• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El “Doctor Muerte”, es un médico neurocirujano estadounidense, que es casi imposible de olvidar según comentan sus colegas. Esto debido a que su trayectoria como profesional culminó tras la intervención quirúrgica de 37 personas, de los cuales 33 de ellos terminaron con graves complicaciones.

    Discapacidades, traumas e incluso dos muertes fueron los resultados del médico que borraba en sus redes sociales los comentarios negativos de sus pacientes; pese a todo su historial “honorífico” no fue fácil llevarlo a la justicia.

    El neurocirujano Christopher Duntsch, inundaba de sangre los quirófanos, con daños irreversibles en los pacientes e incluso muertes. Por sus intervenciones “médicas” fue apodado por los medios locales como “el doctor Muerte”.

    Una de sus víctimas  fue Jeff Glidewell, residente de Dallas (Texas), empezó a padecer dolores de espalda y aunque experimentó todos los métodos terapéuticos no lograba aliviar el malestar, razón por la que,  en 2013 decidió operarse por recomendaciones de médicos. Se dirigió a revisar la web médica Healthgrades para escoger que lo interviniera, vio un neurocirujano que tenía en su haber dos doctorados, además de excelentes referencias de clientes satisfechos y que expresaban agradecimientos.

    Nada parecía extraño y Glidewell se convirtió en el 37.º y último paciente de “el doctor Muerte”, Duntsch .

    Durante la operación de Glidewell, el doctor interrumpió la cirugía  cuando confunde un músculo del cuello con un tumor; además el paciente quedó con daños en las cuerdas vocales, una arteria pinchada y la perforación del esófago, esta última lesión fue tapada con una esponja, que cosió y dejó dentro del cuerpo del paciente.

    El paciente pasó cuatro días en cuidados intensivos y luego necesitó meses para recuperarse de la herida en el esófago. Hasta ahora puede solo ingerir alimentos cortados en trozos pequeños y tiene un brazo entumecido.

    “No fue una operación, fue un intento de asesinato“, comentó el cirujano Randal Kirby, quien tuvo que lidiar y tratar de resarcir las consecuencias de esa intervención.

    Comienzo en la medicina

    Duntsch optó por estudiar medicina, luego de que sus aspiraciones de dedicarse al fútbol americano fueron frustradas. Este entró al bachillerato, ingresó en la Universidad de Tennessee, donde se propuso el ambicioso reto de estudiar simultáneamente para convertirse en doctor en medicina y doctor en ciencias.

    Actualmente los materiales personales de Duntsch se mantienen en secreto y según, en su época de estudios fue objeto de múltiples quejas, una de ellas por consumir drogas antes de atender a los pacientes cuando estaba realizando el posgrado. Las autoridades de la universidad intentaron obligar a pasar un test de estupefacientes, pero éste lo evitó.

    Sigue leyendo…

    Médicos británicos analizan gonorrea superpoderosa

    Profundizan investigaciones al médico forense acusado de violar a 12 adolescentes

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...