• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Faltaban sólo horas para conmemorar, este 10 de abril, 99 años de la emboscada a Emiliano Zapata, cuando el mandatario venezolano Nicolás Maduro -casi emulando la consigna del líder del ejército mexicano- ordenaba castigar severamente a quienes se aliaran a los terratenientes para propiciar los desalojos ilegales y represivos de campesinos en la nación suramericana.

    Como símbolo de la resistencia campesina, Zapata decía: “Bandido no puede llamarse aquel que débil e imposibilitado fue despojado de su propiedad por un fuerte y poderoso. Bandido se llama al despojador, nunca al despojado”.

    Efectivamente, no sólo en el continente americano lo recuerdan. Varios líderes del mundo recordaron a Zapata a 99 años de su asesinato . El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, escribió: “El 10 de abril, producto de una emboscada, fue asesinado el líder revolucionaro y reformador agrarista mexicano Emiliano Zapata, quien luchó por la igualdad y derechos de los campesinos”.

    Entre tanto, movimientos organizados, líderes mundiales y proyectos enteros ven y recuerdan a Zapata como un agitador del espíritu combativo de los campesinos del mundo.

    Este martes, militantes de diversas organizaciones sociales acudieron al monumento que lleva el nombre de Emiliano Zapata, en Oaxaca, México, para rendirle homenaje al “Caudillo del Sur”.

    En la población de Oaxaca, el representante de Valles Centrale, Alfredo Aquino, señaló que las reformas están acabando al país y que los recursos natuales se están extiguiendo gracias a las grandes empresas que fueron beneficiadas.

    Por su parte, el Movimiento de Unificación y Lucha Triqui Sergio Cruz señaló que los campesinos siguen en pie para mantener su lucha por sus derechos y la tierra que les pertenece. Otras organizaciones de defensa de los derechos campesinos como el Frente Popular Revolucionario colocaron ofrendas en honor a Zapata recordado la importancia de acudir al monumento como una forma de preservar la memoria histórica “y seguir el ejemplo de hombres que dieron su vida sin buscar ningún interés personal”.

    México enfrenta uno de los más los niveles de desigualdad y explotación basados en modelos de desarrollo que se apoyan en otras estructuras de producción diferentes a la agraria. Los distintos gobiernos de ese país  han dejado de lado las demandas de los campesinos e ignorado su consigna “Tierra y Libertad” como una de las tantas que quedaron en el olvido por los gobernantes de ese país en contraposición a la brega por el derecho a la tierra de los campesinos.

    Su biografía

    Nacido el 8 de agsto de 1879, Emiliano Zapata fue uno de los líderes y militares campesinos más importantes de la revolución mexicana

    El contacto con los desalojos y el despojo de tierras a los campesinos por parte de los hacendados llegó temprano a la vida Zapata. Ya a los nueve años juró ante su padre: “¡Cuando sea grande, haré que se las devuelvan!

    Este dirigente agrario a los 30 años se dedicó a revisar documentos sobre los derechos de propiedad de los pueblos sobre sus tierras y participó en reuniones donde se elaboró una Reforma Agraria  llamada Plan Ayala cuyo postulado predicaba que “la tierra es de quien la trabaja”.

    Sin embargo, Zapata se percata de la aplicación del plan de San Luis que ofrecía la restitución de la tierra a sus legítimos propietarios, lo que lo lleva a sumarse a las armas a defender el derecho del campesinado a trabajarla. Su lucha conquistó un gran espacio que llevó a millones de campesinos a convertirse en propietarios de tierras  en momentos en que más de la mitad del territorio mexicano se encontraba en manos de terratenientes.

    Zapata era consciente de que tenía una larga lista de enemigos. En agosto de 1911 el general Victoriano Huerta planeó una emboscada en contra del líder agrario en la Hacienda de Chinameca, la cual logró evadir. Sin embargo, fue traicionado, emboscado y asesinado el 10 de abril de 1919 por el coronel Jesús Guajardo.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...