• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    A raíz de los diversos problemas de privacidad que ha enfrentado Facebook últimamente y como una red desarrollada con código abierto, cuatro jóvenes de Nueva York crearon Diaspora con el fin de entregar más posibilidades a los usuarios de gestionar su cuenta y de manejar sus datos privados.

    Básicamente, Diaspora permite que las computadoras compartan actualizaciones, fotos y videos directamente entre ellas, y por tanto elimina a los intermediarios, como Facebook, Flickr, Google o Twitter. Así, nadie tiene acceso a tus archivos y datos más que tú y tus amigos. Para que esto funcione, cada usuario tiene que tener un espacio de servidor. En la jerga de Diaspora, estas máquinas se conocen como “seeds” o semillas.

    Pese a lo complicado que pueda sonar, el resultado, según los fundadores del sitio, es una red totalmente privada y segura, sin menoscabar la capacidad de compartir propia de las redes sociales. “Las redes sociales existen en realidad desde hace 10 años”, dice uno de los fundadores de Diaspora en el video de presentación. “No sabemos qué va a pasar con nuestros datos. Va a existir en el futuro previsible. Tenemos que hacernos con el control”.

    Los cerebros del proyecto, Ilya Zhitomirskiy (20), Dan Grippi (21), Max Salzberg (22), y Raphael Sofaer (19 años), anunciaron el proyecto el 24 de abril y en solo doce días lograron recaudar unos diez mil dólares procedentes de 739 donantes, informa el New York Times.

    Los fundadores de Diaspora hicieron pública su idea en el sitio Kickstarter para recaudar el capital inicial. Si no conoces Kickstarter, es un sitio en el que la gente publica información sobre sus proyectos y pide a los miembros financiación para proyectos.

    “Si Diaspora se hace realidad, estará en manos de los tecnólogos el posicionar este servicio de una forma que suene sencilla y atrayente para los usuarios promedio, si es que quiere tener éxito. Atacar los problemas de privacidad de Facebook también es un buen curso de acción”, escribe el blog.

    “Nos gustaría que Diaspora se hiciera realidad, aunque nunca llegue a ser de masas, porque finalmente ofrecería a los defensores de la privacidad una verdadera alternativa a un Facebook cada vez más hambriento de datos”, agrega.

    El plazo termina el próximo día 1 de junio y ya 3400 responsables que se comprometieron con 127 mil dólares (1200% sobre lo requerido) de los 10 mil  necesarios para liberar el código.

    El Ciudadano

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...