• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Que tristeza.

    Hay gente que pasa por el mundo sin más preocupaciones que la de vivir la propia vida en las condiciones que sean. Pero de vez en cuando aparecen personas excepcionales, que realizan contribuciones extraordinarias a su entorno al preocuparse, no sólo de lo propio, sino también de la colectividad en las que están inmersos. Son pocos y en tiempos de crisis son menos, pero los que son, influyen directamente en la vida de muchas personas. Tal es el caso de la Hermana Dolores. Una de las representantes de la iglesia católica que realmente mostró coherencia con lo que su fe predica y que lo demostró valientemente siendo una luchadora por los derechos humanos en los tiempos más feos de la dictadura.

    Hoy se celebró su misa de despedida y a esta hora ya fue cremada en el Cementerio Católico. Sin embargo, creemos que es necesario recordar y agradecer su existencia. Para ello, citamos a los compañeros de Radio Villa Francia, quienes hicieron esta linda nota de homenaje ya que fueron ellos los que más convivieron con ella y la conocieron en mayor profundidad.

    Nuestras condolencias a los más próximos y para todos aquellos a quienes les dijo: “a pesar de las dificultades, sigan en la lucha”, porque ya no estará más para brindar ese aliento tan necesario.


    Este martes 29 de diciembre se confirmó el lamentable fallecimiento de Dolores Cruzat (85), quien fuera conocida como  “La Hermana Dolores”, reconocida religiosa, luchadora por los pobres y que mantuvo su compromiso constante como activista de los Derechos Humanos y que vivió por casi 40 años en Villa Francia.

    Religiosa fundadora de la Comunidad Cristiana de base “Cristo Liberador” de Villa Francia

    hermana Dolores

    Dolores llegó a la población en 1974 para trabajar junto al Sacerdote Mariano Puga, no usaba hábito y luchó fervientemente contra la violación a los Derechos Humanos en Dictadura y en democracia, formando parte de la Comisión Ética Contra la Tortura. Participó en varias protestas y acciones de denuncia de las atrocidades que estaba cometiendo la Dictadura Cívico Militar contra el Pueblo en el cual se cobijaba.

    Una de las más importantes acciones en las que participó fue una Huelga de Hambre junto a otros religiosos y laicos por los Detenidos Desaparecidos y constantes violaciones a los Derechos Humanos.

    Para ella el evangelio debía ser acción y no sólo rezar por los pobres, sustentado en los fundamentos de la Teología de la Liberación: “Ver, juzgar, obrar”.

    Respecto a esto, en una entrevista que se le hizo en 2009, la hermana Dolores dice: “Nosotros conversamos acá con Mariano cuando entraron en huelga los familiares de detenidos desaparecidos, entró un grupo de familiares al santuario del Padre Hurtado. Dijimos ‘nosotros los religiosos sólo hacemos adhesiones, hagamos un gesto ahora, vamos y estamos al lado de ellos’, y estuvimos con ellos 17 días, el grupo salía de aquí de Villa Francia, todos los días, pasábamos por otras poblaciones hasta que llegábamos allá donde estábamos en huelga, ellos se quedaban afuera en oración y nosotros adentro también en oración, nosotros decíamos ese fundamento de la Biblia, ‘los demonios solo se echan con oración’, ese fue nuestro fundamento“.

     Alimento, educación y salud para la población

    La Hermana Dolores impulsó junto a otros vecinos un comedor popular para los niños de Villa Francia, Robert Kennedy y otros sectores, inicialmente con la intención de alimentar a los hijos de los detenidos desaparecidos, cuyas familias quedaron en total desamparo en medio de la pobreza que estaban viviendo las poblaciones del país. El comedor pronto creció ayudando a más niños y luego se sumaron las familias.

    Fundó el centro Obispo Alvear (por el Obispo Enrique Alvear, “el Obispo de los Pobres”, quien estaba a cargo de la Vicaría de la Zona Oeste), ubicado dentro de Villa Francia, para la rehabilitación de los alcohólicos de la población y otros lugares. La hermana Dolores recorría las calles para buscarlos, los ayudaba, cuando los veía desanimados los instaba a seguir adelante y no bajar la cabeza.

    También trabajó con jóvenes, creó el primer pre universitario popular de Villa Francia, acercando al mundo universitario a las poblaciones, además de un taller de alfabetización para los pobladores. Junto a algunos jóvenes creó el Comité de Solidaridad el cual recolectaba alimentos y luego se los entregaba a las familias que lo necesitaran. Puedes revisar más sobre la hermana Dolores en tesis “Historia y Protagonismo Popular en Villa Francia“.

    Su velorio se realizó en el Centro Obispo Alvear, ubicado en Las Colinas 4841.

    Velorio en el Centro Obispo AlvearVelorio en el Centro Obispo Alvear

    La hermana Dolores es una de esas incansables e imprescindibles, hasta cuando pudo mantenerse en sus pies, los usó para recorrer la población, ir a la feria, acompañada siempre de sus 2 perros, gritando cuando hablaba porque le aquejaba una sordera, retando a los jóvenes cuando fumaban porque decía que se estaban matando. Coherente, valiente, el Padre Mariano recuerda las palabras de la hermana Dolores: “a pesar de las dificultades, sigan en la lucha”.

    dolores3

    La hermana Dolores y sus compañeros fieles

    Nota Original

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...