• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Los argentinos han caído nuevamente al pozo de desigualdad, miseria y pobreza que conocieron durante los gobiernos neoliberales administrados por Carlos Menem y Fernando de la Rúa, administraciones, que como la actual, obedecieron a parámetros dictados por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Argentina se ve inmersa hoy en una de sus peores crisis económicas de la historia. El mundo es testigo: otra vez los ajustes neoliberales hacen de Argentina una pesadilla económica para sus habitantes.

    El empresario-presidente argentino, Mauricio Macri, asegura que sus antecesores Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, dejaron al país en mal estado. Pero los hechos dicen otra cosa, pues a la crisis que originó el fenómeno recordado como “el corralito”, le siguió la llegada del “kirchnerismo”, y con ella se produjo en la Argentina un período de relativa estabilidad económica y social. O sea, Macri recibió una economía con el motor alineado y en poco tiempo lo ha fundido irremediablemente.

    Macri parece seguir la norma de los presidentes de derecha en Argentina: medidas de shock económico

    La Argentina antes de Macri parecía transitar nuevamente el camino de la productividad, bajar los indicadores de pobreza y desigualdad, mejorar la democratización en el acceso a la educación. El país se convertía en el mayor centro de recepción de migrantes suramericanos, asiáticos y europeos, que producto de la revitalizada situación, fue conocido como “el granero del mundo”.

    Pero esa Argentina ya no existe. El peso argentino ha presenciado en el gobierno de Macri una de sus peores crisis. Desde abril, la moneda presenta una depreciación acumulada cercana al 100% y se espera que esa situación acelere aún más la inflación que ya supera el 30% interanual.

    Mientras tanto los argentinos piden incrementos salariales, protección a los jubilados y pensionados, respeto a los puestos de trabajos, controlar los precios en alimentos, ropa, calzados, alquileres y viviendas, así como también frenar la ola de despidos que ha promovido el propio gobierno en sus instituciones, el mismo camino que las políticas macristas fomentan en el sector privado.

    Con Macri en la Presidencia, Argentina ha presenciado como su moneda se devalúa exponencialmente frente al dólar

    En menos de tres años Argentina retornó a la incertidumbre

    Mauricio Macri no llega a los tres años de gobierno y ya endeudó a la Argentina por un siglo. La tristemente célebre decisión fue tomada en junio de 2017, cuando su gobierno colocó un bono a 100 años por 2.750 millones de dólares.

    Este hecho, inédito, convirtió al país en el primero de toda Suramérica en emitir una deuda a tan largo plazo; misma que para el entonces ministro de Finanzas y ahora presidente del Banco Central argentino, Luis Caputo, “no representa nada”.

    Ese fue uno de los primeros pasos hacia la debacle económica que hoy vive el pueblo argentino, que ha visto como el peso -moneda oficial- se ha devaluado en pocos meses en más de 50% de su valor con respecto al dólar estadounidense.

    Pero este empujón hacia el desastre financiero, se exacerbó y salió de control luego que el gobierno de Estados Unidos, decidiera establecer nuevos aranceles y subir las tasas de interés al comercio extranjero, hecho que provocó que aumentara la debilidad del peso frente al dólar.

    En medio del imperante desastre, Macri comenzó a aplicar medidas de reducción del gasto social y fuertes recortes en el presupuesto del Estado en áreas fundamentales como educación, salud, infraestructura y servicios.

    Prueba de ello son los incrementos al valor de servicios básicos como el agua, la luz y el gas. También se vieron incrementos en los alquileres de viviendas, los intereses en créditos bancarios, la baja de las pensiones a jubilados, entre otras medidas que vulneran los derechos del ciudadano común, dejando a miles en la miseria.

    Las explicaciones del Presidente argentino no parecen convencer a nadie.

    Estado de emergencia: Nuevas retenciones, más reducción del aparato estatal y mayor pobreza

    La profundidad de la Crisis Económica de Argentina pasó a su siguiente etapa este lunes -3 de septiembre de 2018- cuando Macri -a través de un mensaje grabado- se dirigió a los argentinos para anunciar nuevos ajustes económicos tras su negociación con el FMI en mayo pasado, en la que comprometió a Argentina a pagar un préstamo por 50.000 millones de dólares.

    El mensaje de Macri causó alarma en la población, pues informó que Argentina está en emergencia producto de la radicalidad de sus políticas y la consecuente agudización de la crisis cambiaria, hecho que además predijo traerá mayor pobreza y desigualdad a los argentinos.

    Según el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, estas medidas tienen como propósito “dejar atrás la meta de déficit fiscal de 1,3% para 2019 y lograr el equilibrio a partir de ese año. Pero según la firma ING Economics, si con estos anuncios no se estabiliza la moneda, “será necesario contemplar opciones más drásticas, como por ejemplo un control de capitales”, reseñó la agencia AFP.

