado en que las mujeres que están allí estén conectadas con esa abundancia y que puedan hacer que sus proyectos vayan para adelante”.

    “Es decir, en nuestros telares, las chispas o las mujeres que entran y las que tienen menos tiempo, son acompañadas por hermanas mayores que son hermanas guardianas que están en España y Argentina que ya recibieron (dinero) y que están ahí en todo tu proceso, por eso es algo seguro y yo no le veo nada de malo, no veo nada de malo en que alguien te regale dinero, porque uno coloca el dinero, otro lo recibe y punto, luego vuelve a ti, no es otra cosa, y por eso no voy a leer el artículo”, sostiene.

    La misma estafa con distintos nombres

    Un trabajo de investigación realizado por el portal mexicano Expansión.mx explica que este esquema piramidal disfrazado en células “son una estafa que bajo sus distintos nombres se extendió por España en 2007 y en Chile en 2008”.

    “El timo involucró rápidamente a la ciudad chilena de Concepción y alrededores, donde es más conocido simplemente como “la célula” o “célula de la avaricia” por sus detractores. Ese mismo año se extendió también hacia Uruguay con el nombre de Las Burbujas”, cita el texto.

    Pero sus antecedentes más recientes se registran en México, nuevamente Chile, Argentina y Uruguay. Desde 2015, en esos países el fraude volvió a tomar fuerza bajo el nombre de “Flor de la Abundancia”; en Argentina comenzó a circular nuevamente a comienzos de 2016; en Chile empezó a funcionar nuevamente bajo el nombre de “Mandala” en octubre de 2016, mientras que en Uruguay es conocido como “Flor de la confianza” o “Fractal de la abundancia”.

    Los distintos portales que difunden las denuncias de estafas de estas sectas criminales, explican que las llamadas células, ofrecen un sistema de financiación rápido que promete a la persona que es captada, recoger en corto plazo, ingresos superiores al 800% del dinero que invirtió.

    La cantidad a aportar depende del país y del grupo al que entra el participante. Influyen elementos como estrato social y nivel socio-económico, es decir, si se trata de un estrato bajo el aporte es menor y así hasta llegar a personas con buen poder adquisitivo.

    La estructura piramidal se esconde en forma de núcleo

    Caso España

    Por ejemplo, en España, los grupos solicitaban para entrar una cantidad de 10.000 euros, los cuales se entregan “como regalo” para que eventualmente, esa ofrenda se devolviera convertida en 80.000 euros, pero para que eso suceda, es fundamental “ir penetrando” en el círculo, dividido en cuatro capas, es decir, la célula la componen 15 personas en total: la capa superior formada por 8 personas, que son las que han ingresado últimas, la siguiente formada por cuatro personas, luego otra por 2 integrantes y la última por una sola persona, que es la que recibe el dinero.

    Una vez que se consiguen las ocho personas de la capa superior, cada una de estas entregan los 10.000 euros a la persona que se encuentra en el centro (última capa, célula madre o hermana mayor), cuando esto sucede, el círculo se divide en dos como una célula, de manera que los que estaban en la penúltima capa (2 personas) pasan a estar cada uno en una nueva célula, que solo tendrá 3 capas, ya que todos los miembros han penetrado una capa. En este momento, se necesitará completar la última capa (8 personas) y al completarlo se repetirá la operación. Nadie recupera su inversión hasta que alcanza el centro de su célula.

    En el momento que colapsa la célula por falta de nuevos miembros, las tres últimas capas pierden el dinero aportado. “Debido al crecimiento exponencial, estas tres capas -las últimas del eslabón- conforman más del 88% de la estructura que suma a todos los integrantes de las células, es decir, sólo 12% de los integrantes, tienen garantizada su “prosperidad y abundancia plena”.

    Una flor que huele mal

    Este tipo de sistemas ha sido condenado en países como Suiza, donde es ilegal desde 2002. De igual forma en España, el artículo 23 de la Ley de Ordenación del Comercio Minorista en su punto 2 expresa la prohibición de este tipo de sistemas engañosos: “Se prohíbe proponer la obtención de adhesiones o inscripciones con la esperanza de obtener un beneficio económico relacionado con la progresión geométrica del número de personas reclutadas o inscritas”.

