• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Desde que Donald Trump asumió la presidencia de Estados Unidos, el 20 de enero de 2017, cerca de 30 funcionarios han sido apartados de su círculo cercano, ya sea porque han decidido renunciar o han sido despedidos. Con ello, el primer Mandatario Nacional se ha ido quedando sin colaboradores y sin personal de confianza.

    El caso más reciente es el de Omarosa Manigault-Newman, su ex asesora y ex participante de su reality show The Apprentice, quien afirmó en un libro que “Trump muestra un declive mental innegable”.

    Este tipo de declaraciones es común por parte de las personas que han trabajado de cerca con el jefe de Estado, quienes coinciden en que Trump no tiene la lealtad de nadie, debido a su “amoralidad”. Este tipo de confesiones demuestra algo aún más grave que da paso a la interrogante sobre si existe la posibilidad de gestarse un golpe antidemocrático.

    Un artículo de opinión anónimo titulado Soy parte de la resistencia dentro de la administración Trump, publicado por The New York Times, señala que el propio equipo de Trump lo ve como un peligro para la nación. “Creemos que nuestro primer deber es con este país, y el presidente continúa actuando de manera perjudicial para la salud de nuestra república”, se lee en el texto.

    “Muchos de los altos funcionarios de su propia administración están trabajando diligentemente desde dentro para frustrar parte de su agenda y sus peores inclinaciones (…) Lo sé. Soy uno de ellos”, dice la columna.

    El autor del artículo describe que Trump dice una cosa y su equipo hace otra, aclarando que quienes se mantienen en el Gabinete, trabajan activamente para aislarse de su estilo de liderazgo “impetuoso, confrontativo, insignificante e ineficaz”.

    “La lucha surrealista entre el señor Trump y al menos algunos de los miembros de su propio equipo ha caracterizado su mandato desde el principio, pero se extendió a la opinión pública al plantearse preguntas sobre la capacidad del presidente para gobernar y las responsabilidades y deberes de las personas que trabajan para él”, agrega el escrito.

    A esto se le suman otros análisis como la investigación realizada por el periodista Bob Woodward en el libro Fear: Trump in the White House (Miedo: Trump en la Casa Blanca), que perfila una Casa Blanca llena de asesores alarmados y frustrados que intentan contener a diario los impulsos más extremos del errático e iracundo presidente.

    De acuerdo a lo publicado por El Espectador, la supuesta incompetencia de Trump a la hora de lidiar con crisis internas e internacionales, es lo que ha generado el mayor debate y contradicción dentro de las filas de su propio equipo.

    A.L.

    Trump “es un desquiciado”: Así lo señalan empleados de la Casa Blanca en el libro de Bob Woodward

    (Videos+Fotos) ¿Fue Melania Trump cambiada por una doble?

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...