• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La “cooperación en materia de seguridad” fue la moneda de cambio más importante que usó México para poder negociar el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN), que ahora se llamará Acuerdo de Estados Unidos, México y Canadá (USMCA, por su sigla en inglés).

    Así lo indicó Gerardo Rodríguez Sánchez, profesor de la Universidad de las Américas, ubicada en Puebla, México.

    “Aquí lo interesante es que el presidente estadounidense, Donald Trump, confirma algo que ya sabíamos muchos de los que nos dedicamos a temas de seguridad: que el Gobierno mexicano puso sobre la mesa la cooperación en materia de seguridad“, explicó al portal Sputnik.

    Planteó que si la cooperación entre ambos países se detiene, el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, tiene la potestad de irse “rápidamente a los brazos” de Rusia o China.

    Asimismo, opinó que el mandatario norteamericano quiere que México siga siendo una especie de “colchón ante las amenazas que provienen principalmente del sur: migración centroamericana, refugiados, narcotráfico”.

    “Fue muy aventurado el Gobierno de Trump al abrir dos frentes, Canadá y México son aliados estratégicos desde la Primera Guerra Mundial en términos militares, de seguridad y en defensa”, señaló.

    Solución de controversias

    Rodríguez indicó que otro de los puntos que México y Canadá lograron acordar para su beneficio fue mantener el mecanismo interno de solución de controversias, que ha sido “muy eficiente” dentro del TLCAN para resolver diferencias y evitar la mediación de la Organización Mundial del Comercio.

    Además, señaló que el hecho de que las salidas del acuerdo no sean unilaterales, sino que al menos dos de las tres partes deberían definir si termina o no, también es beneficioso para Canadá y México.

    Desafíos del nuevo TLCAN

    Respecto a los desafíos que presenta el USMCA para el Gobierno mexicano, el profesor señaló que el más importante estará en el sector automotriz.

    El nuevo acuerdo plantea que para que un automóvil pueda ser exportado sin aranceles, el 75% debe ser producido en uno de los tres países, mientras que el TLCAN exigía un 62,5%.

    También exige que el 40% del valor del auto se fabrique en áreas donde los salarios mínimos sean de 16 dólares por hora, situación cubierta por Estados Unidos y Canadá, no así por México, donde los salarios más bajos en las plantas pueden ser de 8-9 dólares la hora.

    Tres puntos claves del nuevo tratado comercial entre México, Canadá y EE. UU.

    López Obrador y los temas controversiales en México

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...