    Además, alega la norma que cuando se habla de donación, regalo u ofrenda, se trata de un traspaso de dinero por voluntad propia y sin esperar nada a cambio, sin embargo, cuando este “regalo” se realiza como parte de una estructura mercantil y con la promesa de obtener dividendos posteriormente, la donación queda desvirtuada y pasa a ser un ingreso, cuyo tratamiento fiscal es distinto.

    José Ramos, licenciado en Derecho con experiencia en el sector financiero y actualmente Coordinador General de Asuntos Jurídicos de un Organismo Descentralizado del Gobierno Federal mexicano, explica que estos grupos que se dedican a la estafa y la vida fácil, tienden a estar dirigidos a mujeres, son muy selectivos y discretos, pues la información no puede compartirse con cualquier persona y mucho menos con aquellas que se muestren “resistentes, cautelosas, negativas, incrédulas o con miedo”, dice su filosofía.

    El nombre más común en la actualidad, indica Ramos, es el ‘Telar de la Abundancia o Prosperidad’ y el esquema del telar es exactamente igual al de la flor con todo y sus pétalos: agua, tierra, aire y fuego.

    “Esta ‘flor’ cuando se desnuda de sus fragantes pétalos y colores, no es más que el viejo esquema piramidal que se alimenta de las aportaciones que van realizando los nuevos miembros, mismo que regresa en busca de incautos, ambiciosos y necesitados que lo alimenten. Por lo que la ‘ganancia’ que unos pueden llegar a recibir es dinero que tarde o temprano alguien perderá y lamentablemente será un 90% o más de los que hayan participado”, explica el economista mexicano.

    Al respecto agrega: “Si en el mundo sólo vivieran 10 personas que aportaran un peso a este sistema (dando un total de 10 pesos) y esperaran recibir cada una 8 pesos (total de 80 pesos), faltarían 70 pesos por pagar, cantidad que les puedo asegurar no surgiría de la buena vibra (…) no hace falta ser matemático para descubrir que esta ‘flor’ huele muy mal”.

    “Entrar a una flor de la abundancia es jugar a la ruleta rusa”, agrega Ramos, “donde todos creen que no les tocará la bala, sin darse cuenta que este revólver de 15 tiros en el cilindro ya tiene 14 cargados”.

    Los integrantes de los grupos de whatsaap tratan siempre de enviar mensajes cargados de las mejores energías y propósitos

    Habla una de las víctimas

    Laura, quien por seguridad pidió no revelar su verdadera identidad, compartió con Expansión.mx parte de las conversaciones que tuvo con las integrantes del telar que la reclutó. Ella explica que para convencer a más mujeres, las que están en el centro del telar o en la punta de la pirámide ubican a la posible ‘inversionista’, le cuentan su experiencia positiva y, si decide entrar, la incluyen en un grupo de whatsapp. Ahí le comparten claves y direcciones para que participe en conferencias virtuales y talleres presenciales de capacitación.

    Uno de los principios de este esquema es tratar con respeto, amor y cariño a las mujeres que entran. Pero esto se acaba si ellas deciden no participar, comenta Laura.

    El ‘Telar de la Prosperidad’, se basa en “nueve hilos” o principios: en el amor hacia el género femenino, la confidencialidad, pues los documentos, las invitaciones, experiencias y vivencias son privados; confianza en quién invita a entrar al modelo; claridad para hablar con la verdad entre las integrantes del telar; compromiso por reclutar a más mujeres; comunicación positiva a través de chats; enfoque para recordar la razón por la cual entraron y, por último, la prudencia para tomar decisiones con cautela, detalla el documento informativo que recibió Laura por parte de su captadora.

    “Nunca han sido groseras ni amenazantes, pero sí incisivas en que debemos estar presentes en las pláticas virtuales y conseguir a más gente”, dijo Laura, quien acota que “la gente que consigue llegar a la cima y recibe grandes cantidades no mantiene ninguna responsabilidad sobre la estructura y si los demás no lo logran, le vale y se va. Además, no hay ningún documento que avale que se hizo algún depósito, lo que hace imposible su denuncia”.

    Las víctimas preferiblemente son mujeres

    La estafa llega a Venezuela

    Las células virales de esta “nueva” gran estafa que ya se ha extendido por América Latina, recientemente llegó a Venezuela y se ha convertido en un “boom”, “un gran negocio” para salir a la difícil situación económica que vive el país producto del bloque impuesto por el gobierno de Estados Unidos, que ha traído un fuerte deterioro a la calidad de vida de los venezolanos.

