• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    A finales de la década del ´70, Edouard Arsenault era un pescador que a veces hacía de carpintero y que llevaba una vida de lo más normal. Nacido en 1914, Edouard tenía 66 años cuando su hija se fue de viaje a Vancouver, una ciudad costera de Canadá. Desde allí, ella le envió una postal con un castillo de cristal y el hombre se sintió totalmente iluminado: a partir de ese momento, coleccionaría botellas para construir su propia casa de vidrio. Y lo hizo.

    No solo él empezó a reciclar los envases, sino que el proyecto de Edouard se convirtió en un proyecto colectivo. En los restaurants y en las tabernas guardaban las botellas para aportar al objetivo y la perseverancia del jubilado. También recibió la ayuda de sus familiares y amigos.

    Alrededor de un año después, Edouard comenzó a hacer realidad su sueño. Antes, había pasado todo un invierno limpiando miles de botellas. Pero el sacrificio tuvo buenos resultados, en la primavera de 1980 Edouard inauguró su primera edificación: “The Bottle House”.

    Luego, reciclando más de 25 mil botellas de distintas formas, tamaños y colores, construiría tres recintos dentro del mismo predio que se convertirían al cabo de pocos años en uno de los atractivos turísticos de la zona.

    “The Six Gabled House” fue la primera de sus construcciones abierta al público. Para cualquiera que la visite sorprende el juego de luces y colores producido por el inusual material de la edificación.

    La segunda fue “The tabern” ¿Se imaginan estar acodados a una barra hecha pura y exclusivamente de material descartable? Para la taberna utilizó 8000 botellas.

    “The capel” es una capilla única en el mundo ya que Edouard la diseñó de tal forma que al atardecer se filtra por el vidrio de los muros una luz que da justo detrás del altar.

    “The giant bottle” (una estructura gigante con forma de botella) y “The bottle flower” no fueron construidas por Edouard, pero se encuentran en el mismo terreno. También, al convertirse en un paseo para turistas, se creó el “Gift shop”, es decir, la tienda de regalos.

    Arsenault murió pocos años después de haber terminado su obra, en 1984.

    Capilla 2

    La capilla

    Capilla

    La Capilla

    The tabern 2

    La taberna

    The tabern

    La taberna

    Casa 1 casa 2 casa 3

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...