• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En el marco de la visita de los enviados especiales del Papa Francisco a Chile, Charles Scicluna y  Jordi Bertomeu, para escuchar a los denunciantes de abusos sexuales al interior de la Iglesia Católica, fue entrevistado en CNN Chile por Tomás Mosciatti el ex seminarista Mauricio Pulgar, quien lleva al menos 20 años denunciando que fue violado por un sacerdote.

    Pulgar acusa que cuando fue asesor eclesiástico en la parroquia de Los Andes, el sacerdote Humberto Henríquez lo habría drogado y le habría practicado sexo oral. Esto sucedió, de acuerdo a su relato, tras ser sedado con un elemento que fue puesto en su bebida.

    Mauricio Pulgar

    “Henríquez continúa ejerciendo el ministerio sacerdotal, celebrando la eucaristía, confesando, haciendo funerales, recibiendo niños (…) tiene una historia de abusos sexuales, incluso una en donde sus compañeros de seminario entregan una carta al obispo Francisco de Borja Valenzuela, para que Humberto Henríquez no fuera ordenado sacerdote”, advirtió Pulgar.

    Auto sin frenos

    Al ser consultado sobre si en este último tiempo alguien de la jerarquía de la Iglesia Católica lo ha llamado, Pulgar señaló que no lo han contactado justamente para ofrecerle ayuda. “Solamente llamaron para que yo me quedara sin trabajo”, disparó el ex seminarista, y agregó: “Llamaron a las empresas para las que yo trabajaba, se cortaron los servicios, no me pagaron nunca más ninguna factura”.

    Mauricio señaló que una de esas compañìas a las que llamaron es CMPC -el holding forestal de la familia Matte- para la que prestaba servicios de transporte. Es que tú te pusiste a hablar cosas que no debías”, recuerda que le dieron como explicación tras el abrupto término de relaciones con la llamada “Papelera”.

    Pulgar relató que le ocurrió lo mismo con otra empresa de telecomunicaciones -de la que prefirió omitir su nombre- y que en total aún le adeudan alrededor de 60 millones de pesos por facturas no canceladas. “Nos quedamos en la calle. Perdimos casa, auto, 13 camionetas, 3 camiones… todo”, detalló el ex seminarista.

    Acusa que las puertas se le cerraron laboralmente no solo a él, sino que también a otros compañeros, quienes también recibieron cartas certificadas con amenazas de muerte. En ese marco, denunció que recientemente el obispo Gonzalo Duarte amenazó de muerte a otras personas que se reunirían con los enviados del Papa a Chile, señalándoles que “el hilo se corta por lo más delgado” y que “había que pensar en la familia”.

    Junto con ello, Pulgar aseguró que la semana pasada su vehículo fue intervenido con el objeto de que no pudiera ocupar los frenos como corresponde. “El mecánico logró encontrar las dos partes donde cortaron con gillette los sensores para que el vehículo no frenara”, relató.

    “Están preparando sacar al Papa”

    Respecto de su encuentro con Scicluna, el ex seminarista dijo que fue acompañado de dos sacerdotes, quienes -apuntó- “hoy gracias al gentil auspicio de Gonzalo Duarte no pueden ejercer”. Esto, refiriéndose al obispo emérito de Valparaíso. Solo entre sacerdotes y ex seminaristas que acusan abusos sexuales en Valparaíso, Mauricio contabiliza al menos unos 50.

    “Scicluna tiene muy buenas intenciones pero está amarrado de pies y manos (…) yo no estoy tan seguro que el Papa en estos momentos tenga todas las facultades para poder ejercer libremente lo que él cree que hay que hacer (…) yo veo que es una persona que incluso peligra su papado, lo pueden sacar en cualquier momento; hay todo un movimiento que ya surgió en España, que está publicitándose incluso en los medios de prensa católicos, donde están preparando sacar al Papa porque, según ellos, está ‘fuera de doctrina'”, planteó Mauricio Pulgar.

    Eliodoro, el amigo de Karadima

    Fernando Karadima

    En marzo de 2011 los televidentes del programa Tolerancia Cero de CHV se estremecieron con el relato de uno de los denunciantes de Fernando Karadima, James Hamilton. Sin embargo, también generó impacto la acusación que el profesional hizo respecto al clan dueño de la CMPC. “Fue una persona muy conocida del grupo de los Matte a contarle a mi anterior jefe en la clínica Santa María, Juan Pablo Allamand, que a mí me habían echado de la Clínica Alemana por un sumario de acoso sexual”, relató entonces Hamilton.

    En este contexto, la revista Qué Pasa indagó en el vínculo de Eliodoro Matte y su esposa, Pilar Capdevila, con Karadima, señalando que la relación entre ellos era tal que “lo visitaron varias veces mientras se investigaba el caso”. Además, se sostiene que, incluso, el presidente de la CMPC se reunió con el entonces Fiscal Nacional, Sabas Chahuán, “cita en la que Matte le habría pedido que apurara la investigación para evitar que siguiera creciendo un manto de dudas sobre el sacerdote”, según detalla el medio.

    Por último, Qué Pasa destaca que Eliodoro Matte fue uno de los siete empresarios que pagaron la defensa del religioso y abusador sexual Fernando Karadima.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...