    Un reporte de BBC Mundo indica que esta estafa que ha perjudicado a familias a donde ha llegado e incluso a muchas las ha dejado en bancarrota, se ha convertida en la “salida” de muchas venezolanas que tratan de multiplicar sus recursos en un momento económico difícil.

    En Venezuela, algunos de estos grupos con sus diferentes nombres realizan reuniones “muy” selectivas y secretas en salones de hoteles, locales comerciales de algunos de sus integrantes y sobre todo encuentros virtuales a través de la plataforma de mensajería Whatsaap.

    El accionar es el mismo que en el resto de los países. En este caso específico se trata de colocar dólares, a pesar de que la moneda venezolana es el Bolívar. Eso habla de lo selecto de estos grupos, que sin embargo, también buscan incautos en estratos sociales más bajos.

    Algunos de ellos piden de entrada 100 o más dólares, todo depende de lo acordado, sin embargo, en estratos más bajos las cifras pueden llegar a los 10 dólares, que tranzados en mercado negro representan al menos 100 millones de bolívares.

    Así funcionan las pirámides dentro de las flores

    Antecedentes en Latinoamérica

    A pesar de la prohibición en España, aún las células madres persisten en Barcelona, Madrid, Las Palmas, Andalucía y Tenerife; y buscan nuevas ramificaciones que las mantenga “prósperas” en toda Latinoamérica.

    Desde 2017, estos círculos han recobrado fuerza y se han multiplicado eficazmente en diferentes áreas geográficas, sobre todo en Latinoamérica, donde además cuentan con el apoyo de las nuevas tecnologías que les permiten llegar con mayor comodidad a lugares donde las estafas no son conocidas, para así sacar dividendos.

    Las víctimas principales están Colombia, Perú, México, Paraguay, Chile, Uruguay, Argentina y más recientemente en Venezuela.

    En Chile, por ejemplo, “la célula” no se ha expandido en círculos esotéricos ni en grupos aislados de la sociedad. Por el contrario, su expansión ha sido en el grueso de la clase media, principalmente en la clase media alta de la ciudad de Concepción.

    A finales de 2007 esta secta comenzó a expandirse en la ciudad de Concepción con absoluto hermetismo entre la clase media/alta con sumas de un millón de pesos chilenos (más de 2.000 dólares), y luego en 2008 se degradaría a diferentes células con sumas inferiores (al alcance de la clase media/baja), las cuales colapsaron rápidamente al cabo de unas cuantas semanas.

    Posteriormente, a principios de octubre de 2016, se comenzó a propagar por la ciudad de Santiago de Chile bajo el nombre de “Mandala”.

    Entre tanto en Colombia, las células comenzaron a propagarse en 2008 y se concentró en forma de agencias que se encargaban de gestionar el dinero. En noviembre de 2008 la mayoría de agencias habían quebrado e hicieron perder a sus “ahorristas” varios cientos de millones de dólares.

    En ese país se produjeron disturbios en localidades como Buesaco, al sur de Colombia. El ministro del Interior de entonces, Fabio Valencia, calificó la situación como una “estafa masiva”. En 2017 la Superintendencia Financiera de Colombia ordenó la suspensión de actividades de una captadora ilegal de dinero que funciona a través de Whatsapp.

    Mientras que en Uruguay la fiebre de la prosperidad surgió con mayor fuerza en 2008, importada desde España, con el nombre de “Las Burbujas”. Los argumentos manejados son los mismos. Desde julio de 2016, estos grupos volvieron a surgir con el nombre de “Mandalas de la Abundancia”.

    En Perú, las células se propagaron en 2009 hacia el Sur. Los grupos se vendían como “gana ocho veces lo que inviertes”, “no se necesita dinero para ganar dinero”, “sistema de donaciones 100% legal”, entre otros; y utilizaban referencias teóricas al manipular fragmentos de la Biblia que aparentemente justificaban la creación de las “comunidades élite”.

    A su vez en Paraguay la estafa llegó desde 2009 y fue identificada como “Élite Resurrected”, que ofrece un sistema de “donaciones” que utiliza como plataforma difusora las redes sociales, así como el entorno de comerciantes y profesionales independientes.

