Prosur: El exclusivo club de negocios de la derecha latinoamericana

Los presidentes de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú, se reunieron este viernes en Santiago de Chile, para  asistir al ”Foro para el Progreso de América del Sur (Prosur)”, con el objetivo de consolidar  la aplicación de políticas de derecha en la región. Se trata de una selecta camarilla llamada a poner en marcha el plan de privatizaciones, paquetazos e inversiones extranjeras que definirán las agendas económicas y financieras de cada país miembro, todo bajo el alero y la vigilancia de la política económica norteamericana.

Los personajes que vemos liderando éste grupo, no otros que los miembros del grupo de Lima y ésta operación es uno de los resultados del aparato de lobby que han desplegado en latinoamérica durante los últimos meses. Se trata pues de la desarticulación de la política económica instalada por los gobiernos progresistas durante el ciclo político pasado y la puesta en marcha de un plan de despojo de recursos y áreas estratégicas de las economías locales.

La declaración oficial del grupo,  firmada por Mauricio Macri (Argentina), Lenín Moreno (Ecuador), Mario Abdo Benítez (Paraguay), Iván Duque (Colombia), Martín Vizcarra (Perú), Jair Bolsonaro (Brasil) , Sebastián Piñera (Chile) y George Talbot (embajador de Guyana en Chile), expresa la voluntad de «construir y consolidar un espacio regional de coordinación y cooperación, sin exclusiones, para avanzar hacia una integración más efectiva» que contribuya al «crecimiento, progreso y desarrollo» de los países de Suramérica. O sea, una máquina de negocios a gran escala.

Resultado de imagen para prosur piñera bolsonaro

Es el nuevo mecanismo que busca reemplazar a la Unión Suramericana de Naciones (Unasur), que fue conformada por gobiernos progresistas y de izquierda y que durante más de una década, declaró la hermandad, integración, estabilidad democrática y solidaridad entre los pueblos de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

En contraposición,  Prosur ha sido creado para intentar cambiar la correlación de fuerzas en América Latina  y afianzar la alineación política a los intereses de Washington.

Boicot a Unasur

Los gobiernos de derecha que firmaron la declaración de Santiago se encargaron de boicotear las actividades  de Unasur.

En abril del año pasado, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú, seis de los doce integrantes de Unasur, enviaron una carta a Bolivia, país que ostentaba la presidencia pro témpore del bloque, para supuestamente pedir la reactivación del organismo, debido a su supesta «parálisis».

Indicaron que mientras no se reactivaran las actividades, no participarán de las distintas instancias del organismo.

Cuatro meses después y una vez que Iván Duque asumió el poder en Colombia,  Bogotá anunció directamente su salida del bloque regional.

A Duque, le siguió el mandatario ecuatoriano, Lenín Moreno, quien en julio anunció el retiro de su país de la organización y su desalojo de la sede construida en Quito, que fue inaugurada en diciembre de 2014 y que lleva el nombre del argentino Néstor Kirchner -su primer Secretario General-.

A mediados de enero, el propio Duque anunció  la creación de Prosur , que fue secundada en primera instancia por Sebastián Piñera y dos meses después se lanzó oficialmente el nuevo  bloque, sin un concepto claro definido, más allá de ser un grupo de élite derechista.

América Latina y EE.UU: ¿Un retorno a la Doctrina Monroe?

Alineación con Washington

Aunque la declaración de Santiago define a Prosur como un espacio sin exclusiones ni ideologías, lo cierto es que para formar parte de él es preciso ser un gobierno alineado con la derecha.

El analista político Martín Pastor afirmó que Prosur es un instrumento de los gobiernos de derecha de la región que se genera bajo la tutela del presidente estadounidese, Donald Trump, “que no tiene miedo en aplicar la Doctrina Monroe, pues entiende a América Latina como su patio trasero”.

“Lo que vemos en Prosur es un concurso de ver quién es más sumiso a Donald Trump”, aseveró Pastor en entrevista concedida a Telesur,

La analista mexicana Margarita Vargas observó que “hay un resurgimiento de una derecha conservadora (…) con un claro sesgo muy afín a las políticas del actual presidente de Estados Unidos”.

Mientras que la periodista, Oriane Fléchaire,  aún más contundente , planteó que con Prosur  los siete presidentes están «avanzando paso a paso para conformar un organismo que no es, cómo dicen, una cosa menos burocrática«.

«Lo que quieren es un organismo de derecha, conservador y hecho a medida de sus intereses», dijo a RT.

Para el  experto en las relaciones entre América Latina y EE.UU., Leandro Morgenfeld, la estrategia «tiene que ver con abonar a la destrucción de cualquier organismo de cooperación, de coordinación política o integración regional que sea autónomo de los mandatos de Washington».

Resultado de imagen para doctrina monroe america latina

El excanciller argentino Jorge Taiana coincide con este planteamiento y advierte que la creación de Prosur «no tiene un sentido de construcción sino de destrucción» de la Unasur y puede definirse como «un gesto de docilidad y subordinación a EE.UU.».

Señaló que el propósito es volver a un «panamericanismo, con Washington como eje y orientador de la política regional» .

En declaraciones a Sputnik planteó que si bien los países creadores de Prosur cuestionan a la Unasur por «ideologizada», es mecanismo demostró desde 2008 ser «poco ideologizada» porque en su génesis también tuvo la participación de mandatarios identificados con gobiernos de derecha como Alan García en Perú o Álvaro Uribe en Colombia.

Un punto que respaldó Peter Birle, analista del Instituto Iberoamericano de Berlín.

