• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un avión Bombardier Q400 de Alaska Airlines que prestaba servicio en el aeropuerto Internacional de Seattle-Tacoma en Washington, EE.UU, fue robado por un hombre en la noche de este viernes.

    Ante el robo y el intento de huida del lugar, el sujeto se estrelló sin pasajeros a bordo, por lo menos.

    Al llegar las autoridades no quisieron revelar al público el nombre del sujeto, pero en unas primeras investigaciones los funcionarios no vinculan los hechos con actos terroristas o de un intento de suicidio.

     Avances de las investigaciones

    Continuando las averiguaciones de lo ocurrido con el avión robado y estrellado, autoridades a cargo del caso, informaron que “una conversación con los controles aéreos que se desarrolló mientras el sujeto estaba manejando la aeronave se llamó Rich”. Además agregaron que “tiene 29 años y era y era un empleado de la aerolínea estadounidense Horizon Air, era encargado de ayudar a dirigir los aviones a las puertas de embarque y quitarles el hielo”.

    Ante el impacto del avión se ha informado que el sujeto Rich “realizó un despegue no autorizado” y que el accidente no causó daños materiales. Antes de estrellarse el hombre realizó varias maniobras, las cuales están circulando por las redes sociales varios videos de los testigos presentes ante lo ocurrido.

    En este punto de las investigaciones funcionarios locales a cargos del robo frustrado y del accidente agregaron que “las maniobras en el aire o la falta de habilidades de vuelo”.  Por lo que Rich aseguró que “no sabría cómo aterrizarlo”, fueron las últimas palabras del hombre.

    Las averiguaciones tecnológicas y de comunicaciones realizada para esclarecer el caso, determinaron que el audio de conversación del sujeto con los controladores aéreos previo al desplome, se pone en evidencia que “Rich pidió perdón a los que se preocupan por él y se definió como un tipo quebrado al que se le aflojó un tornillo, asegurando que no quería hacerle daño a nadie y mostrándose emotivo al darse cuenta de que la vida de la gente está en juego”.

    En la conversación establecida se escuchó cuando Rich decía “Voy a aterrizarlo de manera segura. Creo que intentaré hacer un tonel volado y si sale bien, voy morro abajo y paro por hoy”.

    El hombre entendía algunos de los órdenes de la base de controles porque jugaba mucho video juegos sobre pilotaje de vuelo. Pero no contó con las condiciones de la aeronave, sobre la falla de uno de los motores y la falta de combustible.

    “Realmente no planeaba aterrizarlo”, agregó Rich. Los controladores aéreos hicieron todo lo posible para convencer al hombre de que aterrizara bien previniendo un fatal desenlace.

     

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...