    En México la viralización de las células llegó con notoriedad en 2015, cuando se empezó a escuchar el nombre de “Flor de la abundancia”. Se diseminó a través de redes sociales como Facebook y a través del sistema de mensajería Whatsapp. La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros (Condusef) alertó sobre el riesgo que representa este tipo de estructuras informales reconocidas como “pirámides”.

    Por su parte, en Argentina la moda llegó en 201 bajo varios nombres, entre ellos “Telar de mujeres”, “Mandala de la abudancia”, “Telar de la abundancia” y “Flor de la abundancia”. También se diseminó a través de redes sociales como Facebook y Whatsapp.

    En Puerto Rico también se les conoce como “Ruleta Loom PR”; mientras que en otros idiomas son identificadas como: cercle de la prosperitat y cèllules de l’abundància (en Cataluña), gifting circles (círculos de regalos), Plane Game (juego del avión), Treasure Traders (comercio de tesoros), binary systems (sistemas binarios) en países de habla inglesa.

    Distintos medios de comunicación han hecho esfuerzos por divulgar esta farsa

    ¿Quién creó el fraude?

    Se especula que desde 1919, un italiano llamado Carlo Ponzi, pudo haber sido el primer ‘agua’ de una serie de estafas, de la cual, “La Flor de la Abundancia”, ha salido, así como muchas otras que contienen el mismo esquema de operación.

    El creador del “Esquema Ponzi” o “Esquema Piramidal”, fue un famoso delincuente italiano especializado en estafas, con ella se describe a cualquier timo que paga a los primeros inversores las ganancias de las inversiones de clientes posteriores.

    En 1919, Ponzi engañó a miles de inversionistas prometiéndoles aumentar su dinero en un 50% en 90 días, supuestamente a través de la compra y venta de sellos de correo extranjeros. En realidad, se trataba de una redistribución del dinero, en el que pagaba a los inversores viejos con las inversiones de los nuevos clientes.

    El negocio fue finalmente descubierto por un analista financiero, Clarrence Barron, quien por encargo del Boston Post, publicó un informe en el que desenmarañaba la estafa del italiano. Luego de vivir por varios años entrando y saliendo de prisión, Carlo Ponzi fue deportado a Italia y murió luego en 1949, presuntamente en Río de Janeiro, Brasil.

    ¿Cómo funciona?

    1- La “flor” está formada por 15 personas, segmentadas en cuatro niveles: 14 que ocupan posiciones llamadas “pétalos” y una que ocupa el centro.

    2- Cuarto nivel (posición fuego). Consta de ocho pétalos color lila ocupados por las últimas personas en ingresar -que son quienes dan el dinero- “confiando” en que la vida le regrese ocho veces lo que “desinteresadamente” dan. Estos pétalos se agrupan en pares “colgando” del siguiente nivel.

    3- Tercer nivel (posición viento). Son cuatro pétalos naranja y son los encargados de atraer nuevos “inversionistas” o “donadores” (término que varía según quién te invite) a la “flor”. Mismos que nuevamente se agruparán en pareja, y “colgarán” de un pétalo del siguiente nivel.

    4- Segundo nivel (posición tierra). Son los que “cuelgan” del centro de la flor y supuestamente lo ayudarán en lo que necesite, motivando a los demás miembros de la flor en esta “noble tarea”.

    5- Primer nivel o “centro de la flor” (posición agua). Es quien recibirá “toda la abundancia del universo” para hacer sus sueños realidad.

    6.- Cuando la “flor” está llena, las ocho personas que están en el cuarto nivel, entregarán una cantidad de dinero a quien ocupa la posición central. El monto es variable, dependiendo de la “aportación” inicial.

    7.- Cuando el centro recibe la “donación” éste sale de la flor. Posteriormente los demás “inversionistas” se separan para crear dos “flores” o células y los demás pétalos “suben” de posición. Ahora las dos personas que formaban el segundo nivel serán el centro de su propia “flor”.

    El ciclo se repite; mientras que los siete “iluminados” que iniciaron la pirámide y que ocuparon los tres niveles originales -sin aportar dinero- habrán recibido ocho veces la cantidad estipulada y seguirán percibiendo lo que colocan los nuevos ingresos.

    Se utiliza la espiritualidad y el cosmos como elementos para ayudar a conseguir esa ansiada prosperidad

    Te puede interesar:

    La escandalosa Crisis de Argentina: Así fue cómo Macri destruyó su propio país

    Así funciona la corrupción en Brasil: ¿Quién está protegiendo a Temer?

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...