• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Las acciones inconscientes del ser humano sin medir sus consecuencias, han desencadenado una serie de drásticos y progresivos cambios en el medio ambiente, que conlleva a una afectación del cambio climático y por ende, un impacto negativo en el ecosistema que a largo plazo será sufrida por la humanidad. Así lo han advertido los cientos de estudios realizados por científicos de todas partes del mundo. En este sentido, una reciente investigación reveló que actualmente el planeta atraviesa por una era de extinción masiva de insectos y sugiere que el problema está más extendido de lo que se creía.

    El grupo de expertos, descubrió que un bosque nacional prístino de Puerto Rico (el llamado El Yunque o ‘bosque encantado’), ha sufrido la pérdida un gran número de insectos y los animales que se alimentan de los insectos del bosque también han desaparecido. “Nuestra generación está presidiendo un apocalipsis ecológico y de alguna manera u otra lo hemos normalizado”, dicen los autores.

    Según publica el portal Web Muy Interesante, en el año 2014, un equipo internacional de biólogos estimó que en los últimos 35 años, la abundancia de invertebrados como los escarabajos y las abejas había disminuido en un 45%. Pero, en el estudio realizado el año pasado, la disminución fue del 76% en insectos voladores en las últimas décadas en las reservas naturales de Alemania, extendiéndose también en América.

    De acuerdo al artículo digital, los investigadores midieron los insectos del bosque y otros invertebrados como arañas y ciempiés. Cada técnica reveló que la biomasa (el peso seco de todos los invertebrados capturados) había disminuido significativamente desde 1976, mientras que los invertebrados más comunes en el bosque lluvioso, las polillas, las mariposas, los saltamontes, las arañas son ahora escasos.

    Los autores del estudio también atraparon lagartijas Anolis, que comen artrópodos, en la selva tropical. Compararon estos números con los de la década de 1970. La biomasa se redujo en más del 30% y algunas especies han desaparecido por completo. Las cifras de ranas y aves que comen insectos también cayeron en picado. Un 50%.

    La conclusión del trabajo atribuye estos resultados al clima. En el mismo período de 40 años, la temperatura alta promedio en el bosque lluvioso aumentó en 2,2º C, por lo que muchas especies no están facultadas para sobrevivir a estas altas temperaturas.

    A.L.

    Alerta la ONU: Ignorar alza de la temperatura global traerá consecuencias catastróficas para el planeta

    Advierten que EE. UU. podría usar insectos como arma biológica

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...