    Macri se esfuerza por levantar su popularidad en medio del aumento de las tasas de desocupación y pobreza.

    Este martes en Washington, Dujovne expondrá a la directora del FMI, Christine Lagarde, los detalles del nuevo compromiso que Argentina asume a cambio de acelerar los desembolsos previstos para 2019 y 2020.

    Entre las medidas que anunció Macri están el restablecimiento de las retenciones a las exportaciones y la reducción del aparato estatal en más de la mitad de los 22 ministerios vigentes -entre ellos carteras importantes como Salud y Trabajo- que ahora pasarán a ser secretarías o se fusionarán, y que irremediablemente traerá mayor desempleo en la población, una de las condiciones acordadas con el FMI.

    En el caso de las retenciones a la exportación, una tema del que Macri rehúye porque durante su campaña se comprometió a erradicar estos aranceles que solamente perjudican a los empresarios, dijo que aunque lo consideraba un “impuesto malo” debía ser abordado con comprensión.

    Este fin de semana se registraron saqueos en varias provincias de Argentina, producto de la crisis económica

    Argentinos no quieren a Macri y ni al FMI

    La decisión de Macri de acudir al FMI motivó numerosas protestas, motivadas por las nefastas intervenciones que ha tenido en el pasado este organismo en Argentina. Pero para el presidente argentino, el FMI sí representa una salida a la crisis, pues asegura, es la vía correcta para poner orden en las finanzas del país, ya que de lo contrario, se verá obligado, amenaza con dejar sin ejecutar sus promesas electorales. Hay que tener la cara dura.

    Y precisamente las políticas del FMI son las que ampliamente rechazan los argentinos, al menos 75% de la población según encuestas, pues representan retrasos en sus derechos socioeconómicos adquiridos y sobre todo perjudican su calidad de vida.

    De igual forma la mayoría del pueblo argentino también rechaza la gestión de Macri y su posible reelección en los próximos comicios presidenciales, que se encuentra muy por debajo de la figura de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien figura como favorita en todas las encuestas, razón por la cual es víctima de una persecución judicial que pretende inhabilitarla políticamente.

    Aquí lo vemos en uno de sus intentos por recuperar popularidad

    Un ejemplo de la poca aceptación de Macri lleva al pasado jueves 30 de agosto, cuando el gobierno de Macri incrementó la tasa de interés bancarios hasta 60% -la más alta del mundo-, esto con el propósito de frenar la devaluación del peso, que un día perdió 16% su valor.

    Esta medida golpea directamente a los argentinos que mantenían acordados créditos a una tasa de 26% y que ahora deberán ver cómo pagar con un cálculo al que deben sumar 34 puntos porcentuales más.

    La medida financiera se encuentran con mayor preocupación y peligro las familias argentinas que decidieron invertir en viviendas propias, al menos un millón de ellas que asumieron créditos hipotecarios a 30 años a una tasa de interés de 26%.

    También dejará en el limbo a los que deseaban o tenían interés de adquirir un endeudamiento bancario, pues difícilmente una familiar con recursos regulares pueda cancelar un crédito a una tasa de interés de 60%.

    Macri recibe constantemente el apoyo de su homólogo norteamericano

    Empresarios califican de “disparate” las medidas de Macri

    Cristiano Rattazzi, presidente de la empresa de automóviles Fiat, y uno de los empresarios más reconocidos de Argentina, consideró este jueves citado por BBC Mundo, que “la tasa al 60% es un disparate” y varios de sus colegas coincidieron.

    “Los cambios bruscos quitan certidumbre, se ve una gran improvisación”, criticó en declaraciones al canal de noticias TN José Urtubey, dirigente de la Unión Industrial Argentina (UIA). “No nos gustan las variaciones tan bruscas de las variables macroeconómicas, especialmente de la tasa, que tiene un impacto muy directo en nuestro sector”, sentenció por su parte el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina.

    Al respecto, Mercedes D’Alessandro, doctora en economía de la Universidad de Buenos Aires comentó a BBC Mundo que para las pequeñas y medianas empresas, que son el 90% de las sociedades en Argentina y que dependen de créditos, solicitar este instrumento les generará pérdidas.

    Otra vez, explicando su estrategia para salir de la crisis

    En relación con el ciudadano común, que depende de un trabajo, comentó que ahora los mecanismos de crédito les resultarán menos útiles a futuro, pues terminarán endeudándose.

    “De igual forma, la decisión de Macri de gravar las exportaciones da una idea de la dimensión de la crisis, luego de prometer durante meses que no tocaría las retenciones”, reseña el diario El País, pues dentro de los intereses del actual presidente está ser completamente ajeno a las políticas que ejecutaron los Kirchner.

