• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El recién electo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, volvió a sus andanzas xenófobas y ultraderechistas al asegurar este martes que el pueblo brasileño no sabe en absoluto lo que significa vivir en una verdadera dictadura, al mismo tiempo que volvió a arremeter contra los ciudadanos inmigrantes.

    “El pueblo brasileño no sabe todavía lo que es la dictadura, no sabe lo que es sufrir en manos de esas personas”, dijo a la prensa Bolsonaro -citado por RT- luego de sostener una conversación telefónica con el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, conocido por sus discursos xenófobos y contrarios a la inmigración.

    Bolsonaro, quien es un excapitán de reserva y amante de la extinta dictadura militar que vivió Brasil por más de dos décadas (1964-1985), recalcó que Hungría es un ejemplo de cómo erradicar el comunismo de una nación.

    “Hungría es un país que sufrió mucho con el comunismo en el pasado, es un pueblo que sabe lo que es la dictadura”, aseguró Bolsonaro.

    Bolsonaro

    A la izquierda de la imágen se observa a Bolsonaro cuando era estudiante de la Academia Militar

    En ese sentido, subrayó que para él lamentablemente Brasil se ha convertido en un país muy permisivo con los migrantes hasta quedarse “sin fronteras” y que no se puede permitir la “entrada indiscriminada” de extranjeros.

    Según un informe de la Comisión de la Verdad del Gobierno, 434 personas murieron o desaparecieron durante la dictadura militar en Brasil y solamente 33 cuerpos fueron localizados. Sin embargo, la lista de víctimas podría ser mayor ya que, según aseguró la comisión, las Fuerzas Armadas apenas colaboraron para esclarecer las cifras.

    Bolsonaro también afirmó que con “total certeza”, Hungría será “un gran socio” para Brasil, declaraciones que contrastan con la reciente expulsión de la bringada de médicos cubanos que prestaban servicios de salud gratuita a un promedio de 40 millones de brasileños que viven en situación de vulnerabilidad y extrema pobreza.

    El gobierno húngaro, de marcada tendencia ultraderecha, fue sancionado en septiembre pasado por el Parlamento Europeo, que votó a favor de sancionar a Hungría por incumplir los valores democráticos.

    Bolsonaro

    El vicepresidente de Bolsonaro será un general retirado que apoyó la dictadura militar, su nombre: Hamilton Mourão

    Explica RT que al preguntarle a Bolsonaro sobre esa situación, apoyó al gobierno húngaron y dijo que sus políticas antimigración son buenas porque “Europa está sufriendo con la inmigración desordenada”.

    En ese sentido, criticó la Ley de Inmigración aprobada en Brasil en 2017: “Yo estaba en contra de esa última Ley de Inmigración que transformó a Brasil en un país sin fronteras. No podemos permitir la entrada indiscriminada de los que quieren venir aquí. Si esa ley continúa en vigor, cualquiera puede entrar y llega con más derechos que nosotros”.

    En los últimos meses, cientos de miles de venezolanos han emigrado de Venezuela debido a la crisis económica que sufren en su país. Muchos de ellos, se han establecido en el norte de Brasil tras cruzar la frontera.

    Te puede interesar:

    Comienza plan de la derecha para erradicar el “comunismo” del continente: oposición venezolana pide intervención militar a Bolsonaro

    Los cien días de Duque: Reforma Tributaria y protestas estudiantiles hunden su gobierno

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...