«Se dice siempre, erróneamente, que Unasur era un proyecto de gobiernos de izquierda. La alianza demostró en sus primeros años que se podía cooperar por sobre las fronteras ideológicas”, dijo a Deutsche Welle.

Birle criticó que  Prosur enarbola la bandera de la democracia, mientras que el presidente brasileño,  Jair Bolsonaro, afirma: «izquierda, nunca más”.

«Prosur es una alianza anti-izquierda”, sentenció.

Imagen relacionada

Prosur: apresurado y sin sustancia

El presidente chileno, Sebastián Piñera, busca convertirse en líder de la región a través del nuevo organismo. Sin embargo, a juicio de los analistas, la creación del grupo fue apresurada y carece de sustancia política.

El Prosur termina siendo una «propuesta esencialmente ideológica«, a pesar de que sus creadores hayan afirmado lo contrario, consideró el analista internacional Giovanni Molano-Cruz.

El analista advirtió que, a diferencia de la Unasur, la génesis del nuevo bloque aparece «precipitada y sin mayor concentración«.

A su vez, el excanciller argentino, Jorge Taiana, se refirió a la incertidumbre que rodea a la naturaleza de Prosur: «Ni siquiera está claro que sea una organización. Es una cosa apresurada, poco pensada y sobre todo poco discutida».

«Si quieren hacer un club de Gobiernos liberales me parece bien que lo hagan pero no pretendan que eso sea una organización regional«, añadió.

La reacción en Chile no se hizo esperar. En una declaración firmada por 26 personalidades, entre ellas excancilleres y políticos, condena  la «improvisación” de Piñera de organizar una cumbre para lanzar el nuevo bloque.

«Prosur es una proposición inconsulta, sin trabajo preparatorio y hecha de un día para otro. Es una simple ocurrencia. Sus efectos serán negativos, no solo por la improvisación sino porque representan un ejemplo más de una mala práctica latinoamericana: crear organizaciones para luego suprimirlas con el pretexto de que no funcionan», expresó en su declaración el Foro Permanente de Política Exterior.

Resultado de imagen para dólares américa latina

Políticas de derecha

Para la analista de la Universidad de Santiago, Marcela Vera, el propósito de la creación de Prosur no es otro que el de promover la consolidación de los gobiernos de derecha en el continente.

“La intención es  generar diseños de políticas públicas que promuevan el despojo de los recursos de cada uno de los países que se expresan por ejemplo, con el intento de privatizar Petrobras en Brasil o el petróleo de Venezuela para ponerlo a disposición de las empresas de Estados Unidos, los intentos de privatización de los diversos metales, recursos hídricos y la transnacionalización de la industria de la construcción mediante el otorgamiento de terrenos a los grandes capitalistas transnacionalizados”, planteó.

Vera señaló que a través de la influencia de este organismo se buscará también aplicar en los países de la región las políticas  liberales que se han implementado en Chile , como “un proceso de segundas reformas de Washington tardía para los países latinoamericanos”.

Foto: Efraín Herrera - Presidencia

Unidos contra Venezuela

Aunque los siete presidentes que lanzaron Prosur este viernes, plantean como  bandera integración regional,  los  analistas concluyen que el grupo será un nuevo instrumento a las órdenes de Washington para agredir a Venezuela.

Para el analista político Martín Pastor, Prosur “es un nuevo foro público de presión política (que se enfocará) contra Venezuela”, y que,va a ayudar “si en algún momento se buscara algún tipo de intervención” en el país caribeño.

Los mandatarios de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú, respaldan las agresiones de Washington contra el pueblo venezolano y reconocen a Juan Guaidó, el autoproclamado “presidente interino” y ficha de Trump para perpetrar un golpe de Estado contra el gobierno legítimo de Nicolás Maduro.

Aunque fue invitado a formar parte del acto político de Santiago, el diputado opositor en desacato no acudió a la cita, para continuar con su agenda golpista en Venezuela.

“Nos encontramos organizando a toda Venezuela para cesar la usurpación”, explicó en un mensaje publicado en su cuenta en Twitter.

Sin embargo,  Sebastián Piñera no dudo en apoyarlo y advirtió que el gobierno de Nicolás Maduro “tiene los días contados”,

Mientras que su homólogo colombiano, Iván Duque, reafirmó  en una entrevista concedida a la Tercera que considera “que todas las sanciones, toda la presión es necesaria” para derrocar al presidente constitucional de Venezuela.

Caracas  respondió y condenó las declaraciones injerencitas de ambos mandatarios.

«Una vez más queda en evidencia la antidiplomacia, el irrespeto y la sumisión a los dictámenes de los Estados Unidos por parte de dos empresarios que defienden sus intereses económicos particulares por encima de las necesidades de los pueblos de Colombia y Chile«, señaló un comunicado oficial

 

Mientras que este viernes, el canciller venezolano, Jorge Arreaza,  llamó a los gobiernos de derecha en América Latina a admitir que impulsan la creación de un organismo alineado al gobierno de Estados Unidos para agredir a Venezuela.

«Los pueblos de Nuestra América siempre aprecian la verdad. Sería más sincero asumir y confesar abiertamente que en realidad se trata de ProNORTE«, expresó a través de su cuenta en la red social Twitter.

Te interesa leer:

Volver al pasado y atacar a Venezuela, el objetivo de Prosur

Bolivia reivindica proceso de integración y solidaridad de la Unasur

4,171,501FansMe gusta
116,489SeguidoresSeguir
290,291SeguidoresSeguir
16,285SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Teorías conspirativas ponen en duda el suicidio de Alan García

Algunas teorías conspirativas han surgido tras el suicidio del expresidente Alan García. Muchas sostienen que el exmandatario sigue vivo, mientras otros confirman y hasta...