    Según este rotativo, el alza de los impuestos no sólo afectará al campo, sino también a los empresarios que tanto cuidó Macri, en este caso a los exportadores.

    “El Gobierno gravará las exportaciones primarias -en las que figuran soja, maíz y trigo, los tres principales cultivos- con cuatro pesos (casi 0,10 centavos de dólar) por cada dólar exportado y con tres pesos (0,08 centavos de dólar) por dólar a las demás, como las industriales y servicios. Con el impuesto espera recaudar 60.000 millones de pesos extras (1.500 millones de dólares) hasta diciembre y 280.000 millones de pesos (unos 7.200 millones de dólares) en 2019, equivalente al 1% del PIB”, cita El País.

    Añade El País que “la tesis del Gobierno es que el culpable de todos los males de la economía argentina está en el déficit fiscal. Argentina gasta más de lo que recauda y su dependencia del crédito externo la puso a merced de la tormenta financiera que golpea a los mercados emergentes”.

    Tras la visita del vicepresidente, Mike Pence, en junio pasado, Argentina se ha vuelto más complaciente a Washington y al FMI

    ¿Podrá salir Argentina de la crisis?

    Citado por BBC Mundo, el economista de la Universidad del Salvador, en Buenos Aires, Héctor Rubini comentó que la negociación del gobierno de Macri con el FMI “es un programa demasiado duro de asimilar políticamente que además tiene contradicciones internas de diseño: no te da una base para crecer, ni es un programa de estabilización, ni te prepara para una nueva corrida ni para cambios en los mercados internacionales (…) Si nos basamos en lo escrito el acuerdo es demasiado difícil de cumplir”.

    Por su parte, el también economista de Radar Consultora Martín Alfie, comentó a la BBC que “mientras Argentina mantenga el apoyo político (del FMI), por una cuestión de geopolítica, por lo que representa este gobierno y por lo que representa Macri, el financiamiento no creo que esté en peligro (…) El incumplimiento -añade- no necesariamente pone en riesgo el acuerdo”.

    En junio pasado la inflación en Argentina generó un aumento de precios de 3,9%, una cifra que pone en riesgo la meta de terminar el año con un índice anual por debajo al 30%, una de las exigencias del FMI.

    Y este incumplimiento con el FMI es lo que más asusta a los argentinos, pues ya conocen en carne propia las secuelas que ocasiona negociar con este organismo, tal y como ocurrió en 2001, 1989, 1976 y 1958.

    Trump considera que Macri lo está haciendo bien

    Macri recibe un espaldarazo, el de Trump

    Tras las más recientes medidas anunciadas por Mauricio Macri, su socio estadounidense, Donald Trump, decidió felicitarlo este martes durante una conversación telefónica que duró unos 15 minutos, y que se dio en medio de las negociaciones que el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, lleva adelante con la titular del FMI, Christine Lagarde, en Washington.

    Informó el diario El Clarín -empresa de la familia Macri- que tras la llamada, la Casa Blanca emitió un comunicado con palabras de Trump, donde “felicita” al presidente argentino, quien “está realizando un trabajo excelente frente a esta situación económica y financiera muy difícil” que atraviesa la Argentina.

    El presidente de Estados Unidos empezó su mensaje tras la conversación reiterando “el fuerte apoyo delos Estados Unidos a la Argentina en este momento”.

    “Confío en el liderazgo del presidente Macri y firmemente lo apoyo en su compromiso con el FMI para fortalecer las políticas financieras y monetarias de la Argentina para impulsar sus desafíos económicos actuales”, añadió.

    El empresario estadounidense, que sigilosamente orquesta una ocupación del territorio patagónico argentino donde están las mayores reservas de agua dulce del planeta, recordó además que la Argentina “es un socio estratégico histórico de Estados Unidos y un importante aliado extra OTAN”.

    “Durante el diálogo telefónico, Macri le dio detalles de la situación que atraviesa el país y de la reunión que el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, mantendrá en Washington para renegociar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Según las fuentes, Trump estaba “muy informado” de la problemática económica argentina”, cita El Clarín.

    Añade el referido diario argentino que “la llamada es otro de los apoyos que el presidente estadounidense viene dando a la Argentina, uno de sus principales aliados hoy en esta región. La comunicación telefónica fue solicitada a Washington por Macri a través de su equipo de exteriores, pero fue Trump quien lo llamó este martes a la mañana”.

    Según El Clarín, Trump también informó a Macri que realizará una visita de Estado en noviembre próximo, como parte de la Cumbre del G20 que se realizará en la capital Buenos Aires.

    Te puede interesar:

    Macri entrega en papel de regalo el sur argentino a Trump: La mayor reserva de agua dulce del planeta

    La forzada trama de persecución judicial en Argentina que encabeza el juez de la servilleta

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...